Ecuador: la defensa del vicepresidente Glas apelará la orden de prisión preventiva

Contexto Nodal
El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, fue detenido este lunes 2 de octubre por orden del juez Miguel Jurado, quien lo acusa de asociación ilícita en el marco del caso Odebrecht. Previamente, el 3 de agosto, el presidente Lenín Moreno le había retirado sus funciones profundizando la crisis en el oficialismo. Un sector de Alianza PAIS denuncia que se trata de una persecución política contra uno de los principales aliados del expresidente Rafael Correa.

Abogado de Jorge Glas anuncia que apelará orden de prisión preventiva

El abogado del vicepresidente Jorge Glas anunció ayer, martes 3 de octubre de 2017, que apelará la prisión preventiva dictada el lunes por la Corte Nacional a raíz de nuevos indicios de su presunta implicación en el caso de supuestos sobornos de la firma brasileña Odebrecht.

Tras visitarlo en la cárcel número 4 en el norte de Quito, el letrado, Eduardo Franco Loor, dijo que su defendido “está muy bien, lleno de fe, de esperanza y está muy firme porque él es un hombre inocente de todos los cargos que se le imputan”.

Consideró que en su momento, la justicia “tendrá que reconocer el gran error” cometido con Glas, antes de acusar a la Fiscalía de “evidente mala fe, porque una presunta fuga es imposible”.

El abogado comentó que en “las próximas horas” presentará el recurso de apelación a esa “injusta y arbitraria prisión preventiva” y señaló que vicepresidente ha pedido hacer uso de dos meses de vacaciones, “para evitar estos rumores de ausencia temporal”.

Reveló que Glas, vicepresidente también en el último período de Gobierno de Rafael Correa, y reelegido en los comicios de abril pasado, “hace muchos años no ha salido de vacaciones”.

Y expresó su confianza en que pueda recuperar la libertad “en los próximos días” además de considerar “no conveniente” la colocación de un brazalete electrónico como medida sustitutiva a la prisión preventiva.

“Me parece que esa decisión es muy vergonzosa a una persona que tiene una alta dignidad ganada en las urnas, y eso sería una humillación, creo que no sería conveniente esa medida”, manifestó en declaraciones a los medios a las afueras del centro penitenciario.

El segundo mandatario se entregó este miércoles a la Policía poco después de que la Corte Nacional de Justicia ordenara su prisión preventiva en el marco de las investigaciones por presunta asociación ilícita dentro del caso de supuestos sobornos de la firma brasileña.

En diciembre pasado, el Departamento de Justicia estadounidense informó de que la constructora Odebrecht había pagado 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de América Latina y África.

Ese informe indicaba que en Ecuador, entre 2007 y 2016, la firma brasileña presuntamente pagó sobornos por valor de más de 35,5 millones de dólares a “funcionarios del Gobierno”, lo que supuestamente le generó unos beneficios de más de 116 millones de dólares.

Además de la información recopilada hace ya meses, nuevos detalles de la investigación relacionada con Ecuador proporcionados por EE.UU. a la Fiscalía en Quito la semana pasada, llevaron a la sustitución de las medidas cautelares contra Glas, que tenía prohibición de salir del país.

La sustitución de medidas también se aplicó al tío del vicepresidente Ricardo Rivera, también investigado por presunta asociación ilícita y sobre quien pesaba la medida de arresto domiciliario y que de madrugada fue trasladado a un centro de rehabilitación social en la provincia del Guayas, en el suroeste de Ecuador.

El Diario


Escoltas y visitas, con Glas en la Cárcel 4

Aun sin funciones, Jorge Glas es vicepresidente de la República y, como tal, el trato que recibe en la Cárcel 4 es especial.

El lunes por la noche partió desde la base aérea Simón Bolívar de Guayaquil, donde tiene su domicilio principal. Abrazó a sus allegados. Se despidió. Hubo fotos y videos.

A las 23:01 aterrizó en Quito en un avión blanco de la Fuerza Aérea (FAE) y desembarcó en la sala protocolar del aeropuerto Mariscal Sucre que –al igual que la base de Guayaquil– está reservada para autoridades.

La Policía acordonó el lugar –por donde no pasaba nadie a esa hora–, debido a los protocolos de seguridad.

Pasaron seis horas desde que el juez nacional Miguel Jurado dictó la prisión preventiva y el momento en que Jorge Glas cruzó la puerta gris que separa a la avenida La Prensa y los cerca de 60 presos que pagan sus penas en la Cárcel 4; entre ellos, policías condenados por la insubordinación del 30 de septiembre de 2010.

Para la llegada del vicepresidente, su enemigo confeso el exministro Carlos Pareja Yannuzzelli, sentenciado por corrupción en el caso Petroecuador fue llevado de allí a la prisión de Latacunga.

