Honduras: el asesinato de cuatro militantes en menos de un mes tensa el ambiente previo a las elecciones

Contexto NODAL
Este domingo se celebrarán elecciones generales en Honduras. El presidente Juan Orlando Hernández (Partido Nacional) irá por la reelección gracias a un polémico fallo de la Corte Suprema que lo habilitó a presentarse ya que la Constitución lo prohíbe. Otros ocho candidatos buscarán llegar al gobierno, entre los que aparecen con más chances el periodista deportivo Salvador Nasralla (Alianza de Oposición) y Luis Zelaya (Partido Liberal). La Constitución no prevé segunda vuelta, por lo que el candidato que obtenga simple mayoría de votos será electo para los próximos cuatro años. También se elegirán a los tres vicepresidentes, 128 diputados al Congreso, 20 al Parlamento Centroamericano y los 298 alcaldes.

#HondurasDecide: vea el suplemento especial de NODAL sobre las elecciones del domingo


Misteriosas muertes: Cuatro activistas asesinados en Honduras en el mes de las elecciones generales

Autoridades de la Secretaría de Seguridad de Honduras aún no confirman si existe relación alguna en los casos, pero en pleno mes de las elecciones generales ya suman cuatro los crímenes contra miembros activos de partidos políticos.

A un día de que entre en vigencia la ordenanza del desarme general, y a cuatro para que se lleven a cabo los comicios para elegir a las nuevas autoridades del país, son cuatro las familias que hoy lloran la muerte de su ser querido a causa de la violencia.

¿Crímenes políticos?

El pasado 6 de noviembre, el luto y el dolor tocaron la puerta de la familia de Mario Reinieri González, un reconocido activista del Partido Nacional de Honduras, quien perdió la vida a manos de presuntos pandilleros.

Conocido como “Papucho”, González residía en la colonia 21 de Octubre, lugar donde había recibido una serie de amenazas por supuestos miembros de una mara, pero él no tomó con seriedad las advertencias.

Mario González fue vilmente asesinado frente a sus dos hijos menores y a su esposa embarazada, y sobre su cuerpo dejaron un rótulo con la leyenda: “Este es un ejemplo para los que apoyan a JOH”.

14 días más tarde, otro crimen hizo eco en la población hondureña, cuando el lunes 20 de noviembre una líder del Partido Liberal, fue asesinada en la colonia Gonzalo Rivera de la ciudad de La Ceiba.

Se trata de Ilsia Raquel Portillo Guevara de 33 años de edad, quien era activista de uno de los diputados de la zona. Ilsia retornaba de una caravana de su partido cuando fue atacada a balazos por desconocidos, que tras descargar el plomo contra su cuerpo, se dieron a la fuga.

La activista era madre de tres hijos.

Los dos hechos más recientes se registraron el 21 y 22 de noviembre. Cinco días antes de las elecciones generales.

Un dirigente del Partido Libertad y Refundación (Libre) y excandidato a alcalde de La Paz, fue encontrado sin vida al interior de su finca.

Se trata de José Gonzalo Chávez Castillo, excandidato al cargo de edil en las elecciones de 2013. La víctima quedó tirada dentro de su finca “Aguas Termales”, ubicada a pocos kilómetros casco urbano.

José Mario Discua Henríquez, miembro de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, fue asesinado a golpes este miércoles 22 de noviembre en el barrio Santa Lucía de la ciudad de Comayagua, zona central de Honduras.

Discua Henríquez antes era miembro del Partido Anticorrupción (PAC), pero con la salida del presidenciable Salvador Nasralla, había decidido dejar de militar en esa institución.

El Heraldo


Candidatos presidenciables en Honduras coinciden en combate a la corrupción

El combate a la corrupción, la pobreza y el desempleo, y mejores niveles de educación, salud y seguridad centran las promesas de campaña de los tres candidatos con posibilidades de triunfo en las elecciones del domingo en Honduras.

