Argentina: a ocho días de la desaparición del submarino, el vocero de la Armada confirma que hubo una explosión y se busca hundido

La Armada confirma que hubo una explosión y se busca hundido al submarino

El vocero de la Armada Argentina, Enrique Balbi, confirmó que se dio una explosión en la zona donde estaba el submarino ARA San Juan. Se recibió la información a través del embajador argentino en Austria de que “hubo un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión”.

Balbi explicó que los datos que envió el diplomático “coinciden con la información de Estados Unidos y agencia de otros países”, que reportan que el miércoles (de la semana pasada) a las 10.31 “habían detectado una anomalía hidroacústica”. Sin embargo, evitó dar mayores precisiones y añadió: “Seguimos buscando al submarino y a los 44 tripulantes”.

Al mismo tiempo, el vocero añadió que los familiares de la tripulación ya fueron informados. “Hasta tanto no haya una certeza y una evidencia, la búsqueda continúa con todos los medios”, sentenció.

“Académicamente se habla de una implosión pero no se descarta que se puedan hallar materiales en la superficie, por eso aprovechamos las embarcaciones que están en zona para seguir buscando rastros”, amplió el representante de la Armada. El vocero anunció además que el próximo parte será a las 19, al tiempo que aclaró: “No podemos afirmar ninguna conclusión”.

A ocho días de la desaparición del submarino “ARA San Juan”, el amplio operativo internacional de búsqueda se centra en la zona del último contacto.

El operativo de búsqueda y rescate dispuesto por la Armada es apoyado por al menos 12 países. La búsqueda del San Juan se inició el miércoles pasado luego de la última comunicación recibida desde el submarino en la que informaba una avería en sus baterías y que emprendía regreso hacia su base en Mar del Plata, luego de haber partido desde Ushuaia.

En tanto, los familiares de los tripulantes permanecen en la base naval de Mar del Plata a la espera de novedades apoyados y contenidos por psicólogos, psiquiatras y médicos clínicos.

El San Juan zarpó el 13 de noviembre desde la Base Naval Ushuaia con destino a la Base Naval Mar del Plata. El 25 de noviembre a las 7:30 se registró la última comunicación del navío desde el golfo San Jorge, a unos 432 kilómetros de la costa. Un día después, al estimarse que la nave tenía un problema de comunicación, se activó un operativo de búsqueda con dos naves de superficie de la Armada Argentina equipadas con sonar y dos aviones.

A partir de allí se amplió la búsqueda por tierra, agua y aire con naves puestas a disposición desde diferentes países. El operativo cubrió un área de casi 500.000 km2, sin mantener comunicaciones con el submarino ni tampoco señales de pedido de socorro.

“Recibimos siete señales de llamadas satelitales que provendrían del submarino San Juan. Estamos trabajando arduamente para localizarlo y transmitimos la esperanza a las familias de los 44 tripulantes: que en breve puedan tenerlos en sus hogares”, escribió la noche del sábado el ministro de Defensa, Oscar Aguad, por la red social Twitter. Poco después, Balbi informó que estaba descartado que esos intentos de comunicación fueran del teléfono satelital del submarino.

Mientras tanto, un operativo de alerta preventiva se organizó en hospitales de Comodoro Rivadavia, previendo el posible traslado de los 44 tripulantes.

Ayer, la Armada informó sobre “una anomalía hidroacústica que se supo que fue el miércoles por la mañana (día del último contacto), a 30 millas al norte, que coincide con el último posicionamiento del submarino”. Tras la confirmación de ese “ruido”, se decidió enviar a la zona unidades de superficie que arribaran al punto exacto.

Durante los días de búsqueda, el presidente Mauricio Macri, en su condición de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, se reunió con Aguad, y con los altos mandos militares para interiorizarse sobre el operativo. Además, Macri se reunió durante aproximadamente media hora con los familiares de los oficiales que cumplían funciones en el submarino. El mandatario había afirmado que “seguimos haciendo todo lo posible, desplegando todos los medios nacionales e internacionales disponibles para encontrarlos lo antes posible”.

Por su parte, representantes eclesiásticos invitaron a los fieles a unirse en oración, en las horas dramáticas por el ARA San Juan. Así, los obispos presiden misas en las catedrales, en las que elevan plegarias para pedir por las personas que viajaban en el navío, sus familiares y quienes participan en el operativo de búsqueda.

Ámbito Financiero


Macri, increpado por los familiares

Los familiares de la tripulación del ARA San Juan, perdido desde hace ocho días y con las horas contadas por la reserva de oxígeno, criticaron a la Armada Argentina por la demora en la aplicación del protocolo de búsqueda. “Si hubiesen aceptado la ayuda internacional apenas se supo la comunicación, ya los habrían encontrado”, afirmó Federico Ibañez, hermano de Cristian, un radarista del submarino. Además, los parientes increparon al presidente Mauricio Macri cuando el lunes pasado interrumpió su descanso en Chapadmalal y viajó a Mar del Plata para saludar a los familiares.

