Preocupación en la región y protestas en EEUU por la cancelación del programa que protegía a jóvenes migrantes

Trump cancela DACA y deja a miles de jóvenes migrantes en peligro de ser deportados

El gobierno de Donald Trump anunció este martes el fin del programa DACA: Acción Diferida para Llegados en la Infancia que permitía a 800,000 jóvenes residir y trabajar legalmente en Estados Unidos.

“Estoy aquí para anunciar que el programa conocido como DACA, que fue establecido bajo la administración de Obama, está siendo rescindido”, declaró desde la Casa Blanca el fiscal general, Jeff Sessions.

Sessions explicó que la decisión del gobierno descansó en su análisis sobre la legalidad del programa y la posibilidad que el mismo sea invalidado por las cortes federales en respuesta a la inminente ampliación de una demanda en diez estados de corte republicano.

El programa fue instaurado en 2012 por su predecesor Barack Obama y permitió dar certeza legal a los jóvenes traídos ilegalmente a Estados Unidos siendo niños.

Los dreamers (que es como son llamados los beneficiarios de DACA) pueden solicitar la suspensión de la deportación y residir legalmente en Estados Unidos durante dos años. Después de eso, pueden solicitar una renovación.

“Nuestra sabiduría colectiva es que la política es vulnerable a los mismos desafíos legales y constitucionales que los tribunales reconocieron con respecto al programa DAPA, el cual fue suspendido a nivel nacional en una decisión confirmada por (la corte de) el Quinto Circuito”, dijo Sessions ante periodistas.

Sessions indicó que si el gobierno optara por mantener lo que calificó como una política de amnistía ejecutiva por parte de Obama, “lo más probable es que se le impusiera la misma suspensión que DAPA”.

La cancelación deja en riesgo de deportación a los dreamers.

De los cerca de 800,000 dreamers, de ellos 622 mil 170 son jóvenes indocumentados mexicanos.

Este martes, previo a la conferencia de Sessions, Trump llamó al Congreso a “hacer su trabajo” y preparar una solución para los miles de jóvenes.

En Denver, luego de conocerse la decisión sobre el DACA, estudiantes universitarios salieron a protestar en sus campus.

La secretaria interina del DHS, Elaine Duke, anunció por separado que ningún beneficiario actual del programa se verá afectado antes del 5 de marzo de 2018, y que se dará al Congreso una ventana de seis meses para encontrar la solución legislativa adecuada.

Precisó igualmente que con este anuncio, la dependencia no procesará ninguna nueva solicitud inicial o asociada para inscribirse en el programa, y que sean presentadas después de este martes.

Duke emitió también este día un memorando que rescindió formalmente el memorando ejecutivo del 15 de junio de 2012 que creó DACA, iniciando con un ello el proceso gradual para la terminación del programa.

El gobierno de México lamenta la decisión

Carlos Sada, vicecanciller para América del Norte, dijo en conferencia de prensa que al gobierno mexicano le preocupa “que empiece a haber cacería de brujas el día de mañana que terminen los permisos. Han dicho las autoridades (…) que no va haber una acción deliberada, pero automáticamente (los ‘Dreamers’) se vuelven indocumentados según vaya expirando su permiso”.

Tras el anuncio, la Cancillería mexicana señaló en un comunicado que mediante la Embajada y la red consular en EU redoblará sus esfuerzos para garantizar protección consular a los jóvenes que sean afectados por esta medida, sobre todo en cuanto a representación legal.

Añadió que para los dreamers que decidan regresar a México el gobierno del país tendrá acciones específicas como bolsa especial de trabajo; programa Crédito Joven; oferta de becas en México y otros países; acceso a la educación sin trámites innecesarios y revalidación inmediata; y afiliación al Seguro Popular.

Por su parte, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), manifestó su rechazo a “la adopción de políticas violatorias de derechos fundamentales, discriminatorias y xenofóbicas en que puede derivar la cancelación del DACA”.

En un comunicado, el Conapred señaló que “la cancelación del DACA es, en primera instancia, una agresión contra la comunidad latina en Estados Unidos”, y consideró que recrudecerá la discriminación contra los jóvenes migrantes, por lo que pidió al congreso norteamericano “aproveche esta nueva oportunidad para legislar a favor de este grupo poblacional”.

El gobierno de México informó que estableció contacto con autoridades del Departamento de Seguridad Interna para conocer con todo detalle el proceso de implementación de la medida anunciada.

Vea aquí el comunicado del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación en rechazo a la cancelación del DACA

Animal Político


Países anuncian plan de apoyo por cancelación de DACA

Los gobiernos de México, Guatemala y El Salvador lamentaron el martes el anuncio de la cancelación del programa DACA de Estados Unidos.

México expresó su “profunda preocupación” por la situación de miles de jóvenes nacidos en el país que fueron criados en Estados Unidos y se verán afectados por la cancelación del beneficio y anunció acciones para apoyar tanto a los que se queden como a los que decidan regresar.

