Ley Nica Act de EEUU que sanciona a Nicaragua preocupa a empresarios y esperan acción de la OEA para evitar su aprobación

Contexto Nodal
La Cámara de Representantes de EEUU aprobó este martes 3 de octubre el proyecto de Ley Nicaraguan Investment Conditionality 2017 (Nica Act), que busca bloquear la ayuda financiera a Nicaragua en las entidades internacionales. El gobierno de Daniel Ortega lo calificó como “una violación a la soberanía de Nicaragua”. El proyecto -impulsado en 2016 por los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Albio Sires- será debatido en el Senado y, de ser aprobado, quedará en manos de Donald Trump.

COSEP elogia misión de observación de la OEA

Al presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, no le sorprendió la aprobación por unanimidad de la ley NicaAct en el Congreso norteamericano este lunes.

“A nuestro regreso de Washington, ya sabíamos que se iba a aprobar en la Cámara de Representantes”, aseguró el líder empresarial, quien recientemente visitó la capital estadounidense con algunos empresarios. “Lo novedoso es que algo que iba a ser aprobado en abril, fue aprobado hasta en octubre. Esta parte de la historia ya la conocíamos. Ahora viene la parte de la historia que no conocemos: ¿Qué es lo que va a suceder en el Senado?”.

Tras la aprobación de la Cámara Baja, Nica Act llega a un Senado que ya conoce el contenido de la ley que impondría sanciones económicas a Nicaragua debido al autoritarismo del régimen del comandante Daniel Ortega.

En abril pasado, el senador Ted Cruz –apoyado por Marco Rubio– presentó una segunda versión de la Nica Act en la Cámara Alta: Fue modificada haciendo énfasis en la persecución de la corrupción, con un mandato para que el Departamento de Estado presente un informe al respecto, ahora en noventa días, y no en 120 como la propuesta original.

La primera versión de la Nica Act salió de circulación de las cámaras de representantes norteamericanas en 2016, debido al cierre legislativo. La aprobación de la Nica Act en el Congreso sucedió a una semana de la llegada de los primeros miembros de la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo papel no genera mayores expectativas en el mejoramiento de la credibilidad de los comicios municipales.

Sin embargo, Aguerri enfatizó la presencia de la misión de la OEA, encabezada por Wilfredo Penco, un político uruguayo que en el pasado ha elogiado la cuestionada administración electoral del magistrado Roberto Rivas.

“Para nosotros el tema importante es que tenemos una misión de la OEA en el país. Se está estableciendo un precedente de observación que debe significar mucho para 2021”, dijo Aguerri, en referencia a las elecciones generales previstas para ese año. “Se está desarrollando el memorándum de entendimiento, y que es algo que nosotros esperamos que las dos partes, gobierno-OEA, lo puedan cumplir. Y de esa manera que se fortalezca el proceso electoral del país de manera clara y específica”.

Aguerri no conoce lobby

Aunque el gobierno del comandante Daniel Ortega contrató una firma de cabildeo en Washington para tratar de disuadir el avance de la Nica Act, al final terminó siendo aprobada en el Congreso. Aguerri dijo “no conocer” que el régimen sandinista “esté haciendo lobby”.

“No conozco lobby del gobierno. Y el lobby del empresariado que conocimos fue el viernes a través del comunicado que leímos”, dijo el presidente del COSEP. Aguerri se refirió al anuncio de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), que contrató a la firma Carmen Group para cabildear en contra de la NicaAct.

Amcham aseguró que el gobierno del comandante Ortega también debe “poner de su parte” para esquivar esta ley, que pone en peligro las inversiones. Para ello, el régimen sandinista debe ejecutar cambios para tener “elecciones con transparencia, procurar “la separación de poderes”, y hacer “mejoras” en el sistema de justicia.

Diego Vargas, directivo de Amcham, es el encargado de manejar “el tema de la Nica Act”, sin embargo, no respondió a las solicitudes de CONFIDENCIAL para ampliar más su postura. Tampoco lo hizo Álvaro Rodríguez, presidente de la cámara, ni Avil Ramírez, director ejecutivo.

Aguerri dijo que es “muy prematuro” obtener resultados del lobby contratado por Amcham, pero insistió que la presencia de la OEA está siendo seguida con atención en los pasillos del Senado en Washington.

Según el presidente del Cosep, para aprobar la Nica Act en el senado se necesita tener 60 senadores de acuerdo, incluidos dos senadores que conforman el Comité de Relaciones Exteriores, una instancia clave que decidirá si la Nica Act pasa o no a plenario.

