México: entre aciertos y conceptos tras Congreso de la SOMEE 2017 – Por Dayana León

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Un enfoque internacional y multidimensional se tuvo del 22 al 25 de agosto pasado en el contexto del XXVIII Congreso Internacional de Estudios Electorales: los desafíos globales de la gobernanza electoral, convocado por la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales A.C. (SOMEE), el Instituto Electoral de la Ciudad de México y la Universidad Nacional Autónoma de México; y que contó con el apoyo del INE, TEPJF, FEPADE, TEDF e IEEM.

Las reflexiones desde la academia junto a expertos, representantes de organismos supranacionales y regionales, instituciones políticas, así como autoridades de órganos electorales con ámbito de acción nacional y territorial, dejan cuatro aspectos fundamentales que deben ser tomados en cuenta en el epicentro de los análisis para todos los países que implementan estrategias de participación política y cívica en democracia.

El primero es la relación entre relección y paridad, donde los aportes se concentraron tanto en el acceso a la participación como en la representación de dignidades electas, con enfoque y perspectiva de género. Dentro del segundo, está la efectiva fiscalización y control del gasto a los partidos políticos durante todas las fases de los comicios, apuntando a reglas y mecanismos donde prevalezcan las corresponsabilidades. Con respecto al tercero, hago referencia a la observación electoral tanto por parte de organismos supranacionales como de la sociedad civil, quienes con un enfoque crítico aportan a la mejora de los sistemas electorales. Y, como cuarto elemento, está la consolidación de la educación cívica donde las prácticas democráticas deben contar con políticas integrales de igualdad e inclusión junto a la juventud, migrantes, personas con discapacidad, mujeres diversas, colectivos LGBT-I, pueblos y nacionalidades.

Todos estos elementos constituyen el principio, el camino y el objetivo de las miradas hacia la integridad electoral, tema con importantes puntos de partida como lo mencionado por Dieter Nohlen (2016) en su publicación Arquitectura institucional, contexto sociocultural e integridad electoral, quien realiza una diferenciación de dos dimensiones: la primera es la que tiene un alcance integrador, mientras que la segunda se relaciona con “la calidad de las elecciones, precisamente a la relación entre valores y prácticas”. Bajo esta perspectiva, presenté la experiencia de Ecuador desde la mirada de la institucionalidad, donde se derivaron reflexiones sobre la razón de ser del Consejo Nacional Electoral, que no se limita al cumplimiento irrestricto de ciclos electorales, sino que sus acciones tienen una visión integral y sistémica de la organización política de la ciudadanía, de la actuación de grupos de atención prioritaria y el fortalecimiento de la democracia como respuesta ética desde el servicio público.

De forma general, cada Congreso Internacional de Estudios Electorales impulsado por la SOMEE tiene la posibilidad de analizar los caminos recorridos, con los avances y los desaciertos. Felicito a México, país anfitrión y propulsor del encuentro, que ha tenido la visión estratégica de generar debates con preguntas y sólidas certezas para contribuir al fortalecimiento de los sistemas políticos y democráticos.

(*) Periodista con Maestría en Ciencias Sociales, mención en Género y Desarrollo. Asesora en la Presidencia del Consejo Nacional Electoral de la República de Ecuador. Especialista en contenidos estratégicos, comunicación y gestión institucional, con experiencia en Funciones del Estado como la Electoral, Legislativa y Ejecutiva. Ha sido profesora universitaria y gestora de proyectos de cooperación para el desarrollo.

The Mexican Times