“El gobierno de la Unidad Popular quebrantó la unidad y el estado de derecho. Esta situación fue creando un caos político, económico y social que afectó el futuro de nuestra nación” – Sebastián Piñera, presidente chileno

Dos actos con una hora de diferencia se realizaron esta mañana para conmemorar los 40 años del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, en los que se recordó a las víctimas del régimen militar y se llamó a la unidad, entre otras cosas.

El primero, organizado por la Nueva Mayoría, se realizó en el Museo de la Memoria, siendo la principal oradora la candidata y ex presidenta, Michelle Bachelet, mientras que en el segundo, organizado por el gobierno y realizado en La Moneda, tuvo al Presidente Sebastián Piñera como protagonista. Revisa a continuación las frases que marcaron ambos discursos.

DISCURSO DE MICHELLE BACHELET
“Esta mañana somos una multitud porque conmemorando con nosotros están todos a los que recordamos, todos los que no han partido ni partirán jamás, ellas y ellos son los primeros invitados, y es por ellos y ellas que mantenemos viva la antorcha de la memoria”

“Hoy Chile está en condiciones de mirar a los ojos su realidad pasada, reconociendo responsabilidades. Esa mirada no puede estar desprovista de verdad y justicia, porque no existe reconciliación que se construya sobre la ausencia de verdad, de justicia y de duelo”.

“Es justo decir que si se hubiesen construido acuerdos mínimos en torno a lo fundamental de la democracia, todo sería distinto, es justo decir que cuando la política fracasa, fracasamos todos”

“Lo que no es justo es hablar del Golpe de Estado como un destino fatal e inevitable. No es justo decir que venía la guerra civil, porque para dar continuidad a la democracia se requería más democracia, no un golpe”.

“Hay un abismo moral entre dictadura y democracia, la violación de los derechos humanos no es justificables y es responsabilidad de quienes lo cometieron y de quienes lo justificaron, y es justo y es legítimo que las percepciones de lo ocurrido sean diferentes”

“Chile no supo sopesar el cambio que significaba pasar de una democracia represiva a una democracia amplia, el pueblo pasó a organizarse de manera espontánea”.

“Hoy vivimos un momento que demanda que nuestra democracia se amplíe y se adapte a los tiempos, una ciudadanía crítica y conciente de sus derechos, para esa ciudadanía votar para cuatro años se torna insuficiente y está bien que así sea”.

“Es hora de confiar más en la gente y abriendo cauces para que se exprese de manera cada vez más periodica, más amplia, debemos tener una democracia cada vez más representativa y cada vez más participativa”.

“Para que este sistema funcione hace falta lo que algunos llaman el espíritu democrático, el que tuvieron Aylwin, Frei y Lagos, es el espíritu que debemos a todos nuestros compatriotas que dieron su vida por la libertad y los derechos en nuestro país, el quiebre democrático fue el quiebre de un proceso que no supo adaptarse”.

“La memoria permite que pasemos del dolor a la sentencia del nunca jamás, es la memoria la que permite comprender el pasado”.

“Hoy podemos construir todos juntos las condiciones políticas que aseguran que en Chile nunca más volveremos a olvidarnos de la premisa básica de cuidarnos unos a otros”.

“Hoy las nuevas generaciones esperan de nosotras mucho más que gestos, las nuevas generaciones esperan hechos”.

DISCURSO DE SEBASTIAN PIÑERA
“Los momentos traumáticos de los países son como las heridas de los seres humanos, no es bueno ignorarlas ni taparlas porque así nunca cicatrizan, tampoco es bueno urgar permanentemente en ellas, lo que debermos hacer es asumirlas, limpiarlas, curarlas y permitir así que sanen”.

“Cuando miles de compatriotas sufren violaciones de los derechos humanos, no existen soluciones que puedan reparar todo el dolor y el daño causado, desgraciadamente no podemos resucitar a los muertos y recuperar a los desaparecidos, pero sí podemos y debemos hacer lo que esté en nuestro alcance para aliviar ese dolor y sufrimiento en materia de verdad, justicia, reparaciones y reconciliación”.

“El 11 de septiembre de 1973 un volento Golpe de Estado puso término al gobierno de la Unidad Popular, eso no fue algo súbito, intespestivo ni sorpresivo, sabemos que fue el desenlace previsible, aunque no por ello inevitable de una larga agonía de los valores republicanos, de un grave resquebrajamiento de nuestro estado de derecho”.

“El gobierno de la Unidad Popular quebró la unidad y el estado de derecho de nuestro país (…) esta situación de resquebrajamiento de nuestra democracia y estado de derecho unido a malas políticas públicas fue creando un caos político, económico y social que afectó el futuro de nuestra nación”.

“El quiebre de la demcoracia en 1973 significó el fracaso de toda una generación que no quiso, no supo o no pudo proteger nuestra democracia. Eso no significa que todos sean responsables y que esas responsabilidades sean equivalentes, pero sí que fueron compartidas”.

“Algunos quisieran creer que toda la responsabilidad recae en quienes cometieron u ordenaron cometer esas violaciones de los derechos humanos, lo que es correcto en la responsabilidad penal, pero que es insuficiente ante otras responsabilidades”.

“A muchos de nosotros que pudimos haber hecho más por los derechos humanos nos alcanza una cuota de responsabilidad. Si pudiésemos volver atrás la historia la inmensa mayoría de los actores de esa época se comportaría de manera distinta y mejor antes, durante y después del 11 de septiembre de 1973”.

“Con respecto a las violaciones a los derechos humanos hay que ser categórico, ninguno de los hechos, causas, errores o responsabilidades que condujeron al quiebre de nuestra democracia justifica los graves atropellos a la vida e integridad de las personas que ocurrieron con posterioridad”.

“Es necesario reconocer la actitud valiente de tantas personas e instituciones que levantaron su voz y ejercieron una labor en defensa de los derechos humanos”.

“Aún en situaciones extremas de quiebre institucional existen normas morales y jurídicas que deben ser siempre respetadas por todos, civiles y militares, y en consecuencia fenómenos como la tortura, el terrorismo nunca pueden ser justificados sin caer en un grave y profundo vacío moral”.

“La verdad y la justicia son necesarias para la paz y la reconciliación, por ello debemos seguir avanzando en la búsqueda de mayor verdad y justicia y quienes tengan información tienen la labor moral de revelarla”.

“No podemos permitir que las viejas generaciones traspasen a las nuevas generaciones sus divisiones, sus odios y sus enfrentamientos, no podemos permitir que esos odios terminen por envenenar las mentes de las generaciones futuras”.

“Quisiera terminar invitando a todos nuestros compatriotas a conmemorar en forma pacífica este 40 aniversario del golpe miltar del 11 de septiembre de 1973, y hacerlo con un sentido de unidad y futuro, en la unidad esta la raíz de nuestra fortaleza”.

http://www.latercera.com/noticia/politica/2013/09/674-541826-9-las-frases-que-marcaron-los-actos-de-conmemoracion-del-golpe-de-estado.shtml