Fuerte reclamo en toda la Argentina a dos meses de su desaparición: ¿Dónde está Santiago Maldonado?

Contexto Nodal
Santiago Maldonado, de 28 años, desapareció el 1º de agosto luego de una represión y desalojo de la Gendarmería en una comunidad mapuche en la provincia de Chubut, sur de Argentina. Las y los testigos afirman que efectivos de la fuerza se lo llevaron detenido, por lo que la Justicia investiga el caso como “desaparición forzada”. Más información en la página oficial creada por familiares y amigos: www.santiagomaldonado.com

Dos meses, el mismo reclamo

Fue la pregunta la que guió y acompañó a la multitud a Plaza de Mayo. Fue la pregunta la que repiqueteó una y otra vez, como las gotas de lluvia. La pregunta, insistente, volvió desde el escenario, volvió en los carteles, en las fotos, en los cánticos. Fue la pregunta la que los llevó hasta allí: “¿Dónde está Santiago Maldonado?”. Acompañados por las Abuelas y las Madres de Plaza de Mayo, los familiares del joven, a dos meses de su desaparición, exigieron la renuncia de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. “Quisiera preguntarle al presidente Mauricio Macri dónde está Santiago Maldonado”, lanzó Sergio Maldonado, antes de abrazarse a su madre, que soportó la lluvia sobre el escenario. Con la misma consigna, hubo movilizaciones en distintas partes del país y del mundo.

Desde temprano, bajo una garúa persistente, en pequeños grupos se empezaron a acercar a Plaza de Mayo, antes incluso de que llegaran las grandes columnas de las agrupaciones sociales, sindicales, políticas y estudiantiles. Las personas se reconocían entre sí en el subte por los carteles o pins con la cara de Santiago. Algunos hicieron masa crítica y ensayaron un cantito en el vagón. Ya en Plaza de Mayo, las banderas se reproducían en diversos colores: banderas rojas, que recordaban a Maldonado y a Jorge Julio López, banderas azules, que reclamaban su aparición con vida. Ondeaba, entre las primeras, la bandera multicolor de los pueblos originarios, junto a la bandera negra de la Correpi.

Desde el escenario, la foto gigante de Santiago Maldonado, reproducida en la pantalla, los miraba a todos cuando arrancó el acto.

–Santiago Maldonado… –dijeron las locutoras tres veces.

–¡Presente! – contestaron tres veces desde la multitud, que los organizadores calcularon en 100 mil personas.

Tras los videos que mostraban a distintos artistas (entre otros, Rita Cortese, Cecilia Roth, Pablo Echarri, Horacio Fontova, Dady Brieva) convocando a la marcha, leyeron un comunicado de la comunidad Pu Lof en resistencia Cushamen: “Saludamos a la familia Maldonado. Santiago, gracias por no dudar en darnos una mano. Te atraparon, pero no han podido capturar tu esencia que hoy se refleja en miles de personas que piden tu aparición por vida”, dice el texto escrito por los mapuches. “Aquellos que orquestaron el operativo del 1º de agosto son el verdadero enemigo interno”, dijeron. Le hicieron otros videos de bandas que compusieron temas para reclamar por Santiago Maldonado y una lectura de poemas en vivo, todos dedicados al desaparecido en democracia. Uno de ellos recordaba otros crímenes políticos en la Patagonia: los anarquistas fusilados a comienzos del siglo pasado, los guerrilleros fugados del penal de Rawson. Otro aludía al acoso “gendármico, germánico” hacia los mapuches. Todos preguntaban, insistentemente, sobre Maldonado con la Casa Rosada como fondo silencioso.