En un comunicado emitido poco después de que el presidente Donald Trump anunciara a través de su Procurador de Justicia, Jeff Sessions, el fin del programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) la cancillería mexicana indicó que “por la vía diplomática y siempre en estricto apego a derecho” promoverá “activamente” llegar a una “solución permanente” para estas personas. Para ello ha enviado cartas a senadores y congresistas estadounidenses y aseguró que “redoblará sus esfuerzos” para garantizar “la más amplia protección consular”, incluida la representación legal de los jóvenes afectados por esta medida.

Mientras tanto, el gobierno guatemalteco se unió a las muestras de preocupación “sobre las implicaciones socioeconómicas que dicha decisión tiene para miles de jóvenes y familias inmigrantes que residen en los Estados Unidos de América y en particular para nuestros jóvenes migrantes guatemaltecos en ese territorio”, decía un comunicado de prensa.

El documento precisaba que respetaba la legislación interna de EEUU pero que apelaba al sentido humanitario para velar “porque los jóvenes no quedarán desamparados y sean forzados a salir del país en el que crecieron y en el que han labrado su futuro como profesionales”. Unos 20 mil guatemaltecos están bajo el resguardo del programa.

A su vez, el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, anunció en conferencia de prensa que dirigirán todas sus energías para buscar ante el Congreso de Estados Unidos una solución favorable a los más de 30 mil salvadoreños que protege el programa. Agregó que ya trabaja para articular una alianza con los gobiernos beneficiarios del programa, con organizaciones que defienden a los inmigrantes y con los mismos “dreamers” para luchar para la aprobación de una legislación definitiva.

“Vamos a resaltar que no es una población problemática, que es una población integrada, que ha asumido las leyes, las culturas, las disposiciones de Estados Unidos y que están realizando estudios para ser una población económicamente activa, una mano de obra calificada”, dijo en conferencia de prensa.

El DACA protegía a unos 800 mil jóvenes, unos 625 mil de ellos mexicanos, de la deportación y permitía estudiar y trabajar a los inmigrantes que ingresaron a Estados Unidos sin autorización cuando eran niños, conocidos como “dreamers”.

El embajador mexicano Gerónimo Gutiérrez señaló que desde que el periodo legislativo en curso empezó en enero han sido presentados 11 proyectos de ley en el Congreso estadounidense para darle una protección permanente a los “dreamers”.

Gutiérrez expresó su expectativa de que el Congreso logre aprobar un proyecto de ley durante los próximos seis meses.

“Estamos trabajando sobre la base de que será posible construir una solución legislativa”, dijo durante una conferencia de prensa que ofreció en la misión diplomática. “Existen actores políticos relevantes a favor de encontrar una solución. El hecho de que haya un compás de espera específico y un plazo perentorio pueden animar a esta opción”.

El Subsecretario para América del Norte, Carlos Manuel Sada, dijo que actuar ahora es ?un imperativo moral? del gobierno y por eso México se comprometió a tener un ?diálogo permanente? con el legislativo estadounidense en busca de una “solución permanente y definitiva”.

El funcionario señaló que había habido casos de “dreamers” deportados en la actual administración pero que eran pocos y aseguró que los que decidan regresar serán recibidos ?con los brazos abiertos? y con una serie de programas de apoyo.

Entre ellos destacó una bolsa especial de empleo a través de los consulados, un programa de crédito para jóvenes emprendedores o los que ya tengan negocios en Estado Unidos, la revalidación inmediata de títulos y el acceso a la educación sin trámites, ofertas de becas en México y otros países y afiliación al seguro popular.

Sada pidió a los afectados utilizar los canales oficiales de información para “evitar fraudes migratorios” y dijo que tendrán a su disposición toda la red consular y, en algunos lugares como Tucson, Arizona, apoyo las 24 horas del día.

A Tomás Milton Muñoz Bravo, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, de la Universidad Nacional Autónoma de México, le parece preocupante que la decisión quede ahora en manos del legislativo porque Congreso y Senado llevan más de una década sin ponerse de acuerdo en temas migratorios y recordó que si no se consigue una iniciativa ratificada y publicada por el gobierno federal estadounidense, podría haber deportaciones masivas.

Según un comunicado de la UNAM, otra preocupación es que Estados Unidos cuenta con una base de datos de los “dreamers” y de sus familias, lo que los coloca en una situación muy vulnerable.

Debate



“Trump no puede matar nuestros sueños”: protestas por cancelación de programa que protegía a los ‘dreamers’

Indignados, cientos de “soñadores” o ‘dreamers’ salieron este martes a las calles de las principales ciudades de Estados Unidos para protestar por la cancelación de la Acción Diferida (DACA) por parte del Gobierno del presidente Donald Trump y pedir una solución legislativa que les proteja de la deportación.

“Estamos aquí dando la cara, algo que no pasó esta mañana, llevamos años luchando y esta decisión no va a detenernos, este mensaje es para (el presidente Donald) Trump. Él no puede matar nuestros sueños”, dijo Melody Klingenfuss, vocera del grupo California Dream Network.

