Concluye 1ª Conferencia de Reparación del Caribe sobre el reclamo a Europa por la esclavitud

Representantes de gobiernos, de la sociedad civil e instituciones académicas caribeñas concluyen hoy en esta capital una reunión para trazar estrategias con el fin de exigir compensaciones económicas y morales a las antiguas metrópolis.

La Conferencia Regional de Reparaciones, iniciada el domingo, fue organizada por el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, un férreo crítico de la esclavitud y la explotación a que fueron sometidas las islas de la región.

Al inaugurar el foro, Gonsalves negó que el objetivo sea enfrentar a las potencias coloniales, por el contrario, dijo, necesitamos a los europeos para impulsar este proyecto.

En ese sentido, llamó a los jefes de gobierno y de Estado de la región a abordar el tema en el nuevo período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, que comienza este martes.

La cita forma parte del plan de acción elaborado por los líderes de la Comunidad del Caribe (Caricom), quienes durante la XXXIV cumbre de la organización, celebrada en julio último en Trinidad y Tobago, dieron luz verde a la formación de un grupo regional para iniciar las reclamaciones.

Ese foro coordinará a los grupos de reparaciones que se formarán en cada estado miembro de la Caricom.

Entre los participantes al evento se encuentran los profesores universitarios Hilary Beckles y Verene Pastor, así como el cantante de reggae jamaicano Bunny Wailer.

Durante las últimas semanas numerosas personalidades caribeñas respaldaron el plan, entre ellas la presidente de la Comisión Nacional de Reparación de Jamaica, Verene Shepherd, quien afirmó que existe una relación entre la pobreza y la explotación cometida por las exmetrópolis.

En similar sentido se pronunciaron el profesor de filosofía política de Universidad de las Antillas (UWI) Hutton Clinton, el legislador jamaicano Mike Henry, y Ronald Sanders, investigador del Instituto de Estudios de la Commonwealth.

A la campaña regional se sumó la sede de la UWI en Jamaica con un curso sobre la justificación y la necesidad de indemnizaciones.

Como parte de su estrategia, la Caricom contrató a la firma británica Leigh Day & Co para que la represente.

Ese bufete ganó una querella que obligó a Londres a pagar más de 20 millones de dólares de compensación a cientos de kenianos torturados durante su lucha por la liberación de Kenya, durante la llamada rebelión de los Mau Mau, entre 1952 y 1960.

 

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=1866491&Itemid=1