Los derechos de las mujeres también están incluidos en las ofertas de campaña, que un grupo de activistas criticaron ayer por ser propuestas con “bastantes vacíos”, como dijo a Efe la directora del no gubernamental Centro de Estudios de la Mujer, Suyapa Martínez.

De los nueve candidatos presidenciales en carrera, solamente tres tienen opciones de triunfo según diversos sondeos de opinión, no todos confiables.

Son el actual gobernante Juan Orlando Hernández, que busca la reelección con el gobernante Partido Nacional; Salvador Nasralla, de la Alianza de Oposición, uno de los perdedores en los comicios de 2013 con el Partido Anticorrupción (PAC), que él había fundado; y Luis Zelaya, del centenario Partido Liberal.

En general, las promesas electorales son casi una copia fiel de las hechas en las campañas políticas anteriores, desde que el país retornó a la democracia en 1980 cuando los militares, por la presión interna y externa, comenzaron a entregar el poder a los civiles después de haberlo usurpado durante casi 20 años.

En las elecciones del próximo domingo participarán diez partidos políticos, dos de ellos en una Alianza de Oposición.

Los partidos Nacional y Liberal, ambos conservadores y con más de un siglo de historia, han alternado el poder en un bipartidismo que se rompió en el 2013, cuando el segundo en las elecciones fue el Libertad y Refundación (Libre).

Nasralla, quien ya no es parte del PAC, ahora es el candidato de la Alianza de Oposición que conforman Libre y el minoritario Partido Innovación y Unidad-Social Demócrata (PINU-SD).

Hernández ha enfatiza su campaña en que “El cambio ya empezó y debe continuar”, resumiendo los logros que en su opinión ha tenido el país principalmente en seguridad, creación de nuevos empleos y obras de infraestructura.

Su programa de gobierno se basa en siete pilares: “Innovación productiva”, “Acceso al crédito”, “Plataforma artística”, “Educación y salud”, “Seguridad y defensa”, “Economía” y “Honestidad y transparencia”.

El plan de gobierno de Nasralla con la Alianza de Oposición se centra en 17 puntos, comenzando por una “Consulta popular” para convocar a una constituyente; “Combate a la corrupción”, “Médicos y medicinas gratis” y “Educación gratis y universal”.

Se suman “Luz eléctrica y el agua” gratis para los pobres, “Cancelación de cobros por peajes”, “Combustibles más bajos”, “Programa de promoción de la producción agropecuaria”, “Reforma agraria justa” y “Salario mínimo indexado al costo de la canasta básica”, entre otros.

Luis Zelaya promueve un “liberalismo social” y un plan de gobierno con cinco ejes temáticos para sacar adelante a Honduras.

Esos pilares son “Reconstrucción del Estado de derecho y la institucionalidad”, “Seguridad humana”, “Reactivación económica para la generación de empleo”, “Educación, salud y protección social” y un “Gobierno eficiente y tecnológico”.

Cualquiera de los candidatos que gane la Presidencia de Honduras, heredará un país con un crecimiento de al menos un 4,1 % este año, una deuda que llegó ya el 47 % del PIB al cierre de septiembre y una pobreza que afecta a más del 60 % de sus 8,7 millones de habitantes, según fuentes oficiales.

La Prensa


Feministas concluyen que planes de gobierno no incluyen la agenda de la mujer

Organizaciones de mujeres de Honduras concluyeron ayer que los planes de gobierno de los candidatos a la presidencia de la República, con mayores opciones de triunfo, no incluyeron la temática que involucra a las féminas y que éste no pasó de ser más que una propuesta.

Luego de un proceso intenso de diálogos y cabildeos, las mujeres y feministas organizadas en la Plataforma 25 de Noviembre, Coalición Todas y la Tribuna de Mujeres Gladys Lanza, lograron que los aspirantes a la presidencia de Honduras se comprometieran e incorporaran parte de la agenda de las mujeres en sus planes de gobierno.

