Michelle Suárez, la primera senadora trans que asume en Uruguay

Asume la primera senadora trans de Uruguay; pertenece al Partido Comunista

Por primera vez en la historia de Uruguay, una persona trans estará en el Senado de la República. Se trata de la abogada Michelle Suárez, que asume en lugar de Marcos Carámbula en el Partido Comunista.

La joven nación en 1983 en Salinas, Canelones, y asegura que tuvo una niñez feliz pero una adolescencia dura, especialmente desde el momento en que se asumió como mujer, a los 15 años de edad.

“Mi madre nunca me sancionó. Hizo mi infancia muy feliz. No era tonta: sabía lo que pasaba. Ella veía las muñecas que compraba con mis ahorritos, y me decía cómo lavarles la ropita. En las jugueterías me mostraban metralletas con luces, con colores… nada me gustaba. Una vez morí con un auto gigante de muñecas, amarillo, con ruedas verdes, el parabrisas fucsia y pegotines de Frutillitas, carísimo. Mi madre preguntó: “¿Te gusta eso? Los varones también juegan con autos”. Y lo compró”, declaró en una entrevista a La Diaria en 2013.

El liceo fue una época compleja para la ahora legisladora. “Me veían como una mujer hipersexuada. Si saludaba a un compañero era porque quería irme al baño con él. Eso bloqueaba cualquier tipo de relación sana”, aseveró en la misma entrevista.

Se graduó de la Facultad de Derecho de la UDELAR en 2010 y participó directamente en la formulación y promulgación de la Ley de Matrimonio Igualitario.

La lucha por la igualdad

En un país que lucha año con año para abrir su sociedad a la diversidad, Suárez quiere impulsar acciones positivas para la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales).

Puertas adentro, el Parlamento tiene un ambiente complejo en cuanto a las posiciones respecto a la diversidad sexual. En junio pasado, el diputado del Partido Nacional, Álvaro Dastugue (quien también es evangelista) hizo afirmaciones plagadas de retórica religiosa, asegurando que, si el PN llega al Gobierno, se deberían “revisar” leyes como la del aborto legal y la de la legalización de la marihuana y la del matrimonio igualitario. ” Yo no soy homofóbico”, manifestó, al tiempo que consideró que “si un homosexual va a la Iglesia es porque tiene algún vacío interno”.

De la misma bancada, la senadora Verónica Alonso aseguró días después que la “discusión pública” sobre las palabras de Dastugue se volvió “muy agresiva a veces”, pero sopesó que “quienes sufrieron una horrorosa segregación social se volvieron los nuevos juzgadores”, haciendo referencia a la comunidad LGBTI.

LR21