Trump insiste en terminar el TLCAN y el canciller mexicano asegura que sería un punto de quiebre negativo entre ambos países

Terminar el TLCAN para crear acuerdos bilaterales, insiste Trump

El presidente estadunidense Donald Trump dijo que es necesario terminar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para crear acuerdos bilaterales mejorados, según una entrevista publicada este martes por la revista Forbes.

Creo que el TLCAN tendrá que ser terminado si vamos a hacer un buen acuerdo, de lo contrario no creo que se pueda negociar un buen trato, expresó el mandatario, al insistir en abandonar el tratado, un día antes del inicio de la cuarta ronda de renegociación del pacto que comienza este miércoles en Washington. Me gustan los acuerdos bilaterales, agregó.

Trump, firme defensor del proteccionismo, ofreció como antecedente para terminar el TLCAN su decisión de remover a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico (ATP), que pretendía conformar la mayor zona de libre comercio del mundo y que hubiera sido una versión a gran escala del TLCAN. Habría sido un desastre.

Trump advirtió: Puedes hacerlo de esta manera y hacer mucho más negocios, y si no funciona con un país les das una notificación de 30 días y se renegocia o no, planteó.

Las declaraciones fueron publicadas la víspera de la cuarta ronda de negociaciones del TLCAN y ante crecientes temores de que Estados Unidos busque modificar radicalmente el acuerdo o hacerlo naufragar. Sobre la ronda que inicialmente está programada del 11 al 15 de octubre, la agencia Reuters reportó que se alargará dos días; es decir, hasta el 17, cuando se realizará una reunión de ministros, dijo la agencia de noticias al citar dos fuentes mexicanas no identificadas.

No es la primera vez que Trump plantea que Estados Unidos debe retirarse del tratado, ni tampoco la primera vez que lo dice antes de que los negociadores de los tres países se sienten a la mesa para modernizarlo.

Previo a la segunda ronda de conversaciones, Trump tuiteó que el TLCAN es el peor acuerdo comercial que jamás se ha hecho, acusándolo sobre todo de la pérdida de empleos estadunidenses.

Los comentarios del mandatario no sólo coinciden con el inicio de la cuarta ronda de renegociación del acuerdo que se realizará en Washington y que se anticipa como la más espinosa hasta ahora, sino también con la visita a la Casa Blanca del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien acude a fin de discutir personalmente con Trump los beneficios de mantener el TLCAN para los tres países.

Trump insistió en su visión de Estados Unidos primero. Explicó que los acuerdos comerciales estunidenses han generado, a su juicio, pérdidas al país por 20 mil millones de dólares.

Afectará a socios por igual: FMI

Asimismo, el mandatario de Estados Unidos sostuvo que no siente ninguna responsabilidad por honrar acuerdos realizados por gobiernos previos, especialmente los comerciales, pero tampoco los relacionados con el cambio climático o al programa nuclear de Irán.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se manifestó en favor de que las negociaciones del TLCAN transcurran sin sobresaltos, advirtiendo que cualquier desajuste resultado del proceso tendrá efectos negativos sobre los socios por igual.

Cualquier cosa incluida en las negociaciones del TLCAN que interrumpa el comercio establecido y las relaciones de producción a través de los países; las cadenas de suministro podrían verse interrumpidas en todos los socios involucrados, de manera que lleva riesgos sustanciales para México y sus socios en el TLCAN, advirtió el consejero económico del FMI, Maurice Obstfeld.

Las fuertes diferencias anticipadas derivan de la insistencia de Estados Unidos para elevar el contenido de partes automotrices estadunidenses en la producción de vehículos, que actualmente se ubica en 65 por ciento.

La administración del presidente Donald Trump busca que un mayor número de vehículos destinados al mercado de los tres países se produzca en Estados Unidos, además de otras demandas que han sido resistidas por México y Canadá, incluido eliminar el actual mecanismo para la resolución de disputas.

Cuestionado al respecto, durante la conferencia de prensa en la que fue presentado el reporte Proyecciones Económicas Mundiales, Obstfeld recordó el hecho de que las negociaciones del TLCAN han estado asociadas a un peso débil, aunque se abstuvo de hacer pronósticos al respecto.

Nuestra expectativa es que las negociaciones sobre el futuro del TLCAN transcurran sin sobresaltos y permitan lograr las mejores condiciones que se pueden alcanzar en el marco referencial, apuntó.

Slim pide no entregarse

En un breve comentario sobre la posibilidad de que se rompa el TLCAN, Carlos Slim señaló que las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) son muy estimulantes para el comercio y la inversión.

Durante el anuncio del monto recaudado por la Fundación Carlos Slim para ayudar a los damnificados por los sismos de septiembre, el empresario se mostró renuente a hablar sobre las cuarta ronda de negociaciones del TLCAN y acerca de la posibilidad de que este acuerdo comercial se termine, con sus consecuencias para México.

Slim se limitó a señalar que las reglas de la OMC son muy estimulantes para el comercio y la inversión. En declaraciones anteriores, el empresario afirmó que México tiene todo para negociar el TLCAN y pidió a los negociadores no entregarse.