Una pregunta a Macri

Con ayuda de los militantes de H.I.J.O.S., las Madres de Plaza de Mayo fueron subiendo lentamente al escenario. Cerca de Nora Cortiñas y el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel se sentó la familia de Maldonado. Estaban sus hermanos Sergio y Germán, con su compañeras Andrea y Carolina. Y también la madre de Maldonado, Estela, que no pudo contener las lágrimas cuando pasaron la canción que le escribió Germán a su hermano. “¿Donde está mi hermano Santi?”, se preguntan distintos cantantes que acompañan a Germán en el tema. La primera en hablar fue su compañera, Carolina, que se resguardó de la tristeza detrás de unos anteojos oscuros. “No voy a perdonar jamás a los medios ni al Estado por el dolor que nos causaron”, dijo. “Te espero, Ardilla, te espero”, le dedicó a Santiago.

Le siguió Germán, quien dijo que quería hacer tres aclaraciones. “Primero, a los medios que les gusta dar noticias falsas: estamos hasta la coronilla de esas noticias irrespetuosas. Ni se imaginan el daño que causan. No se dejen usar como marionetas por un par de billetes”, les dijo. “Y a todos los políticos que se llenan la boca hablando de democracia y luego dicen que la familia está politizando el caso, son unos zánganos y parásitos del Estado. ¡El tema es político desde el principio! Ustedes son los principales responsables de la desaparición de mi hermano”, descargó la bronca acumulada por dos meses.

“¿Vieron a Carrió por ahí? ¿A Peña? ¿A Michetti? ¿A Macri? No vienen acá a apoyar y nunca llaman”, les reclamó Germán Maldonado, quien recordó las críticas a la familia y a los organismos de derechos humanos. “¡Los que no quieren que aparezca son ustedes!”, lanzó. Entre los dirigentes que sí fueron estaban Daniel Filmus, Myriam Bregman, Néstor Pitrola, Claudio Lozano, Alejandro Bodart y Nicolás del Caño.

Luego se dirigió a la ministra de Seguridad: “Bullrich, dijiste que la fácil era tirar a dos gendarmes por la ventana. Ahora vas a tener que tirar dos escuadrones. Incluso, deberías tirarte vos también y hacerle un favor a la sociedad”. La multitud lo aplaudió a rabiar: “¡que se vaya!”, “asesinos”, “corrupta”, fueron algunas de las cosas que se escucharon. “Lo tercero es que, después de 40 años, estamos retrocediendo como sociedad”, advirtió.

“Más allá de toda consigna, Santiago es hijo, hermano, amigo”, recordó Andrea Antico, compañera de Sergio Maldonado. “El dolor que sentimos aumenta de solo pensar que los responsables pueden quedar impunes”, dijo. “La designación de un nuevo juez nos da esperanzas. El ministerio de Seguridad no hizo más que entorpecer la investigación. Exigimos la renuncia de Patricia Bullrich”, remarcó. “Y lamentamos el destrato a la familia por parte del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj”, afirmó.

–Dóndeeee está, Santiago dónde está –cantó la multitud. En el escenario, se le sumó Rubén López, hijo del albañil desaparecido por segunda vez el día previo a la condena a Miguel Etchecolatz.

Como último orador, Sergio Maldonado aclaró que se iba a limitar a leer una carta que le escribió a Santiago: “Hoy como todos los días me vuelvo a preguntar donde estás. ¿Tan difícil es que te devuelvan? Donde quiera que estés, quiero que sepas que te quiero y que necesito que aparezcas pronto. Cada día te lloro más. Hay muchos intereses en el medio. Para algunos son más importantes que la desaparición de una persona”, le dijo. Mientras lo escuchaba, Vera Jarach –cuya hija fue desaparecida en la ESMA y sus abuelos, en Auschwitz– le daba palmadas de aliento a Estela, madre de Maldonado.

“Santiago, te seguiré buscando –leyó Sergio–. Nuestro hermano Germán escribió una ‘carta a un gendarme bueno’ que nos ayudara. Confieso que me ilusioné. Ahora estoy convencido de que no existe bondad en los gendarmes, en los jefes de gendarmería, en ministros, jueces y fiscales”. Y, por último, le reclamó al presidente Macri: “¿Dónde está Santiago Maldonado?”.

Página 12


El mismo pedido, en todo el país

Encabezada por la Mesa deTrabajo por los Derechos Humanos, en Córdoba una extensa columna de manifestantes marchó una docena de cuadras por el centro capitalino para exigir “la aparición con vida de Maldonado” y sindicar la “responsabilidad del Estado por su desaparición”.

