Ministros sin varita mágina – Expreso, Perú

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Con la economista Mercedes Aráoz, a la vanguardia, se refresca el Gabinete ministerial del gobierno del presidente Kuczynski. El oficialismo echa mano para suceder a Zavala de quien es a la vez vicepresidenta de la República y congresista de la bancada de Peruanos por el Kambio. Mas ahora Aráoz concentrará su lealtad al jefe de Estado desde el seno del Ejecutivo, desplegando su experiencia ganada como funcionaria de los gobiernos de Toledo y Alan García.

Sin embargo, ningún ministro tiene una varita mágica y su éxito no depende de las cualidades profesionales o académicas que tenga, sino que depende, principalmente, de su liderazgo y de su cintura política. Un ministro de Estado tiene un cargo esencialmente político y el ser tecnócrata no garantiza un cabal conocimiento del sector ni que todos los funcionarios de la cartera bajo su cargo trabajarán como se espera y desea.

En cualquier orden de cosas, puede haber un goleador o una estrella, pero si no se cuenta con un buen equipo al lado, pues sencillamente los problemas se lo van a comer. Basta ver cómo terminaron varios ministros del gabinete Zavala, quienes tenían también interesantes pergaminos, empero no tuvieron los reflejos para hacer que en sus respectivos sectores gubernamentales todos los funcionarios trabajaran con dedicación, haciendo agua las administraciones por tanto hueco dejado por sus antecesores en el puesto.

Salvo las carteras de Economía, Educación, Salud, Justicia y Vivienda, los ministros serán los mismos al del gabinete anterior. Idel Vexler es una buena carta en el Minedu, igualmente un profesional de nota va al Minsa, como Fernando D’Alessio, pero no es alentadora la herencia que recibe de Patricia García. Al sector Justicia va Enrique Mendoza, expresidente del Jurado Nacional de Elecciones y expresidente Poder Judicial, quien tendrá que desactivar no pocas bombas de tiempo allí existen.

De otro lado, regresa Carlos Bruce al Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, también parlamentario de PpK, quedando quizá más débil la bancada oficialista por su ausencia y la de la hoy presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, pero se espera que haga frente a un evidente estancamiento en el sector construcción y que proporcione un serio impulso al agua potable para los millones de peruanos que carecen de este servicio.

Mención aparte merece el Ministerio de Economía y Finanzas, donde Claudia Cooper tendrá el gran reto de innovar y reformar un sector muy conservador, sin olvidar el difícil reto de reactivar la economía y facilitar un contexto nacional idóneo para recibir las tan esperadas inversiones.

Expreso