Tormenta tropical Nate deja en la región 28 muertos y miles de evacuados

Deja Nate 28 muertos en América Latina

En su paso por Centroamérica, la tormenta tropical Nate, que en las últimas horas alcanzó la fuerza de huracán categoría uno, ha dejado 28 muertos, una treintena de desaparecidos y miles de damnificados.

En Costa Rica, donde la tormenta no impactó de manera directa, se registraron abundantes lluvias e inundaciones que ya son consideradas uno de los peores desastres en la historia reciente de ese país.

El jueves, el presidente costarricense Luis Guillermo Solís declaró emergencia nacional para agilizar la atención a los afectados.
El gobierno de Nicaragua registró de manera preliminar afectaciones en 647 comunidades, donde 14 mil 262 personas estarían
damnificadas.

En Honduras, el gobierno emitió alerta roja ante posibles inundaciones y deslizamientos de tierra en dos estados.
En el Salvador, la dirección general de Protección Civil declaró una alerta amarilla, con nivel de vigilancia, por la amenaza de deslaves y desbordamiento de ríos.

La tormenta se fortaleció levemente ayer mientras avanzaba por el golfo de México, amenazando con golpear la costa central de Estados Unidos como huracán de categoría dos.

Los ciudadanos de Nueva Orleans se han abastecido de víveres luego que los meteorólogos del Centro Nacional de huracanes informaron que Nate podría llegar con la fuerza de un huracán categoría dos.

En el pasado, los residentes de Nueva Orleans temían que los diques que protegían la ciudad cedieran provocando una inundación, situación que se hizo realidad en 2005 tras el paso del huracán Katrina.

Además, los especialistas estiman que la tormenta continuará su paso por el sureste de Luisiana antes de moverse hacia las costas de Alabama y de Misisipi.

El Independiente de Hidalgo


Nicaragua – Autoridades realizan obras de restablecimientos de servicios

El Gobierno anunció ayer que la totalidad de los cuerpos de las personas que fallecieron durante la emergencia generada por el paso de la tormenta Nate han sido recuperados, al tiempo que oficializó que hoy se reanudan las clases en el sistema de educación público y privado en todo el país.

En total fueron 15 las personas que perdieron la vida entre el jueves y viernes pasado a consecuencia de las lluvias, y que no existen más personas desaparecidas, mencionó Rosario Murillo, vicepresidenta del país, en su reporte ante medios afines al gobernante Frente Sandinista.

“Son 15 los hermanos fallecidos hasta el momento y ya no hay desaparecidos”, manifestó Murillo al portal El19digital.

El último cuerpo rescatado este domingo fue el de Paul José Rosales, de 51 años, conductor de la ambulancia del Centro de Salud del municipio de Santo Tomás, Chontales. El vehículo en el que se desplazaba Rosales y otros tres ocupantes fue cayeron a un cauce el jueves pasado en Juigalpa.

También ayer fueron recuperados los cuerpos de Denis Antonio Pau, quien había sido reportado como desaparecido al darse vuelta su panga mientras viajaba en río Coco, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte; y de Darwin Antonio Torres, reportado como desaparecido en el puente Estero Real, Villanueva, Chinandega.

Restablecimiento paulatino de servicios básicos

Murillo precisó que las distintas entidades gubernamentales realizan trabajos para restablecer los servicios básicos en las comunidades afectadas, especialmente en municipios como Rivas, Carazo y Jinotega.

En ese sentido, sostuvo que se ha logrado reducir el número de personas que actualmente no cuentan con el servicio de agua potable, pasando de 11,533 familias a 7,093 familias afectadas.

El departamento de Carazo experimenta algunas afectaciones por falta de fluido eléctrico, en ciudades como La Paz y El Rosario; mientras en Rivas la falta de electricidad es en Potosí, Belén y La Concepción, así como algunas comarcas en el departamento de Masaya.

En Jinotega la problemática principal es la falta de agua. Según detalla el reporte en la ciudad de Rivas hay todavía 569 familias afectadas, otras 5,091 en Carazo y 1,433 en Jinotega.