Mediante un documento, también reclamaron por la “renuncia” de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, además de denunciar un “pacto político y judicial para encubrir el accionar de Gendarmería Nacional”.

En la principal ciudad de Santa Fe, Rosario, la masiva movilización partió de la plaza San Martín, donde miles de vecinos se congregaron junto a representantes de organizaciones de derechos humanos, sociales, políticas y sindicales. Desde ese lugar, la columna marchó hasta el Monumento Nacional a la Bandera.

Por su parte, en Mendoza, cientos de personas pertenecientes a organizaciones sociales, políticas, partidarias, sindicales y vecinos de a pie se concentraron para exigir la aparición con vida del joven artesano.

Entre los manifestantes pudo verse a militantes de izquierda y del kircherismo, entre los que estaba la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti.

Las actividades en Bahía Blanca comenzaron con una carpa ubicada en la plaza Rivadavia, frente al Palacio Municipal, donde se procedió con la lectura de adhesiones de distintas organizaciones y luego se procedió a una charla debate a cargo de integrantes de la Asociación Permanente de los Derechos Humanos del Noroeste del Chubut.

En Río Negro, la asociación de familiares y víctimas del terrorismo de Estado junto a los representantes de las organizaciones sociales, políticas, estudiantiles y de los pueblos originarios, se manifestaron en las plazas céntricas de Viedma, Cipolletti, General Roca y San Carlos de Bariloche, a dos meses de cumplirse la desaparición del joven artesano.

Durante el acto en San Luis no participó ninguna figura política y se leyó el comunicado de la APDH San Luis, en el que se expresó un “enérgico repudio” ante una denunciada falta de respuesta de las autoridades nacionales por la desaparición del joven y en el que se alertó sobre un aumento de casos de violencia institucional en el país.

Con pancartas, carteles y cánticos también hubo movilizaciones en las provincias de La Pampa, Entre Ríos y La Rioja, con organismos de derechos humanos al frente de las columnas.

Tiempo Argentino


Una pregunta que recorrió el mundo

En Londres el reclamo por Santiago Maldonado empezó más temprano. A las 12 (las 8 de Argentina) el Enlace Mapuche Internacional se manifestó delante de la tienda de Benetton en Regent Street y a las 14 (las 10 de Argentina) el Comité de Solidaridad con Argentina hizo lo mismo delante de la embajada. “Esta es nuestra tercera protesta para reclamar la aparición con vida de Santiago Maldonado. Los británicos no pueden creer que en un país en democracia pueda desaparecer gente y que el Estado se lave las manos. Queremos también mandar nuestra solidaridad a la familia de Santiago. Son muchas ciudades en Europa que hoy se están manifestando por lo mismo”, dijo a PáginaI12 el secretario del Comité de Solidaridad con Argentina, Daniel Ozarow.

En la prensa europea “desaparecido” figura con frecuencia desde los tiempos de la dictadura en español. Argentina tuvo el siniestro honor de universalizar esta palabra incorporándola a muchas lenguas, pero también llegó a representar la vanguardia internacional en términos de la lucha por la verdad y la justicia en casos de crímenes de lesa humanidad. “Hoy estamos viendo un increíble retroceso en este campo. Macri dijo que estaba poniendo todo su esfuerzo por encontrar a Santiago Maldonado, pero su gobierno frenó la llegada de un grupo de expertos de la ONU que iba a llevar a cabo una investigación independiente”, puntualizó Ozarow.

Los alrededor de cincuenta manifestantes delante de la embajada argentina –británicos, argentinos, latinoamericanos– sintetizaron la protesta en un canto: “Adónde está, Santiago Maldonado / que renuncie la ministra / que responda el Estado”. Otro británico presente en la convocatoria, Paul Bradbury, acusó al Gobierno de “encubrir” los hechos. “Es una maniobra desesperada de cara a las elecciones legislativas de este mes”, señaló a este diario. Diego Ludicissa, argentino residente hace doce años en Londres, puso el foco en la campaña mediática contra Maldonado. “Es increíble que cuando desapareció Santiago el Gobierno haya desplegado todo su aparato mediático en desacreditar a su familia y a los que hablaban de su caso”, indicó.

