Chile: comunero mapuche en huelga de hambre enfrenta complicaciones de salud

A través de su cuenta de Facebook, Robinson Trangol, hermano de Benito, Pablo y Ariel, informó que este último se encuentra con “mareos y fuertes dolores de espalda”.

Ariel Trangol lleva 134 días en huelga de hambre en la cárcel de Temuco. A diferencia de sus hermanos y del lonko Alfredo Tralcal, decidió continuar con el prolongado ayuno, debido a la desconfianza que manifiesta hacia las autoridades de Gobierno.

En tanto, Benito Trangol se encuentra con “sangrado en su nariz dos veces al día” y con trombosis en su pierna derecha, según reporta su hermano Robinson.

Mientras que Pablo y Alfredo “están un poco mejor pero nada confiable”, debido a los repentinos cambios en su estado de salud.

 

El Ciudadano


Comunero mapuche en huelga de hambre: “El fiscal Luis Torres ha hecho un montaje”

Alexis Trangol es el único de los cuatro comuneros mapuche investigados por la quema de una iglesia en Padre de Las Casas que todavía no depone su huelga de hambre.

En entrevista con el Austral de Temuco, el hombre de 29 años, recluido en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de la capital de La Araucanía, aseguró que las acusaciones son un montaje del fiscal Luis Torres, en cooperación con el Gobierno.

“Él hizo un montaje, en el cual el Gobierno fue partícipe, junto a su abogado Hernán Valdebenito. Yo no tengo miedo de ir a juicio, pero no quiero esperar encerrado. Necesito estar con mi familia. Prefiero que la Fiscalía me mate, si va a ser así”, dijo.

El imputado niega que con los otros tres comuneros haya sido detenido en flagrancia. “En la carpeta dice que se quemó la iglesia a las 21:15 horas, pero a nosotros nos detuvieron cerca de las 23.30 horas en Camino Tres Cerros, como a siete kilómetros del atentado. Por otro lado, los testigos que entrevistaron dijeron que no eran mapuches y que no eran del sector, y nosotros sí somos del sector. Incluso ellos señalaron que no eran mapuches, que eran personas más bien altas con ropa y bototos militares. Claramente se dejaron manipular por la Fiscalía. Nosotros estamos aquí sólo por un control vehicular”, dijo.

Trangol relató que se había subido a la camioneta donde viajaban sus hermanos poco antes de que los detuvieran. “Los vi por casualidad y me subí. Yo me subí a la camioneta un poquito antes de que nos detuvieran. No sé de dónde venían ellos”.

Además, dijo desconocer si sus hermanos habían participado del ataque. “Todo eso lo voy a decir en el día del juicio. Ahí explicaré de dónde venía y en qué momento me subí. Aquí el tema es que el fiscal Luis Torres ha hecho un montaje contra nosotros. Le ha dicho a la prensa que nos incautaron con armas, siendo que no es así. Eso no está en la carpeta. Lo mismo con la bencina, las pruebas ¿dónde están? No hay pruebas tampoco de eso. Si tienen las pruebas, ¿por qué pidieron seis meses para investigar? Yo sólo quiero estar con mis hijos”, dijo.

Los imputados por la quema de una iglesia evangélica el pasado 9 de junio de 2016 son el lonco Alfredo Tralcal y los hermanos Pablo, Benito y Ariel Trangol.

ADN