El proceso de incidencia de decenas de organizaciones de mujeres y feministas comenzó en el mes agosto, cuando se decretó oficialmente abierto el proceso de elecciones 2017. Desde entonces y hasta la fecha, utilizando la herramienta virtual Polétika-H, las mujeres han monitoreado el discurso y el compromiso de Juan Hernández (Partido Nacional) Salvador Nasralla (Alianza de Oposición Contra La Dictadura) y el de Luis Zelaya (Partido Liberal).

Las mujeres han estado incidiendo para que los aspirantes vigilados a través de Polétika-H, incorporen en sus planes de gobierno, la agenda que se construyó y que contiene los siguientes ejes temáticos: 1) violencia contra las mujeres y femicidios, 2) salud sexual y reproductiva, 3) participación política y ciudadana, 4) feminización de la pobreza (acceso a la tierra, crédito y vivienda), 5) derechos indígenas, 6) educación integral, gratuita y laica y 7) fortalecimiento de la institucionalidad y presupuesto con perspectiva de género y equidad.

El proceso de incidencia abrió zonas de discusión que dio como frutos el compromiso de los partidos políticos. El Partido Nacional, para el caso, incluyó propuestas de acción positiva en algunos temas de la agenda de mujeres y feministas: violencia contra las mujeres, feminización de la pobreza, institucionalidad y presupuesto. Sin embargo, presentó fuertes vacíos en los temas educación integral, gratuita, laica y no sexista; salud sexual y reproductiva; participación política y ciudadana de las mujeres y derechos indígenas. Aunque este partido no asumió la agenda en su totalidad, optó por comprometerse a incluir algunos puntos como incluir una línea de crédito exclusiva para mujeres que lleve por nombre CREDIMUJER y otros puntos que, aunque no estaban en la agenda son importantes para las mujeres.

La Alianza de Oposición Contra la Dictadura, por su parte y luego del trabajo de incidencia, que incluye reuniones y discusión con las feministas y mujeres organizadas, tuvo a bien modificar su plan de gobierno e incorporar la agenda de las mujeres en un nuevo capítulo titulado: “Derechos de las Mujeres”. La Alianza de Oposición ha incorporado la mayoría de las demandas de las mujeres en su propuesta de gobierno.

Finalmente, el Partido Liberal presenta mayor fortaleza en las propuestas vinculadas con las demandas de las mujeres en los ejes temáticos de violencia contra las mujeres y femicidios; la feminización de la pobreza, el fortalecimiento de la Institucionalidad y presupuesto, así como participación política y ciudadana. En relación con la agenda, sus déficits notables giran en torno a los temas de salud sexual y salud reproductiva de las mujeres; la educación integral gratuita, laica y no sexista y derechos indígenas.

Las mujeres reconocen que de parte de la Alianza de Oposición hay compromisos con la incorporación de la agenda de las mujeres y feministas a su plan de gobierno, en tanto, por parte de los partidos Liberal y Nacional, hay resultados y compromisos parciales, las mujeres y feministas organizadas no culminan su trabajo en esta etapa. Esperarán los resultados de las elecciones generales del próximo 27 de noviembre, para continuar la incidencia, darle seguimiento a quien resulte ganador y seguir presionando por todos los puntos de la agenda en los diferentes poderes del Estado Legislativo, Ejecutivo y Judicial hasta lograr avances importantes en la solución de la problemática que enfrentan las mujeres en el país.

Finalmente hacen un llamado a las mujeres hondureñas a ejercer un sufragio consciente por los derechos de las mujeres, recordando a las sufragistas que conquistaron el voto en 1955.

Criterio


Sociedad civil llama a vencer la indiferencia en los comicios

El próximo 26 de noviembre los hondureños tendrán la oportunidad de fortalecer la democracia y delegar autoridad sobre los mejores hombres y mujeres para que gobiernen durante los próximos cuatro años.