A la manifestación se plegó el Enlace Mapuche Internacional que había estado un par de horas antes frente a la puerta del United Colors of Benetton, en plena Regent Street, una de las calles más comerciales, turísticas y transitadas de Londres los domingos. El Enlace desplegó carteles por la aparición con vida de Santiago Maldonado y repartió volantes explicando este hecho y la lucha del pueblo mapuche. Reynaldo Mariqueo, secretario general del Enlace, que tiene sede en Bristol, es un mapuche chileno y se mostró muy conforme con la respuesta de los transeúntes. “Mucha gente quería saber qué pasaba. Repartimos una enorme cantidad de volantes. Nosotros denunciamos el caso de Santiago Maldonado en Naciones Unidas. Esto es algo que sucedía en épocas de dictadura. Es terrible que suceda en momentos de democracia. Pero no es la primera vez que sucede. Hemos denunciado ante la ONU la desaparición de mapuches detenidos por la Gendarmería desde el regreso de la democracia”, señaló Mariqueo a Página12.

El Enlace Mapuche Internacional fue en los primeros días de la desaparición de Maldonado una de las organizaciones señaladas por la ministra Patricia Bullrich como financistas y aliadas a la RAM, la Resistencia Ancestral Mapuche. Mariqueo lo negó categóricamente. “Totalmente falso. El Enlace no provee apoyo financiero a ningún movimiento o grupo en ningún país. Bullrich no aportó ninguna prueba. A nosotros nos han atacado bloggers de grupos neonazis y extrema derecha que han hecho acusaciones semejantes, pero es alarmante que la ministra use a esos blogs para hacer las mismas acusaciones”, indicó.

El Enlace no estaba solo en esta suerte de conspiración internacional que tejieron el Gobierno y parte de la prensa adicta en los primeros días para salir del paso. Entre los supuestos aliados y financistas de la RAM figuraban dos grupos peleados a muerte en Medio Oriente, como Estado Islámico y los independentistas kurdos, y le sumaban a la ETA vasca (disuelta el 7 de abril de este año) y las FARC colombianas (disueltas el 27 de junio). Paula Serafini, investigadora argentina residente en Londres, presente en las manifestaciones, señaló que la violencia es la de Gendarmería contra los mapuches para defender los intereses de empresarios extranjeros. “El reclamo de los mapuches en la Patagonia en manos de empresarios extranjeros como el italiano Luciano Benetton o el británico Joe Lewis lleva años sin resolución. Además, la violencia de Gendarmería no se limita a este caso, sino que es instrumental en el avance de las industrias extractivas en la Patagonia”, dijo a este diario.

Los manifestantes pasaron por el buzón de cartas de la embajada la petición de Amnistía Internacional por Santiago Maldonado y enviarán por mail una carta dirigida a Mauricio Macri, Patricia Bullrich, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y el embajador argentino Carlos Sersale Di Cerisano expresándoles su profunda preocupación por la situación de Maldonado a dos meses de su desaparición. En la puerta de la embajada y hasta el cierre de esta edición quedó el cartel que cruzaba la entrada con el mensaje “Where is Santiago”? “No vamos a parar. Vamos a seguir manifestando hasta saberlo”, aseguró a Página12 Ozarow.

Página 12


Marcos Peña le respondió a la familia de Santiago Maldonado: “Tenemos el foco puesto en la aparición”

Después de que la familia de Santiago Maldonado cargó contra el Gobierno y los acusó de desprotegerlos en la búsqueda del joven, Marcos Peña afirmó que el Ejecutivo “no pierde el foco en la investigación”. A dos meses de la desaparición, el jefe de Gabinete consideró que “no se puede condenar a toda la institución de la Gendarmería por las posibles fallas de algunos efectivos” y pidió dejar que la Justicia avance.

