Ofensiva contra Venezuela: la UE aprueba un embargo de armas y un marco legal para sancionar a funcionarios

La UE aprueba un embargo de armas a Venezuela que puedan usarse para “represión interna”

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) han respaldado este lunes las sanciones a Venezuela, como un embargo de armas y de material que puedan utilizarse para la “represión interna”, así como un marco legal para imponer sanciones a los dirigentes si fuera necesario en el plazo de un año, aunque este periodo podría ser prorrogado.

“Además de los esfuerzos políticos y diplomáticos para apoyar una salida pacífica negociada a la crisis política, el Consejo ha decidido por unanimidad adoptar medidas restrictivas, subrayando su preocupación por la situación en el país”, anunciaron los ministros de los Veintiocho en un comunicado.

Estas medidas se utilizarán de “manera gradual y flexible” y podrán ampliarse más adelante para aplicarlas de manera individual a quienes participan en la vulneración de los principios democráticos y del Estado de derecho y a la violación de los Derechos Humanos.

Para ello, el Consejo ha dado luz verde a la base legal para crear una lista de personas sancionadas a las que congelaría sus bienes o prohibiría entrar en territorio comunitario, pero que por el momento no cuenta con ningún integrante. Fuentes europeas han reconocido que se baraja el nombre para esa lista, sin dar más precisiones, aunque por el momento se trata de esperar a ver si el embargo de armas y de material que pueda utilizarse en la represión surten efecto y fomentan la vuelta al diálogo entre el Gobierno y la oposición.

Los ministros han puntualizado, asimismo, que podrán dar marcha atrás a las sanciones “en función de la evolución de la situación en el país”. Se refirieron, en particular, a la celebración de negociaciones “creíbles y significativas”, al respeto a las instituciones democráticas, a la adopción de un calendario electoral completo y a la liberación de todos los prisioneros políticos.

En el mismo contexto, han hecho hincapié en que estas medidas restrictivas “no han sido diseñadas para perjudicar a la población venezolana”, cuya apurada situación “la UE quiere aliviar”.

A algunos países les hubiera gustado ir “un poco más rápido” para imponer sanciones, que necesitan aprobarse por unanimidad, aunque admiten que “hay diferencias de opinión” entre los Veintiocho sobre “si hay que empezar” sancionando a los “máximos” dirigentes o a un nivel de responsabilidad medio, una discusión que todavía no han mantenido de manera “formal”.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha expresado su apoyo a este embargo: “Las sanciones contra el Gobierno de Venezuela son la decisión correcta y llevan al camino hacia la democracia”, ha señalado Tajani en Twitter. En referencia a la institución que él mismo preside, ha añadido que “el Parlamento Europeo ha sido el primero en pedirlas y seguirá apoyando al pueblo de Venezuela”.

España defiende la medida

España ha sido el país que más ha empujado a favor de avanzar en sanciones individuales a responsables de la crisis en Venezuela, mientras que los más recelosos han sido Grecia y Portugal. Francia también rechazó esta posibilidad en agosto, para tratar de primar la vía de la mediación, aunque desde entonces ha cambiado de opinión.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, ha defendido este lunes la adopción de sanciones contra Venezuela como un incentivo para lograr una solución “pacífica y dialogada” entre Gobierno y oposición a la crisis que vive el país.

“Como siempre, todo lo que hacemos está orientado a incentivar la celebración del diálogo entre el Gobierno y la oposición”, ha declarado Dastis a la prensa en Bruselas, poco antes de que los ministros de Exteriores de la UE adoptaran este marco.

El objetivo de los pasos que está dando la Unión Europea, ha añadido el jefe de la diplomacia española, es facilitar una solución “pacífica, democrática y dialogada” que acabe con la situación que se vive en Venezuela.

Las empresas españolas vendieron material de defensa a empresas públicas del Gobierno de Nicolás Maduro en 2016, por valor de 2,6 millones de euros. En concreto, repuestos y partes para la modernización de vehículos blindados, partes, piezas y herramientas para una avioneta y ‘software’ de simulación de un radar.

De esa cantidad, 1,4 millones corresponden a elementos tales como equipos de protección y detección como trajes, guantes y calzados, dosímetros personales o fluoruros, sulfatos, cianuros y derivados halogenados. Y otros 1,1 millones a equipos de telecomunicaciones y seguridad de la información.


Comunicado del Consejo de la UE sobre las sanciones impuestas a Venezuela


Embajadora venezolana en Bruselas lamenta posibles sanciones de UE

La embajadora venezolana en Bruselas, Claudia Salerno, criticó las inminentes sanciones de la Unión Europea (UE) contra el país, al considerar que los europeos “se pliegan” al llamado de Estados Unidos a días de reanudarse las negociaciones entre Gobierno y oposición.

“La UE está plegándose al llamado del jefe del imperio”, aseguró a la agencia de noticias AFP, Salerno, en referencia al mandatario estadounidense Donald Trump, quien el 26 de septiembre urgió al bloque europeo a adoptar sanciones tras reunirse con su par español, Mariano Rajoy.

La responsable venezolana ante la UE subrayó que, “no hay manera de vender una sanción como un acto amistoso que busca contribuir al bienestar de la población”. Al mismo tiempo, lamentó el momento escogido por la UE para “enviar sanciones”, ya que según ella el país está enviando “señales positivas” con la reanudación del diálogo en República Dominicana.

Calificó las sanciones como inciativas “de orden ideológico”. Además, alegó que tanto la UE como Estados Unidos intentan “presionar al gobierno venezolano”, por lo que resaltó que “Venezuela es una víctima, pero no somos un país indefenso”.

Con respecto a la reanudación de conversaciones entre Gobierno y oposición para el próximo miércoles, 15 de noviembre, espera que los cancilleres “revisen su posición” para dar “una oportunidad al diálogo”.

Salerno aseguró que las sanciones “son etéreas”, ya que Venezuela “no tiene dependencia” de las armas o el material electrónico susceptible de ser utilizado para reprimir internamente, a los que la UE tiene previsto imponer un embargo.

Además, los europeos adoptarán un marco jurídico sobre medidas restrictivas, como congelación de bienes o prohibición de visados, contra personas y organizaciones implicadas en la represión en este país sumido en una crisis política y económica, si bien esta lista negra se mantendrá vacía por el momento.

A diferencia de la UE, Estados Unidos y Canadá han adoptado medidas financieras contra el presidente de la República, Nicolás Maduro y varios de sus funcionarios, pero Washington ha ido más allá, al prohibir a sus ciudadanos y empresas negociar deuda emitida por el gobierno venezolano y su estatal petrolera Pdvsa.

“Sabemos que nuestro pueblo está muy tocado por las sanciones económicas, comerciales y financieras de Trump”, reconoció la embajadora venezolana ante la UE en un momento en que su país se encuentra al borde del default, si bien precisó que no cederán “ante presiones extranjeras”.

El Universal