Maestra y líder social asesinada en Colombia

Profesora y líder sindical es asesinada en Tolima

La profesora Liliana Astrid Ramírez llegaba a bordo de un taxi a la Institución Técnica San Miguel en la vereda del mismo nombre, donde trabajaba desde hace 13 años, cuando dos sicarios en moto le dispararon.
La docente quien también era parte del sindicato de maestros de Tolima, Simatol, estaba acompañada de otros tres profesores en el vehículo. El hecho ocurrió practicamente frente a los estudiantes que también comenzaban la jornada académica.
De acuerdo con las primeras informaciones, la profesora Ramírez no era sujeto de amenazas pero al parecer sí otros docentes que tuvieron que abandonar su trabajo en el centro educativo por intimidaciones.
La situación también es tensa en Natagima, donde vivía la maestra. Varias personas han sido asesinadas en lo que va del año.
La Policía intenta corroborar denuncias de amenazas provenientes de grupos ilegales en este y otros municipios del sur de Tolima para determinar si están relacionadas con este homicidio.

“En Colombia ya son más de mil educadores asesinados”: Édgar Romero

La docente Liliana Astrid Ramírez Martínez, fue asesinada en zona rural del municipio de Coyaima, luego que sicarios le dispararan y huyeran del sitio sin ser capturados, versión preliminar conocida y que ocurrió cuando la mujer llegó a su lugar de trabajo para iniciar labores como maestra.

Édgar Romero rechazó el asesinato de su colega e indicó que llevaba más de 10 años prestando una gran labor a los niños del municipio, comentó que espera que se les presten garantías a los educadores de la zona.

“No conocíamos ninguna amenaza en su contra, parece ser que fue un error, pero el hecho de atentar contra una educadora, una mujer, es realmente lamentable, Liliana fue una profesora que se dedicó día a día a dar lo mejor de sí para sacar adelante a la juventud tolimense”.

Enfatizó que en las últimas décadas ser profesor se convirtió en una profesión de alto riesgo en algunas zonas del país, pues incluso exigirle a los estudiantes para que salgan bien preparados del colegio se convirtió en un problema, sin contar el actuar de la delincuencia común que ha convertido a los maestros en blanco de múltiples extorsiones.

“Las escuelas son territorios de paz, son escenas de conocimiento y saber dónde estamos formando el futuro del país, es un trauma para todos los estudiantes de Liliana verla hoy en un ataúd cuando durante años les impartió clases con alegría”.

EcosDelCobeima