Más temprano Germán y Sergio Maldonado, hermanos del chico que fue visto por última vez durante el desalojo de una protesta mapuche en Chubut, advirtieron que ministros, jueces y fiscales “tienen muchos intereses en la búsqueda” y exigieron la renuncia de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. En conversación con La Cornisa, el funcionario respondió a las críticas y afirmó: “Más allá de los desencuentros que se pueden haber generado, no perdemos el foco en la aparición. Necesitamos saber qué pasó y a partir de ahí tomar una decisión en lo que haga falta”.

Peña también señaló que la familia del joven desaparecido “tiene una hipótesis única”, por lo que sostuvo que hay que esperar al resultado de la investigación. Además, aseguró que el Ejecutivo no niega ninguna teoría sobre el paradero de Maldonado y señaló: “Nunca descartamos la hipótesis de que puede haber habido alguna falla por parte de los gendarmes, lo que no quita que digamos que no se puede condenar a una institución entera que es tan importante para la lucha contra el narcotráfico y la defensa de las fronteras”.

El jefe de Gabinete ratificó que no polemizará con la familia del joven desaparecido “en un contexto de angustia y dolor como el que están viviendo”.

Santiago Maldonado fue visto por última vez el 1° de agosto cuando, según testigos, huía de la Gendarmería tras participar en una protesta de la comunidad mapuche Resistencia en Cushamen en la localidad chubutense de Esquel. Su familia y organismos de derechos humanos acusan de la desaparición a los gendarmes que participaron del desalojo.

“El kirchnerismo miente sobre el futuro”

Por otro lado, Marcos Peña descartó un ajuste para después de las elecciones de octubre y cargó contra el kirchnerismo. “Como no pueden hablar de esta economía creciente, mienten sobre el futuro”, se quejó.

El jefe de Gabinete sostuvo que las PASO son la única referencia que el Gobierno toma para las elecciones y dijo que Cambiemos “tiene la credibilidad de haber dicho la verdad”.

TN


¿Qué hay y qué falta en el expediente que investiga la desaparición forzada de Santiago Maldonado?

El juez Guillermo Gustavo Lleral asumió la investigación de la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Su primera declaración a la prensa: “No tengo ningún conocimiento de la causa”. Aún está estudiando el expediente. Desde Esquel, lavaca dialogó en exclusiva con la abogada de la familia Maldonado, Verónica Heredia. Cuáles son ejes que debe tener en cuenta el nuevo magistrado, las pruebas que faltan, qué implica una investigación por desaparición forzada y el rol del Ministerio de Seguridad. Los antecedentes del magistrado en causas por delitos de lesa humanidad y de espionaje estatal a organizaciones sociales, periodistas y militantes. Qué pasos deberá seguir la investigación judicial ahora: “Faltan los cruzamientos telefónicos no sólo de los gendarmes, sino de Pablo Noceti (jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad) y el propio juez Otranto en los días previos, sobre todo del 31. Eso es fundamental. Luego, nuestro objetivo es analizar y verificar la información retaceada, tergiversada y manipulada desde el Ministerio de Seguridad”, señala Heredia. Y explica por qué ya en la causa “hay elementos para dejar de buscar a Santiago en la Pu Lof y buscarlo en Gendarmería”.

El titular del Juzgado Federal de Rawson N°2, Guillermo Gustavo Lleral, abrió la puerta del Juzgado Federal de Esquel a las 11:50 entre un mar de fotografías, cámaras y micrófonos. La expectativa era grande ya que por primera vez estaba por hablar el nuevo magistrado que asumió la instrucción de los expedientes que investigan la desaparición forzada de Santiago Maldonado, tras la decisión de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia de desplazar al juez Guido Otranto. Desde temprano, Lleral estuvo reunido con Otranto para recorrer las instalaciones en las que se asentará por 60 días para tratar la causa de forma exclusiva. “Estamos abocados a tomar conocimiento del expediente. Tienen que comprender que esto lleva su tiempo. No tengo ningún conocimiento de la causa. Lo cierto es que es un caso muy sensible y se trata de encontrar a un ser humano, una persona que está desaparecida, y exige el compromiso de todos como sociedad. Hay una familia que está sufriendo y todos tenemos que estar concentrados en eso. Todo aquel que pueda presentar un dato certero, será bienvenido”.