“La angustia de vivir en la incertidumbre es lo peor. Esperamos un milagro, que nuestro hermano aparezca junto con todos sus compañeros de la tripulación, pero también siento que estoy esperando un velorio y no quiero”, relató Elena, la otra hermana del cabo principal del ARA San Juan, Cristian Ibañez. Pero, para los dos familiares, que todavía no haya noticias del estado de los 44 tripulantes se explica más por el accionar de los altos mandos de la Marina que por un accidente. “Desde que nos dijeron que había desaparecido afirmaron que, por protocolo, el submarino debía estar en superficie, pero es sólo una suposición. Si están buscando un submarino y no un barco, ¿por qué no lo buscaron desde un primer momento bajo el agua?”, cuestionaron.

Otra de las críticas que esgrimieron los dos hermanos (quienes tuvieron el último contacto con el radarista once días atrás, cuando el submarino zarpó desde Ushuaia) fue la “demora” de la Armada en el auxilio de otros países. “Si hubiesen aceptado la ayuda apenas se supo la comunicación. Perdieron el tiempo por seguir el protocolo. Desde un principio tendrían que haber aceptado la ayuda que no hay acá”, comentó Federico Ibañez. El capitán de navío de la Armada en Mar del Plata, Gabriel Galeazzi, salió al cruce de aquella acusación: “la ayuda internacional fue aceptada de inmediato y todos los buques de investigación científica zarparon hacia la zona”.

Los familiares, asistidos por un grupo de profesionales desde que se informó la desaparición, también apuntaron contra el Gobierno nacional. El lunes pasado, en la base naval de Mar del Plata, parientes de los 44 tripulantes recibieron la visita presidencial, quien había suspendido su descanso de fin de semana largo en Chapadmalal para seguir de cerca las tareas de rescate y, además, ponerse en contacto con los familiares. Las imágenes de ese encuentro se difundieron a los pocos minutos. Pero ayer, en cambio, se conoció un video que aclaró algunos detalles. “¿Por qué en vez de gastar en otras cuestiones no gastan en algo verdaderamente importante como es la vida de todos nuestros familiares y reparan el submarino’’. Es prácticamente un suicidio viajar en algo que es viejísimo”, remarcó la mujer de un marino y agregó: “¿no pueden invertir presupuesto estatal en hacer algo por comprar un submarino nuevo y evitar esto? ¿Tiene que morir alguien para cambiar? Por más que el desenlace sea el mejor, es jugar con la vida de nuestros familiares”.

En el video también se observa la respuesta de Macri al interrogatorio. “Sin ser experto en el tema, estoy seguro, porque además hay altos jefes en el submarino, no solamente tu marido y el personal que trabaja y es parte de la fuerza, también hay altos mandos. Están todos y están convencidos de que el submarino estaba en condiciones, más allá de la antigüedad del submarino”. “Si está bien mantenido, no importa la cantidad de años”, completó el presidente, un tanto incómodo.

Página 12


Putin llamó a Macri y Rusia se suma a la búsqueda

El llamado sorprendió y mucho en la Casa Rosada. Del otro lado de la línea telefónica, el mismísimo presidente de Rusia, Vladimir Putin, pidió hablar con Mauricio Macri para solidarizarse primero con el dramático momento que vive el país por la desaparición del ARAS San Juan, y para ofrecer ayuda y participar de la búsqueda.

No fueron pocos quienes recordaron que hace 17 años, cuando Putin llevaba sólo tres meses como presidente de Rusia, no aceptó ayuda internacional cuando explotó el submarino nuclear Kursk, que dejó un saldo de 118 muertos.

La información oficial brindada por Cancillería asegura que Putin puso a disposición un buque oceanográfico de alta complejidad para que se sume al operativo. Y que Argentina aceptó la colaboración, dejando en manos de los ministros de Defensa de ambos países la implementación de la ayuda.

De esta manera, ya son 13 los países que participan de los desesperados operativos para dar con el submarino perdido desde el miércoles pasado.

Tiempo Argentino


Trump sobre el ARA San Juan: “Que Dios esté con los tripulantes y con el pueblo argentino”

El presidente de los EEUU Donald Trump se refirió en su cuenta de Twitter a la angustiante situación del submarino ARA San Juan, desaparecido desde hace una semana, y pidió “que dios esté con los tripulantes y con todo el pueblo argentino”.

Tal como es costumbre, el mandatario estadounidense utilizó sus redes sociales para enviar mensajes políticos y, en esta ocasión, abordó la situación del navío argentino del que hace siete días no se tiene novedad.

Los EEUU están implicados de lleno en el tema ya que colaboran en la búsqueda con distinto equipamiento que incluye buques y aviones de su fuerza de Marina. “Desde hace un tiempo que di la orden de ayudar a la Argentina con la búsqueda y el rescate del submarino perdido”, expresó Trump.

Además, escribió que “hay 45 personas abordo y sin mucho tiempo restante”, pese a que en realidad los tripulantes del submarino son 44, según informaron las autoridades argentinas.

Ámbito Financiero