Así mismo, 87 cuadrillas de mantenimiento se han activado a nivel nacional distribuidas en Managua, occidente, oriente y sur con el propósito de restablecer el fluido eléctrico.

“El Sistema Nacional de Prevención y Atención a Desastres (Sinapred) nos reporta que en total, fueron afectados 92 municipios, pero ya están la mayoría en proceso de recuperación y 17 departamentos y regiones”, dijo Murillo.

Así mismo la fuente señaló que la Policía realiza acciones para garantizar la circulación en las carreteras, también el Ministerio de Transporte está desarrollando trabajos en aquellas vías que resultaron afectadas.

“En Granada, se atendió el punto ubicado entre Malacatoya al Tabacal; en Matagalpa entre San Dionisio y Esquipulas, en Nueva Segovia comunidad La Jungla; en Chinandega, puente Achuapita; en Rivas, está restablecida totalmente la circulación de vehículos livianos y transporte de carga pesada; en León, ahí también hay anegaciones y están siendo atendidas por brigadas del Ministerio de Transporte”, dijo Murillo.

Apoyo a familias de Ochomogo

Por otro lado, voluntarios de la Cruz Roja Nicaragüense realizaron ayer la entrega de los primeros 200 paquetes de ayuda a igual número de familias en Ochomogo, Rivas.

Judith Morales, asistente de Comunicación de Cruz Roja, explicó que las familias recibieron un kit de cocina para cinco personas, el cual consiste en ollas, platos y vasos para que las familias de esta zona puedan preparar sus alimentos.

De igual manera se les entregó dos mosquiteros, frazadas, plástico reforzado y colapsables para agua, dado que producto de las lluvias las fuentes de agua resultaron afectadas y las letrinas colapsaron.

“Los colapsables, son un tipo de pichingas especiales que permite filtrar un poco el agua, el pozo comunitario es el que está menos contaminado, pero también se ha insistido en la cloración y hervirla (el agua)”, dijo Morales.

También en el norte

De igual manera en Matagalpa, específicamente en la comunidad de San Juanillo del municipio de Darío, los Comités Municipales de Prevención de Emergencias (Comupred) realizaron un recorrido por la zona para evaluar los daños ocasionados por las lluvias acaecidas la semana pasada.

Durante el paso de la tormenta Nate por los departamentos de Matagalpa y Jinotega, el VI comando militar del ejército de Nicaragua, junto a la brigada municipal de rescate y el Comupred, lograron evacuar a 272 familias, entre los que estaban mil 140 adultos y 668 niños, los que fueron trasladados a lugares más seguros hasta que finalizó la tormenta y poco a poco regresaron a sus lugares, principalmente donde sus casas no fueron destruidas, ya que 319 fueron afectadas por las lluvias.

El municipio más afectado fue Darío, con once comunidades, seguido por Sébaco, Río Blanco, Paiwas, Waslala y San Dionisio. En estos sitios hubo viviendas dañadas y anegadas, pero además se registraron daños en las vías de comunicación terrestres por la caída de árboles.

Nate dejó a su paso como tormenta tropical por Nicaragua un total de 32,684 personas afectadas y 5,900 viviendas dañadas, según el reporte oficial. Las autoridades reportaron 7,840 familias afectadas, con 32,684 personas damnificadas en 87 de los 153 municipios del país, de los cuales 3,623 se encuentran en albergues. Además, 5,900 viviendas afectadas, entre ellas 5,630 anegadas, 211 semidestruidas, 32 colapsadas y 27 en riesgo de colapsar, según el reporte del Sinapred.

Cardenal agradece solidaridad

En una homilía desarrollada ayer, el cardenal Leopoldo Brenes destacó la solidaridad mostrada por el pueblo nicaragüense ante las afectaciones causadas por la tormenta Nate. Brenes instó además a los católicos a orar por las familias que perdieron a seres queridos.

El Nuevo Diario


Costa Rica – 7.700 personas siguen en albergues tras la tormenta Nate

Unas 7.700 personas aún permanecían en albergues la noche de este domingo tras el paso de la tormenta Nate.