“Hasta donde hemos sido informados, la posición es que esto se tiene que discutir allí (Comité) antes de que vaya a plenario. Ellos estarán atentos a la misión de la OEA en noviembre… Son procesos que nos señalan que no habrá antes de las elecciones una aprobación o propuesta de aprobación. Es algo que queda abierto hasta diciembre de 2018”, remarcó Aguerri.

Confidencial


Nica Act preocupa al sector empresarial

Aunque la Nica Act no ha sido aprobada en el Senado de Estados Unidos, los representantes de distintos sectores empresariales están preocupados por los efectos que podría tener para el país en la captación de inversiones.

A su vez señalaron que solo el gobierno del presidente designado por el Consejo Supremo Electoral (CSE), Daniel Ortega, puede evitar que se concrete esa ley.

Que el Gobierno dé cumplimiento al Memorándum de Entendimiento que la Organización de Estados Americanos (OEA) acordó con Ortega, es una de las esperanzas que tienen los empresarios para que sea tomada en cuenta por los senadores y que la Nica Act no sea aprobada en el Senado después de que este martes de forma unánime la Cámara de Representantes la aprobara.

El objetivo de la Nica Act

El objetivo de la Nica Act, según la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, es condicionar el voto de Estados Unidos en las instituciones financieras internacionales para Nicaragua hasta que Ortega tome medidas significativas para restaurar el orden democrático en el país.

Esas medidas consisten en promover la democracia, realizar elecciones libres, justas y transparentes; un sistema judicial y un Consejo Electoral independientes; fortalecer el Estado de Derecho; combatir la corrupción, incluida la investigación y el enjuiciamiento de los funcionarios gubernamentales que se presumen corruptos; protección al derecho de los partidos de oposición política de organizarse libremente y protección a periodistas, sindicalistas, defensores de los derechos humanos y otros activistas de la sociedad civil para que puedan operar sin interferencias.

Gobierno debe tener acercamiento con EE.UU.

Si bien una parte del sector privado ha invertido para cabildear —con el fin de que esta ley no se apruebe— la preocupación los acecha.

El presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), Sergio Maltez, instó al Gobierno a tener un acercamiento con los Estados Unidos.

“No es una buena noticia para el país, esperamos que solo quede ahí (la Nica Act) porque después va al Senado. Esto no le da buena imagen al país”, afirmó Maltez, quien sugirió a ambos Gobiernos “tener una mejor relación y poder llegar a acuerdos”.

Esa posición fue secundada por el presidente de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic), Xavier Sánchez, quien dijo: “Nosotros seguimos buscando inversionistas y nuevos mercados, esto es una cosa de gobierno a gobierno, nosotros solo apoyamos como sector privado”.

Incertidumbre

El director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec), Dean García, admitió que ese avance en la aprobación de la Nica Act ha generado incertidumbre y expectativa en todos los sectores empresariales, mientras tanto, la posición es seguir mejorando el ambiente de negocio, “seguir insistiendo en el programa de la OEA y que se cumplan los acuerdos, porque eso nos va a dar un efecto contrario a lo que dice la Nica Act. Si nosotros logramos ese objetivo, no pasará nada aprueben o no aprueben la Nica Act”.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, afirmó que la presencia de una misión de la OEA en el país desde ya marca un precedente de observación.

“Se está desarrollando el Memorándum de Entendimiento (OEA-Gobierno) y es algo que esperamos que las dos partes lo puedan cumplir y de esta manera ver que se fortalezca el proceso electoral del país de manera específica, de manera muy clara y con observación nuevamente para el año 2021; yo creo que es (a) lo que tenemos que apuntar indistintamente de que pase o no pase (la Nica Act) del Senado”, afirmó Aguerri.

La Prensa


Diputados del FSLN tras aprobación de la Nica Act en el Congreso: “Tienen un odio visceral a Nicaragua”

Para los diputados de la bancada oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) con la aprobación de la conocida Nica Act los congresistas de Estados Unidos (EEUU) estarían propiciando un enfrentamiento político con el gobierno nicaragüense.

Este martes la Cámara de Representantes de manera unánime aprobó la Ley Nicaraguan Investment Conditionality Act, conocida como Nica Act, una Ley de sanciones contra el gobierno del presidente designado por el Consejo Supremo Electoral (CSE), Daniel Ortega, que, de completar su formación de Ley, haría que Estados Unidos se oponga a que instituciones financieras internacionales otorguen préstamos al Gobierno de Nicaragua y exigirá que se tomen medidas para garantizar la transparencia electoral y combatir la corrupción.

