Ecuador: Interpol rechazó el pedido de detención emitido por el gobierno contra Rafael Correa

Revés internacional para el Lawfare: INTERPOL rechaza pedido de Ecuador contra Rafael Correa

La Corte Nacional de Justicia de Ecuador fue notificada este miércoles, a las 10:35 (hora local), por la Policía Internacional (Interpol) sobre el rechazo al pedido de las autoridades judiciales del país suramericano para que se emita una orden de difusión roja en contra del expresidente Rafael Correa (actualmente residente en Bélgica).

El documento señala que “tras haber examinado detenidamente todos los elementos concernientes a la situación jurídica del Solicitante, la información disponible a la Comisión reveló que la retención de los datos en el Sistema de Información de Interpol no era compatible con la obligación de Interpol de Asegurar la efectiva cooperación entre autoridades policiales dentro del marco de “respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos (art. 2 de los Estatutos de Interpol)”.

El 21 de octubre, una fuente que solicitó la reserva informó a ElEstado.net sobre la resolución de la Interpol. Según esta fuente, la petición de Ecuador fue rechazada al considera que existirían implicación políticas en el juicio por presunto plagio contra el político Fernando Balda.

La decisión de la organización internacional significa un verdadero revés para el sistema de justicia ecuatoriano y confirmarían los argumentos del expresidente Rafael Correa y su defensa, en el sentido de que el juicio contra el exjefe de Estado se trata de un sainete y una persecución política encabezada por desde la más alta instancia del gobierno en complicidad con la Fiscalía.

El fiscal Paúl Pérez Reina, que llevó adelante el caso, presentó su renuncia el 14 de noviembre alegando temas personales. El pasado 1 de diciembre, la fiscal encargada, Ruth Palacios inició una investigación contra Pérez Reina por el presunto delito de usurpación de funciones.

El abogado ecuatoriano, Eduardo Franco Loor dijo a ElEstado.net que la resolución de Interpol es correcta pues, el artículo 3 de su Estatuto es claro y señala que la institución no avala temas políticos.

Es claro que el caso Balda no reúne estándares de legalidad penal sino que es una persecución política antidemocrática contra el expresidente, orquestado por el gobierno de Lenín Moreno y en contubernio con jueces de la Corte Nacional“, comentó Loor.

Lawfare

La Interpol habría basado su decisión en la falta de coherencia de las acusaciones, la evidencia contundente (adjuntada al expediente) sobre la interferencia en las funciones, por el nombramiento irregular del Fiscal, las entrevistas y declaraciones del presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, Julio César Trujillo, y la propia actitud del gobierno de Lenín Moreno, reseñó la fuente.

El juicio contra Correa se inició por la denuncia de Fernando Balda, un político cercano al expresidente colombiano, Álvaro Uribe, por un fugaz secuestro en Bogotá, en 2012. Balda señala a Correa (quien gobernó Ecuador entre enero de 2007 y mayo de 2017) de ser el autor intelectual del confuso suceso.

Los testigos estrella del caso son dos exagentes de inteligencia quienes se acogieron al mecanismo de cooperación eficaz. Rafael Correa ha denunciado que el caso se trata de una persecución política-judicial.

El Estado


Rafael Correa: ‘Decisión de Interpol es una humillación para la justicia de Ecuador’

Tras conocer la noticia de que la Interpol rechazó el pedido de la jueza ecuatoriana Daniella Camacho para que se emita una orden de difusión roja en su contra, el expresidente Rafael Correa dijo que lo había tomado con mucha calma, que ya conocía cuál era la resolución del organismo internacional que le da “toda la razón” en el sentido de que el juicio por presunto plagio contra el político Fernando Balda se trata de persecución política.

“Lo que se hizo en Ecuador fue toda una cantinflada, un sainete (una farsa), la humillación nuevamente para la justicia, para el propio país, lo cual me desgarra el alma, pero si hubiera dignidad tendría que renunciar la jueza; el fiscal tendría que irse preso, la Corte tendría que ser sancionada, pero sabemos que nada de eso va a pasar”, sostuvo el expresidente en entrevista exclusiva con ElEstado.net.

Rafael Correa, que tiene abiertas 15 causas judiciales en Ecuador por los motivos más diversos lo que considera persecución judicial, reveló que él conoció con anticipación la resolución de la Interpol, que fue “muy dura”. La Comisión que evaluó su caso estuvo conformada por representantes de cinco países y se tomó de manera unánime, indicó.

Considera que esta decisión tan contundente”nos abre muchísimas puertas a nivel internacional”, a nivel de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, tribunales de justicia internacionales, etc.

En la comunicación oficial remitida por la Interpol a la Corte de Justicia de Ecuador se argumenta que “la retención de datos en el Sistema de Información no era compatible con la obligación de asegurar la efectiva cooperación entre autoridades policiales dentro del marco de respeto a la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

La lectura que el expresidente Rafael Correa da a esa información -de lenguaje técnico- es que la Interpol no confía en el sistema de justicia ecuatoriano, que lo que ha existido es una persecución política, “una payasada”.

“Ahí lo dice claramente: esto es un atentado a los derechos humanos, en un estado de derecho no podría existir un caso tan cantinflesco de un país sin Corte Constitucional, con un Consejo de Participación Ciudadana transitorio; un Consejo de la Judicatura repleto de enemigos míos, donde el presidente del Consejo transitorio –que elige al Consejo de la Judicatura- a cada rato me insulta; un fiscal inconstitucionalmente nombrado”, citó el exmandatario.

En este sentido, enfatizó que ninguna institución seria a nivel mundial va a tomar en serio al país.

Pese a todo, Rafael Correa no confía en que este golpe internacional que ha recibido la “justicia” ecuatoriana, y por extensión el gobierno y el Estado como tal, pueda cambiar la situación de persecución por la que atraviesa él como expresidente, y los legisladores y exfuncionarios de su gobierno.

“Hace rato que no hay estado de derecho sino que lo justifica cierta prensa. Todo eso va a cambiar cuando cambie la situación política. El pueblo ecuatoriano debe reaccionar, derrotarlos en las próximas elecciones, llamar a muerte cruzada y recuperar la patria, que se nos la están llevando en peso”, subrayó.

En la entrevista con ElEstado.net, el expresidente Rafael Correa da detalles sobre las verdades a medias y otros aspectos que configurarían en fraude procesal del denominado caso Balda (ver video adjunto).

El Estado

VOLVER