No se dan por vencidos. Los gritos de “Trump escucha, estamos en la lucha” se dejaron sentir por todo el país, pero las lágrimas también aparecieron en manifestaciones como las realizadas en varios puntos de Los Ángeles. “Estoy llorando, pero sé que esto me va a dar más fuerza, y no van a poder derrotarnos”, dijo la “soñadora” y activista Yamileth.

Las movilizaciones llegaron frente a la Casa Blanca, donde medio centenar de beneficiados, activistas, líderes religiosos y defensores de los derechos de los inmigrantes prometieron mantener la batalla para exigir al gobierno una solución a su irregular situación migratoria.

Cese del plan. Acciones de desobediencia civil se dieron casi simultáneamente en Nueva York, donde varios jóvenes intentaron bloquear las calles frente a la Torre Trump, lo que originó que al menos nueve de ellos fueran detenidos por la policía.

En Miami los manifestantes se concentraron frente a la Torre de la Libertad, en un acto que contó con la asistencia de la congresista Frederica Wilson.

Ayer por la mañana, el fiscal general, Jeff Sessions, anunció oficialmente la decisión de cancelar este programa que ampara de la deportación a cerca de 800,000 indocumentados, aunque agregó que la suspensión se hará efectiva dentro de seis meses para forzar al Congreso a encontrar una alternativa.

RPP


Las claves sobre DACA, el programa al que Trump decidió poner fin

El presidente Donald Trump anunció este martes que cancelará un programa de la era Obama llamado Daca, instaurado para regularizar temporalmente la situación migratoria de indocumentados llegados a Estados Unidos cuando eran menores de edad. Estas son las claves para entender la decisión:

¿Qué es el DACA?

DACA es la sigla en inglés del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (“Deferred Action for Childhood Arrivals”). Otorga permisos de estadía y trabajo de dos años, renovables, a quienes llegaron a ilegalmente Estados Unidos siendo niños. Evita temporalmente la deportación, pero no garantiza la ciudadanía futura, ni la residencia permanente.

¿Cuándo y por qué se creó?

Fue creado por decreto el 15 de junio de 2012 por el entonces presidente demócrata Barack Obama, ante la imposibilidad de aprobar en el Congreso, dominado por los republicanos, la Ley DREAM (Development, Relief and Education for Alien Minors Act), o Ley de fomento para el progreso, alivio y educación para menores extranjeros.

Por eso, a los inmigrantes traídos de niños a Estados Unidos se los conoce como ‘Dreamers’ (soñadores), también en alusión al sueño de una vida mejor en territorio estadounidense. La mayoría de los ‘Dreamers’ nacieron en México y en países centroamericanos y viven en los estados de California y Texas, pero también en Nueva York, Illinois y Florida.

¿Qué pasará con los ‘dreamers’?

Para acogerse al DACA hay que cumplir varias condiciones: haber llegado a Estados Unidos con menos de 16 años de edad; tener 15 años como mínimo y 31 como máximo al 15 de junio de 2012; haber vivido en Estados Unidos de manera ininterrumpida desde 2007; tener estudios secundarios o haber servido en filas militares; y carecer de antecedentes penales.

Al 31 de marzo de 2017, unas 800.000 personas detentaban el estatuto DACA, según cifras oficiales. Cerca de 200.000 personas obtuvieron el DACA en el año fiscal 2016 (de octubre de 2015 a septiembre de 2016), por primera vez o por renovación.

Estos permisos caducarán en los próximos 12 meses. Para acceder al DACA, los ‘Dreamers’ deben entregar al Estado todos sus datos personales. Muchos beneficiarios temen que al perder los permisos de residencia y trabajo, las autoridades migratorias usen esa información para localizarlos y deportarlos fácilmente.

¿Por qué suprimirlo?

Durante su campaña electoral, Trump había prometido suprimir el DACA porque la mayoría de los republicanos lo consideraba un abuso de poder de Obama.

¿Qué consecuencias tiene?

En la resolución de Trump, todos los que tengan sus permisos vigentes están a salvo. A quienes se les venza su permiso de residencia en los próximos seis meses pueden renovarlo antes del próximo 5 de octubre. Pero no se aceptarán nuevas solicitudes.

Cuando estos permisos expiren, las personas no tendrán la posibilidad de trabajar legalmente, y en teoría podrían ser deportados en cualquier momento, aunque la actual política solo amenaza a aquellos inmigrantes que han cometido delitos graves.

A unos 200.000 “dreamers” se les vence el permiso de residencia hacia finales de 2017. Otros 275.000 permisos expiran en 2018 y el resto entre enero y agosto de 2019.

La Casa Blanca indicó que el período de seis meses de gracia le da una oportunidad al Congreso, si quisiera, de diseñar una legislación que podría reemplazar a DACA y fortalecer sus bases legales.

El Tiempo