La Cárcel 4 es un centro de detención pequeño, rodeado de papelerías, tiendas de barrio…, ubicado en un extremo de Cotocollao, en el norte de Quito.

Desde que Glas ingresó estuvo custodiado por miembros de la escolta de seguridad de la Vicepresidencia de la República.

La ministra de Justicia, Rosana Alvarado, confirmó ayer del grupo de protección dentro de la cárcel. “No podemos dejar de contemplar la seguridad a la que tiene derecho como vicepresidente que sigue siendo”, dijo.

Según la funcionaria, la Cárcel 4 no es una penitenciaría. Detalló que cuenta con un pequeño patio, pero que no tiene talleres ni pabellones. Sin embargo, informó que Glas “está solo, en una celda bien pequeñita”. Y subrayó: “No hay espacio para otra persona”.

Los policías de la diminuta garita, una caseta de madera sobre la vereda, apenas respondieron que los días de visita son, exclusivamente, los sábados. Pero, en la mañana, Glas recibió la visita de su abogado Eduardo Franco Loor, de su hermano Heriberto y de otras personas, de las cuales no se dieron a conocer sus identidades.

Eduardo Franco, al salir del sitio, comentó que su cliente pidió vacaciones por dos meses para defenderse y no dio más detalles. Este Diario preguntó a la Vicepresidencia sobre la justificación legal, pero no hubo respuesta.

Sin embargo, en la Ley Orgánica de Servicio Público se contempla que todo funcionario tiene derecho a 30 días de vacaciones anuales pagadas después de 11 meses de servicio continuo. La norma aclara que este derecho no podrá ser compensado en dinero, salvo en caso de cesación de funciones; que las vacaciones podrán ser acumuladas hasta por 60 días y que se conceden días imputables siempre que no excedan los días a los que los funcionarios tengan derecho al momento de la solicitud. Si el servidor abandona su trabajo sin justificación por tres días podría ser causal de destitución.

¿Por qué ese tiempo? Franco solo dijo: “Porque Jorge Glas ha trabajado desde el 2013 (inicio de su primer periodo como vicepresidente), sin descanso y sin tomar vacaciones”.

“No podemos dejar de contemplar la seguridad a la que (Glas) tiene derecho como vicepresidente que sigue siendo y, en esa línea, procurar que sea la escolta la que le dé seguridad inmediata… (Él) está solo, en una celda bien pequeñita; no hay espacio para otra persona.” dijo la ministra de Justicia, Rosana Alvarado.

“El vicepresidente Jorge Glas no está inhabilitado de su cargo, por eso ha hecho uso de sus vacaciones mientras dura la prisión preventiva… Ha trabajado desde el 2013 (inicio de su primer periodo como vicepresidente), sin descanso y sin tomar vacaciones.” aseguró Eduardo Franco Loor, abogado defensor del vicepresidente Jorge Glas.

El Universo


Asambleístas de PAIS no llegan a consenso sobre la situación del Vicepresidente

Después de 4 horas, el bloque de Alianza PAIS concluyó su reunión en la cual se esperaba analicen la situación del vicepresidente de la República, Jorge G., procesado por el presunto delito de asociación ilícita en el caso Odebrecht.

Según Ricardo Zambrano, la resolución del bloque la darán a conocer en los próximos días. Varios legisladores evitaron dar pronunciamientos a los medios de comunicación.

Mientras, la Dirección Provincial de Alianza PAIS Guayas emitió un comunicado en el que expresa su respaldo al Vicepresidente, al que califican como “hombre de honor”, y rechazan la prisión preventiva emitida en su contra por el juez Miguel Jurado.

“La justicia debe actuar en derecho sin injerencias ni presiones”, apunta el comunicado.

Consideran que la medida de prisión preventiva en su contra es “desproporcionada y arbitraria”, y que sus derechos han sido vulnerados. “Jamás estaremos de acuerdo con sacrificar a un hombre honesto bajo el pretexto de proteger el proceso politico”, puntualiza.

“Nuestros ideales, valores y principios no tienen precio ni son negociables”, recalca el comunicado. Alianza PAIS Guayas afirma que se trata de una “persecución política” no solo en contra del Segundo Mandatario, sino también contra el expresidente Rafael Correa y Alianza PAIS.

Mientras, el secretario de la Gestión de la Política, Miguel Carvajal, informó que se reunirá con el presidente Lenín Moreno para realizar un análisis jurídico y político sobre la situación del Vicepresidente.

“El señor Presidente tomará, ojalá el día de hoy, una decisión que dé claridad sobre la evidente inhabilidad del señor Vicepresidente”, puntualizó.

El Telégrafo