Vicente Fox, expresidente mexicano: “Populismo, el gran enemigo de América Latina”

Por Leonardo Herrera Delghams.

El ex presidente de México Vicente Fox estuvo el mes pasado en la Universidad Autónoma del Caribe, en Barranquilla, presentando la conferencia ‘Populismo en Latinoamerica’, tema de debates y controversias en el mundo.

Desde México habló con EL TIEMPO sobre lo que su participación en el evento Pensando el Siglo 21.

¿Qué es el populismo?

Son los falsos profetas que se sienten iluminados y que buscan llegar al poder por vías democráticas engañando a la gente. No es otra cosa que una acción irresponsable, engañosa que va en contra de todo principio de éxito.

¿En Latinoamérica, quiénes son esos falsos profetas? 

Entre los populistas más clásico está gentes como los Kirchner y los Perón (Argentina), en nuestros tiempos Maduro y Chávez (Venezuela).

¿Cómo funciona?

Con pobreza y pocos niveles de educación. Es dónde más fácil se engaña a la gente. Son gente desesperada, quienes tienen poco o no tienen nada y se aferran a estos falsos profetas.

¿Cómo llegan al poder?

Porque hay un gran desencanto con las democracias, porque no damos resultados en el corto plazo. Entonces la gente opta por estas mentiras que tratándose de consolar y resolver los problemas.

¿Qué tanto daño le ha hecho el populismo a LA?

Fatal. Es el caso de Venezuela, un país destrozado, una economía hecha pedazos. El populismo hace las cosas peores porque toma el dinero de los presupuestos y lo tira, no lo invierte productivamente. Y a la gente le da gusto estos regalos que al final no le resuelven su situación. Hay que estar claros en que la opción populista, que el gobierno me va a resolver las cosas nunca ha funcionado ni funcionará en el futuro.

¿Cómo se explica el respaldo en las urnas a estos líderes?

Tiran granos de maíz a la gente de manera indecente e indigna. La gente en su pobreza recibe lo que le regalen y por lo pronto está contenta esperando un futuro promisorio que estos falsos profetas les va a llevar al desarrollo. Cuando despierta y ven que ese camino no funciona, entonces el populismo se convierte en dictador y ya no deja que se le escapen las gallinas,

¿Es Venezuela un claro ejemplo de populismo?

Eso, como está haciendo Maduro, que a fuerza de garrotazo, represión, maltrato controla a la gente, ya no la controla con dádivas y regalos porque ya no creen. El populista siempre resulta siendo dictador y autoritario. El populismo es el gran enemigo de la democracia en América Latina.

¿Cómo derrotarlo?

Ilustrando las clases medias, cuando logras con un mínimo de nivel educativo el populismo no funciona porque estos falsos profetas no tienen a quién engañar. Y los gobiernos generando empleos, economías que crezcan, que invitemos y aceptemos inversión extranjera, muy comunicativos con la iniciativa privada, que facilitemos la generación de riqueza, de inversión, educación, a donde todos los jóvenes tengan acceso a ese sistema educativo de calidad, con contenidos modernos, para evitar el populismo y las dictaduras.

El Tiempo