Nicaragua: marcha contra las reformas a la Ley de Violencia Contra las Mujeres

El Movimiento María Elena Cuadra volvió a promover ayer una marcha frente a la Asamblea Nacional para rechazar las reformas a la Ley 779, Contra la Violencia Hacia las Mujeres, por considerar que la mediación representa impunidad.

“Es claro que el presidente (inconstitucional) de este país es el que está dando la orden para que nuestros derechos sean mediados”, sostuvo la directora del movimiento feminista, Sandra Ramos.

También marcharon representaciones de otras agrupaciones de mujeres que con pancartas y mantas rechazaban las reformas.

¿PODER A LOS GABINETES DE LA FAMILIA?

Ana Quirós, del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), aseguró por su parte que al pretender los diputados autorizar al ejecutivo a que reglamente la ley, este le estaría dando poder a los oficialistas Gabinetes de la Familia.
65 femicidios reportan las organizaciones de mujeres, que han ocurrido desde enero a la fecha en el país, que dejaron a 55 huérfanos. Mientras tanto, 58 de los femicidas están prófugos.
No debe reglamentar
Ana Quirós, del MAM, dijo que no es necesario la reglamentación de la Ley 779, pues eso está establecido a través del Código Procesal Penal (CPP).

“Cualquier muerte de mujer abusada o privada de sus derechos vamos a acusar a los diputados de ser femicidas, de ser cómplices necesarios en la violencia contra las mujeres”, advirtió Quirós.

Elia Palacios, de la Red de Mujeres Contra la Violencia, estimó que este delito “es una pandemia que a diario mata a las mujeres”, por lo que insistieron en la ley.

El movimiento María Elena Cuadra es la única representación organizada que fue consultada por los diputados antes de emitir un dictamen favorable a las reformas a la Ley 779.

Y pese a que, según Ramos, expresaron “en su cara” a los diputados que no aceptaban la mediación, estos siguieron con el dictamen para su modificación. Más del treinta por ciento de las mujeres que han muerto habían estado mediando, sostuvo Ramos.

La discutida mediación se aplica como medida alterna de resolución de conflictos en delitos menores, en otros ámbitos legales.

“Por eso estamos hoy en las calles diciéndoles no a la mediación”, manifestó Ramos, quien criticó que muchos de los diputados tienen una doble moral frente al tema de la violencia hacia las mujeres.

“Hablan de que hay que salvar los hogares, que empiecen por salvar los de ellos, a reconocer a los hijos que tienen por fuera”, les criticó Ramos desde el altoparlante.

Y agregó la dirigente del María Elena Cuadra: “La ley vino a desatar la olla podrida (… ) tienen miedo a las mujeres”.

http://www.laprensa.com.ni/2013/09/25/ambito/163694-mujeres-le-dicen-no