¿Qué otras cosas dijo el nuevo juez?

  • Sobre el rol de la fiscal federal Silvina Ávila: “No conozco la causa. Tienen que dar tiempo”.
  • Sobre qué medidas va a tomar: “No le puedo anticipar”.
  • Sobre la actuación del juez Otranto: “No vengo a analizar lo que hizo el doctor Otranto, y todo lo que se haya hecho seguramente será de utilidad para la investigación”
  • Sobre cuánto le va a demandar leer la causa: “Sería imprudente decir. Yo estaba en mi juzgado con una gran cantidad de casos entre manos. Somos seres humanos”.
  • Sobre las declaraciones de los gendarmes: “No sé quiénes declararon y quiénes no lo hicieron”.
  • Sobre si siente presión de la familia: “Ninguna presión. Cualquier persona que hace más de 50 días no tiene noticias de un familiar, sentiría dolor. El punto es canalizar ese dolor y aportar los datos que sean pertinentes”.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación comunicó la creación de nuevos cargos para acompañar al juez Lleral: un secretario de juzgado y un prosecretario administrativo, personal administrativo y técnico (un jefe de despacho, un oficial mayor, un oficial, un escribiente y un escribiente auxiliar) y personal de servicio (un medio oficial). Por su parte, “ante la premura que el caso impone”, el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, solicitó a la presidenta del Consejo de la Magistratura, Adriana Donato, que arbitre “los medios necesarios a fin de dar respuesta a los pedidos efectuados” por el juez Lleral.

En tanto, hace 59 días que Santiago Maldonado está desaparecido.

Gendarmería, en foco

“Nosotros pedimos que el juez reasuma la delegación de la investigación”, dice a lavaca Verónica Heredia, abogada de la familia Maldonado, en Esquel. “Esto confunde: no estamos pidiendo que se unifiquen las causas, porque tienen dos objetos diferentes. El habeas corpus tiene por objeto encontrar a Santiago, mientras que el expediente por desaparición forzada persigue una sola hipótesis: funcionarios del Estado privando de la libertad a Santiago, que luego niegan y ocultan información”.

¿Una cuestión es la búsqueda de Santiago y otra la delimitación de las posibles responsabilidades penales e intelectuales?

-Exacto. Cada delito tiene una lógica determinada: hay que saber cuáles son las conductas que forman parte del tipo penal y, luego, saber con qué medios de prueba voy a obtener esa información relevante. Lo que nosotros sí pedimos es la unificación del expediente por desaparición forzada con la causa del despeje de ruta que ordena el juez Otranto el 31 de julio: en ese marco se adoptaron medidas en la convocatoria de los Escuadrones 35 (El Bolsón) y 36 (Esquel). Eso tiene que estar unificado para investigar el marco en el que sucedieron todos esos hechos.

¿Qué elementos tiene el juez para avanzar en la investigación?

-Nosotros pedimos que reasuma la delegación de la investigación. No es unificar, pero sí que ambas causas (habeas corpus y desaparición forzada) estén a cargo del mismo juez. Si bien el Ministerio Público Fiscal es el titular de la acción pública y el que tiene que llevar adelante las investigaciones -que va a seguir realizando-, entendemos que a cargo de esta fiscalía subrogante no tenemos una especialista en delitos de lesa humanidad, que sería lo que más se acerca a esta desaparición forzada. En cambio, este juez ya estuvo como secretario en la causa por la Masacre de Trelew y en la causa por espionaje de la Base Almirante Zar (espionaje de la Armada a políticos, periodistas y militantes sociales). Tiene una lógica de trabajar con varios imputados, en causas complejas, y esa experiencia va a ser beneficiosa, aunque no estamos hablando de la complejidad que tiene la desaparición de Santiago, con hechos sucedidos en democracia y que llevan ya casi dos meses.