“Estos congresistas que promueven esa iniciativa tienen un odio visceral a Nicaragua que lo han traducido en esta iniciativa, que según ellos van a lograr arrodillar y van a lograr ceder sus banderas al pueblo de Nicaragua lo cual nunca va a suceder”, reaccionó el diputado José Figueroa, vicejefe de bancada del FSLN, durante un acto que desarrolló el Legislativo en Masaya.

Los diputados rindieron un homenaje este miércoles al héroe nacional, el general Benjamín Zeledón, un símbolo contra la intervención extranjera en Nicaragua y luego los legisladores se dirigieron al cementerio de Catarina a depositar una ofrenda floral en la tumba de este personaje que murió hace 105 años.

Los autores de la Nica Act son los congresistas Ileana Ros-Lehtinen (republicana) y Albio Sires (demócrata), quienes propusieron la ley ante la falta de elecciones libres, el control de los poderes del Estado en Nicaragua, violaciones a la Ley, los derechos humanos, la corrupción del Gobierno y la defensa férrea que Ortega ha asumido a favor del régimen de Venezuela.

Figueroa llamó “apátridas” a los ciudadanos nicaragüenses que, según el legislador, respaldan la Nica Act. “Esos son los malos nicaragüenses que en la historia han existido, que siempre son apátridas, son la gente que van a golpear las puertas del imperio para resolver los problemas de los nicaragüenses”, expresó.

Miembros de la sociedad civil, empresarios y políticos opositores han dicho que Nicaragua requiere una reforma en el sistema electoral para devolver la credibilidad del resultado de las votaciones, que exista separación de poderes en el Estado así como que haya mejoras en el tema de la Corte Suprema de Justicia, ya que se le señala de no operar conforme la Ley sino conforme a los intereses de la cúpula del orteguismo.

El Departamento de Estado de EEUU consideró “corrupto” al aparato judicial nicaragüense en su informe ”Clima de Inversiones sobre Nicaragua 2017”.

El FSLN controla todos los poderes del Estado. Hasta ahora los dirigentes se han negado a entablar un diálogo con los demás sectores del país en torno para encontrar soluciones a los problemas institucionales que se señalan.

Figueroa si bien expresó que “los problemas de un país” “se resuelven dialogando, buscando acercamientos, y acuerdos políticos”, no respondió si el Gobierno orteguista está dispuesto a abrir el diálogo, para intentar detener la aprobación de la Nica Act.

Acepta preocupación

Lo que sí reconoció el diputado oficialista es que les preocupa las sanciones que suponen esa iniciativa de Ley. “Obviamente que eso preocupa en el sentido que es una iniciativa que rompe la tranquilidad, la estabilidad, la armonía con la que hemos vendo trabajando. Mete ruido. Sin embargo este tipo de iniciativa no va a lograr arrodillar al pueblo de Nicaragua”, dijo Figueroa.

Navarro al ataque

Otro que atacó a los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Albio Sires fue Wilfredo Navarro, también legislador sandinista y tercer secretario de la junta directiva de la Asamblea, pues dijo que esos dos congresistas estadounidenses– en referencia a los principales promotores de la Nica Act– “son los enemigos tradicionales” del país.

Navarro menospreció los efectos de la Nica Act diciendo que el Gobierno y la Asamblea han anticipado acciones con los organismos internacionales para disponer de recursos.

“No estamos esperanzado a que se aprueben o no la Nica Act, nosotros trabajamos para crear condiciones para enfrentar las futuras amenazas, (por eso) contratamos con el Banco Mundial 500 millones de dólares (en préstamos) para los próximos tres años y hay otras organizaciones financieras que nos garantizan los recursos. (…) El mismo Banco Mundial dijo que Estados Unidos no tiene veto en los organismos internacionales”, aseguró Navarro.

Navarro descartó que la iniciativa Nica Act logre ser aprobada en el Senado norteamericana, porque según él “hay varios senados esperando los resultados que brinde la OEA sobre las elecciones” municipales de noviembre próximo en Nicaragua.
El diputado orteguista José Antonio Zepeda fustigó contra los legisladores norteamericanos que aprobaron dicha Ley en la Cámara de Representantes, porque los considera “intervencionistas y retrógrados porque no entienden que Nicaragua es es soberana, libre, y que tiene derecho a vivir en paz”.

La Prensa