Guatemala: conmemoraron el centenario del nacimiento de Jacobo Árbenz

Familiares del Presidente derrocado en 1954 visitaron el país para apoyar la recuperación de la figura del “Coronel de la Primavera”.

Recuperar la figura y los proyectos políticos del expresidente Juan Jacobo Árbenz Guzmán (1913-2013) fue la principal reivindicación de la conmemoración del centenario del nacimiento del Coronel de la Primavera o el Soldado del Pueblo (1951-1954) ayer en el Cementerio General, donde se conmemoraron los cien años de su nacimiento.

 

Esta iniciativa, auspiciada por la Comisión Nacional Organizadora del Centenario y organizada por la Universidad de San Carlos, la Facultad Latinoamérica de Ciencias Sociales (Flacso), entre otros, contó con la presencia de miembros de la familia Árbenz, residente la mayoría en Costa Rica: su hijo Juan Jacobo, sus nietos Jonathan Jacobo, de 19 años, y Claudia, de 41 años, y una bisnieta, Fiorella de 20 años (hija de Claudia).

 

 

Juan Jacobo aclaró que su padre nunca fue comunista y que solo pretendía modernizar al país. Él tenía siete años cuando cayeron las bombas de los aviones que sirvieron para expulsar a su padre de la presidencia, y narró que el destierro “fue tremendo por la persecución de la CIA (Agencia Central de Inteligencia)”. Añadió que esa parte de la historia fue negada hasta que se desclasificaron los documentos de la CIA en 2003.

 

“Es nuestra obligación enseñarle a las nuevas generaciones lo que sucedió, porque los hechos fueron tergiversados por los estadounidenses”, resumió su nieta Claudia, quien rescata la memoria de su abuelo en Estados Unidos.

 

Ella dijo que “no odia a los gringos” sino a las “políticas para los países extranjeros” como la que derrocó a su abuelo, y originó el perdón que pidió el expresidente Bill Clinton a Guatemala en 1999.

 

Una de las iniciativas que impulsa Claudia es la página de Internet www.springguatemala.org donde recolectan firmas para solicitarle al presidente Barack Obama una disculpa pública a la familia Árbenz.

 

“Que se sepa la verdad sobre él y lo que hizo”, pidió Claudia, alabando el papel de su abuela María Vilanova, “el pilar de la familia” que la sostuvo durante el exilio.

 

Jonathan Jacobo dijo estar orgulloso de llevar el apellido de un nombre tan importante e instó a informarse de lo que realmente pasó en el derrocamiento del 27 de junio de 1954. Relató cómo su padre le ha platicado sobre el sufrimiento que llevó en su niñez cuando vivió en varios países exiliado.

 

Claudia recordó que fueron tachados de comunistas y obligados a pedir asilo en países como Francia, Suiza, Uruguay, Checoslovaquia, Cuba, México, hasta llegar a El Salvador y luego a Costa Rica.

 

La hija de Claudia, Fiorella Cortez Árbenz, quien estudia psicología y planea especializarse en atención a niños discapacitados, recomendó a los jóvenes leer la historia para conocer la figura de su bisabuelo, ya que no se ha apreciado lo que hizo por el país.

 

Alenka Barrera, de la comisión organizadora, recordó los programas y proyectos que impulsó el ex Presidente durante su mandato, como la Reforma Agraria, la carretera al Atlántico, el Banco Agrario y la construcción de la hidroeléctrica Jurún Marinalá, con hincapié en el necesario “rescate de la memoria histórica para transmitir su legado”.

 

Compensación

> En mayo de 2011 fue compensada la familia Árbenz, luego de la expropiación de la finca El Cajón en 1954,. Un acuerdo gubernativo en 2011 nombró la carretera al Atlántico como Jacobo Árbenz Guzmán..

 

5
mil fotografías y documentos, entre recortes, discursos, fotografías resguarda la familia Árbenz. Entre ellas cartas con Miguel Ángel Asturias y Pablo Neruda.