Honduras: el Movimiento Estudiantil Universitario y la ruta corta – Por Javier Suazo

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Javier Suazo

La dirigencia del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) y miembros de la Asociación de Docentes Universitarios (ADUNAH), en una iniciativa ciudadana de fecha 19 de julio de 2017, solicitó al Congreso de la Republica su intervención para solucionar la crisis universitaria, siendo una de sus demandas el retiro forzado antes de tiempo de la Rectora de la UNAH y demás autoridades, que han sido nombradas en forma ilegal ya que cesaron en sus cargos y no se ha consultado ni a los maestros y alumnos en cada carrera y facultad que tienen la representación en el Consejo Universitario. En tal sentido, solicitaban la instalación de un gobierno universitario integral, donde participaría también miembros del Sindicato de la UNAH.

La solución del Congreso de fecha 30 de agosto de 2017 fue parcial, o sea un grano de arena en un desierto de ingobernabilidad y pérdida de conocimientos y recursos financieros. Se autorizó que la Rectora terminara su periodo académico el 25 de septiembre de 2017, y se nombrara un Rector interino a propuesta de la Junta de Dirección Superior (JDS) que controla la propia Rectora, mientras se integra el Consejo Universitario con los representantes genuinos, con lo cual se juramentaría un nuevo Rector a más tardar en marzo de 2018.

Se cuestiona que con esta resolución, la señora Rectora estaría siempre al mando ya que, en esos términos, el nuevo Rector interino además de ser ilegal su nombramiento, sería un miembro del equipo que dirige actualmente la UNAH. Se barajan nombres como el de Belinda Flores, Vicerrectora Académica, Áyax Irías, Vicerrector de Asuntos Estudiantiles y Julio Raudales, de Cooperación Internacional.

Para cumplir con el mandato del Congreso de la Republica, la señora Rectora y autoridades universitarios solicitaron a la Fuerza de Seguridad Publica desalojar a los estudiantes del MEU, lo que sucedió el Viernes 8 de septiembre de 2017, encarcelando a 18 estudiantes y 4 defensores de derechos humanos, que fueron golpeados y recibieron gas pimienta utilizado por la Policía. Igual, en un comunicado público, se autoriza a la Policía para que realicen patrullajes dentro de la UNAH a partir de la 9 de la noche, y no permitir que estudiantes se vuelvan a tomar los edificios.

Esta es quizá una de las perores decisiones tomadas por las autoridades universitarias, ya que incluso el presidente de la Republica, Juan Orlando Hernández, argumenta que la Fuerza Policial actuó a solicitud de la dichas autoridades, y es mentira que él autorizara su ingreso a los predios universitarios. Se habla de un Estado de sitio dentro de la UNAH, pero también de una demanda internacional de los estudiantes del MEU y defensores de derechos humanos a las autoridades universitarias y Honduras por la violación sistemática de la autonomía universitaria, represión y la criminalización de la protesta pública de estudiantes. Hay incluso malestar entre ciertos miembros del Consejo Universitario Centroamericano, ya que aleja la UNAH de uno de sus principios básicos: la participación efectiva y representación democrática de los actores universitarios.

Se ha cuestionado a los dirigentes del MEU, pedir la intervención del Congreso de la Republica para solucionar la crisis de la UNAH, ya que son pocos objetivos de su propuesta alcanzados. No obstante, no se valora la inteligencia de estos jóvenes, en su mayoría con excelencia académica. La prensa mediática los considera vándalos, haraganes, vagos, mafufos. Para ciertos dirigentes del MEU del grupo de los iluminados, el objetivo central de la propuesta no era la integración inmediata de un gobierno provisional universitario, sino el retiro de la Rectora que, aunque no lo manifestara públicamente, quería seguir en el cargo ya que el mismo Congreso lo autorizaba.

Al parecer, la Ley está a favor del MEU al pedir la descalificación y destitución de los aspirantes a cargo de elección para Rector interino ya que son ilegales, y de la propia Junta de Dirección Superior que, además, no tiene la fuerza, poder ni contactos de la Rectora Castellanos.

El Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), ha convocado a los alumnos (as) para que se presenten a clases del tercer periodo académico el día 26 de septiembre, un día después que la actual rectora, Julieta Castellanos, cesa en su cargo. Por su parte, la señora Rectora y demás autoridades convocaron a clase para el día lunes 11 de septiembre de 2017, a efecto de concluir el segundo periodo académico iniciado en mayo de 2017, pero que, según las autoridades, no se ha podido concluir por la toma de los edificios de clases por los estudiantes.

Para los dirigentes del MEU y gran parte de los estudiantes y docentes, el segundo periodo ya se perdió, por lo que hay que empezar el tercer periodo normal y concluirlo en diciembre próximo; para la Rectora el segundo periodo puede rescatarse alargándolo para que concluya antes de las elecciones generales convocadas para el 26 de noviembre de 2017, a efecto de no generar “disturbios” por el posible fraude que a juicio de los candidatos de los principales partidos de oposición tiene montado el partido de gobierno., lo que puede incluso orillar al gobierno y autoridades universitarias a cerrar la UNAH, tal como lo ha dejado entrever Omar Rivera, miembro de la Comisión “Depurado” de la Policía.

El día lunes 11 de septiembre, en Ciudad Universitaria, muy pocos alumnos asistieron a recibir clases, pero las autoridades esperan que entre el 12 y 14 de septiembre las clases se normalicen. Para dirigentes del MEU, hay un consenso entre alumnos, maestros, dirigentes e incluso padres de familia, que las clases iniciarán hasta el 26 de septiembre cuando la Señora Rectora haya cesado en su cargo.

La Alianza entre el MEU y la ADUNAH está más fuerte que nunca; prácticamente son ellos los que van a elegir el Rector el próximo año; incluso se habla también del rector interino que recaerá en el Decano de mayor antigüedad. Esta alianza se fortalece con el involucramiento de los padres de familia, que miran la lucha estudiantil justa más allá de los anuncios descalificadores de la prensa mediática tarifada. Pero además con el resurgimiento de otros movimientos como el de los Indignados y de los empleados del sector salud, a los que el gobierno quiere hacerles el pase del “tonto” con las reformas del sector salud, tal como sucedió en Chile y más recientemente en Colombia.

Los dirigentes del MEU tienen previsto acompañar estos procesos de cambio, con la celebración de foros, talleres y encuentros en conjunto con la sociedad hondureña, para debatir sobre los alcances de la reforma universitaria y las propuestas de los principales candidatos a la presidencia de la Republica en materia de Educación. La consigna “UNAH te queremos pública”, es su grito de guerra, contrapuesta a aquella: “UNAH te queremos privada”.

Tegucigalpa, 13 de Septiembre de 2017

Alainet