En eso coinciden los representantes de diversas instituciones de la sociedad civil, quienes también hacen un llamado a la población para que se ejerza el sufragio, a conciencia, por los mejores candidatos y sin importar a qué partido político pertenezcan.

Esta es una elección donde nueve candidatos buscan alcanzar la Presidencia de la República con la mayoría de votos de los 6,046,873 hondureños que están habilitados para ejercer el sufragio, según el padrón electoral, y para elegir a las autoridades que van a gobernar por los próximos cuatro años.

“Es importante la participación de todos y todas, el voto no solo es un derecho sino también una responsabilidad ciudadana, por lo que debemos participar con alegría sin estimular la confrontación, por el contrario, haciendo de esto una gran celebración y un pretexto para hermanarnos”, dijo el pastor Alberto Solórzano, presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH).

“Los hondureños debemos vencer la indiferencia y los miedos sin dar espacio a los quejumbrosos y constructores del desorden. Estos no pueden ponernos la agenda ni someternos a sus caprichos”, detalló.

Garantías

El llamado es similar por parte del sacerdote German Cálix, director de Cáritas de Honduras, pero considera que para que la población pueda salir y llegar a las urnas a ejercer el sufragio, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) “debe dar todas las garantías para que la población esté segura de que vamos a ir a unas elecciones transparentes y eso garantizará que estemos en unas elecciones en paz”.

El TSE tiene que hacer todo su esfuerzo y poner todos sus talentos, de tal manera que la legalidad y sobre todo la libertad en el momento de las votaciones pueda ser garantizada, prosiguió.

“Creemos que tenemos que poner nuestro grano de arena, respetando la pluralidad dentro del país y respetando sobre todo las opciones políticas, porque cada ciudadano es libre en escoger la posición que merece”, explicó Cálix.

“Cada uno de los hondureños debe elegir a conciencia para escoger a aquellas personas que consideremos que son transparentes que van a hacer el bien y que van a preocuparse por la construcción de este país”, detalló el religioso.

Otro de los aspectos que los electores deben conocer es el grado de conciencia que tienen los candidatos del bien común y la dedicación que han tenido para sus comunidades y que puedan garantizar con sus obras que son los candidatos ideales para tener un país diferente.

Ambiente

Migdonia Ayestas, directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), consideró que es importante que no se incite a agresiones ni a discusiones, sino que se construya un ambiente de paz y tranquilidad para que todos los hondureños, independientemente del partido político al que se pertenezcan, “participemos en una verdadera fiesta democrática en todo el país”.

“Debemos pensar que todos somos hondureños y necesitamos seguir conviviendo porque todos queremos un país mejor y por lo tanto es importante acudir para elegir a los mejores hombres y mujeres, y de esa manera construir un mejor país”.

En tanto, José María Díaz, presidente del Colegio de Abogados de Honduras (CAH), demanda a los hondureños que acudan a las urnas porque “vamos a tener una verdadera fiesta cívica democrática”.

“La fuerza pública y el Ejército están desplazados para darle seguridad a todos los ciudadanos hondureños y que se dediquen a ejercer el sufragio este domingo 26 de noviembre”, agregó.

“Todos los hondureños debemos estar listos para elegir a nuestras autoridades y no permitir que otros decidan por nosotros, sino elegir a los que han presentado las mejores propuestas de gobierno”, dijo.

El reverendo Mario Fumero es del criterio que “el derecho de votar es un privilegio y una obligación, porque a través del voto nosotros escogemos al gobierno que queremos”.

“El quedarse callado y apartado y no ejercer el sufragio significa dejarle el campo abierto a que otros lo hagan.

Hay que recordar que la democracia se fortalece con las elecciones. La elección fortalece al sistema y la participación ciudadana establece las bases de una sociedad estable”, detalló Fumero.

El religioso considera que “lo que hace fuerte a un gobierno es la participación ciudadana en las elecciones y no podemos desperdiciar esta oportunidad de elegir las mejores autoridades, por lo que debemos participar con conciencia, razonando el voto”.

El Heraldo