¿Y sobre Gendarmería?

-Faltan los cruzamientos telefónicos no sólo de los gendarmes, sino de Pablo Noceti (jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad) y el propio juez Otranto en los días previos, sobre todo del 31. Eso es fundamental. Luego, tener bien clara toda la información que se manejó desde el Ministerio de Seguridad. Nuestro objetivo es analizar y verificar la información retaceada, tergiversada y manipulada desde el Ministerio. Con esto no solamente se va a ampliar la mirada sobre los gendarmes que estuvieron al principio, sino también la complejidad del tipo penal de la desaparición forzada. Esto es focalizar no sólo en la privación de la libertad, sino también en la negativa a reconocer la desaparición y su posterior ocultamiento. Estamos hablando de que hubo ocultamiento de información desde el propio Ministerio de Seguridad. Por eso es preciso señalar que hay conductas que no forman parte de delitos autónomos como sería un “encubrimiento”, sino que forman parte del tipo penal de desaparición forzada. Y esa complejidad es la que en Argentina se está construyendo, pero no porque no exista: el delito está tipificado y debe leerse bajo la raigambre de los derechos humanos, pero lo que se está construyendo es jurisprudencia, en el hacer concreto de la causa.

¿Cuáles son las medidas aún pendientes?

-Faltan los análisis de las computadoras, faltan fotografías, filmaciones y entrecruzamiento de llamadas telefónicas. Hay que hacer pericias de los libros de Gendarmería, que dicen que hicieron una, pero dio que no había adulteración: es el mismo libro que nosotros denunciamos que tenía pegada una hoja con cinta scotch. Estamos pidiendo el crudo de los 63 celulares secuestrados, porque las transcripciones que tenemos no son todas.

¿Y qué es lo que hay hasta ahora?

-Lo que podemos decir, en base a lo que surge en el expediente hasta ahora, son algunas cuestiones.

  • Que se ordenó, a partir de los hechos, que se denominara a la comunidad como RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) y no como mapuche: de ocho personas tirando piedras se pasó a una construcción sobre la RAM.
  • Que los gendarmes se sintieron respaldados por los dichos de la ministra de Seguridad, con lo cual el muro de impunidad que se podría haber mantenido abajo entre los propios efectivos subió hasta la ministra.
  • También es evidente la discriminación que surge de los efectivos: si bien ya está instalada en la sociedad, la fuerza de seguridad la lleva delante de la peor forma. Es lo que evidencian dichos como “indios de mierda” o “maten a todos los indios”. Por eso la responsabilidad es totalmente del Estado: nunca ha trabajado en relación a los parámetros de discriminación que tienen las fuerzas de seguridad. Y ellos la utilizan de forma deliberada.
  • Ninguno de los vehículos de Gendarmería tienen GPS. Eso es garantía de impunidad y no surge de este Gobierno, sino del sistema: pueden hacer lo que quieran y cuando quieran.

Con los elementos que hay ¿es posible determinar cómo fue el operativo que culminó con la desaparición de Santiago?

-Totalmente. Hubo 19 gendarmes que declararon entre el martes 12 y el sábado 16, y si bien mintieron y se contradijeron unos a otros, quedó en claro que al menos 10 llegaron hasta la vera del río, que dispararon, que tenían armas 9 mm, que ingresaron más de cuatro móviles. Todo eso queda claro en los dichos de los gendarmes.

Con estos elementos, ¿cuál es el eje a partir de ahora?

-No queda otro camino que focalizarse en las responsabilidades materiales de Gendarmería y en las responsabilidades intelectuales. Hay elementos para dejar de buscar a Santiago en la Pu Lof y buscarlo en Gendarmería. Armamos un equipo para leer la causa, escuchar los crudos y así empezar a determinar las responsabilidades para realizar imputaciones. Se pidieron muchas medidas de prueba y estamos esperando qué valoraciones hace el nuevo juez de lo que ya está y lo que falta por llevar adelante.

La Vaca