Insistió en que el país debe enfocarse a fortalecer la economía interna mediante la inversión, el desarrollo de infraestructura y el fortalecimiento de la certidumbre jurídica.

La Jornada


México, más grande que el TLCAN: SRE; “EU pierde más si se cancela”

El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, respondió al nuevo amago del presidente Donald Trump de terminar el TLCAN y firmar un acuerdo bilateral.

En su comparecencia ante el Senado, el canciller adelantó que México está interesado y trabaja por mejorar el acuerdo comercial pero, en apego a sus principios de dignidad y soberanía, no aceptará cambios que impliquen prácticas contrarias al libre comercio.

“Lo que no podemos perder es que un Tratado de Libre Comercio deje de ser de libre comercio”, advirtió.

Videgaray dijo que dar por terminado el TLCAN “sería un punto de quiebre negativo en las relaciones entre México y Estados Unidos”.

Ante los senadores expuso: “Tenemos que estar preparados por lo tanto a decir que no y, si es necesario, a levantarnos de la mesa; incluso salir del Tratado, entendiendo, insisto, que México es más grande que el TLCAN”.

El canciller dijo que finalizar el acuerdo comercial tampoco sería el fin del mundo.

Videgaray pide alistarse para decir no al TLCAN

El canciller asevera que si no hay condiciones para negociar “tenemos que estar listos también para salir y levantarnos de la mesa”; dice que Estados Unidos pierde más con una cancelación.

El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, respondió a Donald Trump que México está preparado para decir que no a sus pretensiones de desvirtuar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), para levantarse de la mesa de negociación y para salirse del acuerdo trilateral, porque Estados Unidos pierde más con este punto de quiebre en la relación entre ambas naciones.

Ante el pleno del Senado, Videgaray reveló que únicamente 40% de exportaciones mexicanas se apegan al TLC, mientras que 51% de exportaciones de Estados Unidos se realizan al amparo de las reglas del libre comercio.

Además, los aranceles que EU puede cobrar a México, al amparo de las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), no pueden rebasar 3%, mientras que México tiene derecho a cobrar un máximo de 7 por ciento.

Durante su comparecencia ante el pleno del Senado, Videgaray adelantó que México está interesado en el TLCAN y trabaja por mejorarlo, pero en apego a sus principios de dignidad y soberanía, no aceptará cambios que buscan aplicar criterios proteccionistas contrarias al libre comercio.

A la senadora Sonia Rocha le explicó que “terminar el Tratado de Libre Comercio sería un punto de quiebre negativo en las relaciones entre México y Estados Unidos, y creo que la disponibilidad de México, y así lo hemos hecho saber al gobierno de Estados Unidos, para continuar en otros ámbitos de cooperación, naturalmente sería seriamente afectada, y esta es una variable que tiene que tomar en cuenta el gobierno de Estados Unidos y, además, creo que el efecto sería duradero.”

A pregunta del panista Víctor Hermosillo, Videgaray fue claro al fijar la posición de México, tan sólo unos momentos después de que Donald Trump declarara que prefiere la cancelación del Tratado y tener acuerdos bilaterales.

Posición lógica

“Tenemos que estar siempre preparados para levantarnos de la mesa, y esto es una postura lógica en cualquier negociación, además de ser un principio de dignidad y de soberanía. Pero hay cosas que México no va a aceptar, porque no nos conviene aceptar. No voy a entrar en detalles porque eso compete a la Secretaría de Economía, pero lo que no podemos perder es que un TLC deje de ser de libre comercio.

“Si se trata de introducir comercio administrado, restricciones, aranceles, barreras, eso desvirtúa la naturaleza del acuerdo, y eso no es lo que conviene a México.

“Tenemos que estar preparados por lo tanto a decir que no, y si es necesario levantarnos de la mesa, y si es necesario incluso salir del Tratado, entendiendo, insisto, que México es más grande que el TLCAN, México es más grande que NAFTA –por sus siglas en inglés. Y también hay una realidad económica que a veces perdemos de vista, que es que la mayoría del comercio entre México y EU no utiliza el TLCAN, utiliza las reglas generales de la OMC, la Organización Mundial de Comercio”.

Reiteró que el fin del Tratado “no sería el final del mundo, ya lo hemos dicho, y tenemos que tener eso muy claro. Somos una nación muy importante para Estados Unidos y México es un mercado muy importante para las exportaciones de EU”.

Tan sólo el año pasado Texas exportó 95 mil millones de dólares a México. Es un mercado que difícilmente la economía texana quiere perder, y” por lo tanto ahí tenemos aliados recurrentes en este proceso de diálogo”.

Añadió que “tenemos que afrontar este proceso como lo estamos haciendo: con seriedad, con profesionalismo y siempre de manera constructiva. Queremos un acuerdo, y yo creo que podemos llegar a un acuerdo, pero si las condiciones no lo están, tenemos que estar listos también para salir y levantarnos de la mesa”.

La comparecencia sólo registró un momento de tensión, cuando la petista Layda Sansores expresó duras críticas y utilizó términos escatológicos para reprobar la política exterior del país; sin embargo, el PRD y el PAN le hicieron una fuerte crítica.

Excelsior