Esa cifra significa que cerca de 3.800 damnificados ya pudieron regresar a sus casas, pues hasta la mañana del domingo se reportaban más de 11.500 albergados.

De acuerdo con la información del Ministerio de Salud, en total se mantienen habilitados 135 refugios.

La mayor cantidad de personas que aún no regresa a sus casas se ubica en la región Chorotega (Guanacaste), donde permanecen en albergues 4.602 damnificados.

En la Región Brunca (entre Pérez Zeledón y Osa) hay 1.330 personas en albergues, en el Pacífico Central quedan 612, en la región Central Sur, 887; en la Central Este, 202, en la región Central Occidente 22 y en la región Central Norte, 45.

Según un primer recuento del Gobierno, la tormenta Nate afectó 18 rutas nacionales, dejó a más de 500.000 personas sin agua potable en 25 cantones (al sábado 160.000 personas ya habían recuperado este servicio) y más de 100.000 sin electricidad, de las cuales el 92% ya contaba con el servicio este domingo.

Hasta este domingo aún no se tenía el recuento de la cantidad de casas destruidas a causa de la tormenta que azotó al país entre el miércoles en la noche y el jueves.

El sábado, la Comisión Nacional de Emergencias aprobó desembolsos por ¢240 millones para obras de primer impacto en 23 cantones del país.

Por aire y tierra

Vía aérea, la Comisión Nacional de Emergencias logró trasladar víveres a comunidades como Bajo Caliente de Montes de Oro, en Puntarenas, así como poblados de Buenos Aires y Quepos que estaban aislados.

Según el reporte de Vigilancia Aérea, se han realizado 35 vuelos y se entregaron 26 toneladas de víveres, además de seis vuelos ambulancia.

La ayuda también llegó vía terrestre o mediante trasbordos en comunidades de Palmar Sur, Buenos Aires, Acosta, El Palmar, Parrita, Miramar, San Isidro, la zona de los Santos, Alto Aguacate, Monteverde, isla Palo Seco, Providencia y Golfito.

La Caja Costarricense de Seguro Social también informó de que los Equipos Básicos de Atención Integral de Salud (Ebáis) están ingresando a las comunidades afectadas para reforzar la prestación de servicios.

Mario Vilchez Madrigal, funcionario del Centro de Atención de Emergencias y Desastres de la Caja, dijo que se está reforzando la atención en Miramar de Puntarenas con dos equipos humanos y en Acosta, Sabanilla en la zona de los Santos y Ujarrás de Buenos Aires, cada una con un equipo.Estos equipos están conformados por un médico, un auxiliar en enfermería, un asistente técnico en atención primaria en salud y un funcionario de registros médicos. Además, cuentan con apoyo de un farmacéutico y están provistos con los medicamentos esenciales necesarios para brindar atención en las comunidades afectadas.

Se estimaba que este domingo ingresaran otros 15 equipos a zonas afectadas: ocho equipos conformados por funcionarios provenientes de comunidades de la región Huetar Atlántica, cuatro equipos de la Región Central Norte, uno de la Central Sur y dos equipos de la Pacífico Central.

Movilización

Durante la emergencia, la Fuerza Pública movilizó a 3.811 policías, en 587 móviles, 296 motos, 19 microbuses, 8 aviones, 40 embarcaciones, 22 cuadraciclos y 73 caballos, para atender 172 incidentes reportados.

En tanto, el Cuerpo de Bomberos recibió 330 solicitudes de ayuda, que correspondían a rescates, inundaciones, caída de árboles, o deslizamientos. Ellos movilizaron a 750 personas, para atender y rescatar a 665 personas y 127 animales.

La Cruz Roja, por su parte, atendió 97 incidentes, para los cuales debieron movilizar 500 personas. Unos 2.500 voluntarios, en total, reportaron el rescate de 512 personas.

El servicio de alertas 911 registró 1.700 incidentes durante las primeras horas, de los cuales el 68% fueron por inundaciones.

Nación