Puerto Rico: Arzobispo respalda el uso medicinal de la marihuana

El arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, respaldó ayer la idea de autorizar el uso de la marihuana con fines médicos en Puerto Rico, así como reducir las penas por poseerla para consumo, pero rechazó su despenalización.

“No favorezco la despenalización”, estableció de entrada cuando El Nuevo Día le preguntó sobre el tema luego de que participara en un conversatorio y oficiara la misa en la capilla de las Parcelas Navarro, en Gurabo.

“Me parece que despenalizar es propiciar la industria, una industria que nos está matando, una industria sumamente poderosa. En segundo lugar, le quita autoridad a la familia, a los padres y las madres, de acompañar, de ayudar a sus hijos e hijas”, explicó.

Sin embargo, criticó las penas que impone actualmente el Gobierno en Puerto Rico a quienes portan parte de la planta para consumo.

“Las penalidades son desproporcionales. Es ilógico que una persona vaya a la cárcel por tres años cuando tiene unas dos o tres onzas de marihuana. Hay que buscar unas penalidades más humanas y humanizantes, que ayuden a la persona a recuperar su dignidad”, planteó el arzobispo católico.

González Nieves indicó que la pasada semana hizo llegar al Senado -donde se discuten medidas relacionadas con este tema- sus posturas y propuestas, que incluyen comisionar una investigación detallada sobre las raíces del problema de consumo de la droga en el País. Sugirió que incluyan a familias y personas que han enfrentado problemas a causa de las drogas “porque despenalizar no es resolver”.

En lo que más enfatizó el líder católico fue en la necesidad, a su juicio, de implementar justicia con misericordia.

“La justicia es fundamentalmente ojo por ojo y diente por diente, pero la misericordia le añade una dimensión sanadora, y abre una puerta que permite que el amor vaya creciendo. El Gobierno no se puede desentender de la justicia, pero tampoco de la misericordia, y el resultado va a ser hermoso, nos vamos a acercar a una visibilización más tolerante, más amorosa, más misericordiosa”, analizó.

Al hablar sobre la medicación de la marihuana, el arzobispo se puso como ejemplo.

“Me operé de la espalda hace un año y seis o siete meses, y estuve tres días después de la operación que cada 20 minutos me daban morfina (para el dolor)… y yo no soy un adicto después de esa experiencia. Entiendo que como medicamento para ayudar a personas que han pasado por una experiencia traumática de salud, como una operación de esa índole (se podría)”, reconoció con algo de dificultad.

Nuevamente, recomendó consultar con expertos en medicina y mirar el ejemplo de otros lugares, como jurisdicciones de Estados Unidos, que ya lo han hecho.

En su encuentro con periodistas luego de participar en la celebración litúrgica dedicada a los logros del Proyecto de Espiritualidad Solidaria que Capacita Ayudando (PESCA) que encabezan católicos en Gurabo, González Nieves respondió libremente a preguntas sobre otros temas candentes en estos días.

De la entrevista al papa Francisco que se publicó la semana pasada, en la cual reconoció que la iglesia no debe intervenir con la espiritualidad de personas homosexuales y defendió ampliar los espacios para una presencia más incisiva de las mujeres en la Iglesia, exhortó a leerla y analizarla a la luz de las enseñanzas de Jesús, sin hacer caso a interpretaciones.

“El Papa dice que Dios ama a la persona como persona, por existir, no por los adjetivos. Es más importante leer lo que ha dicho, sin interpretaciones, porque este Papa quiere estar cerca del pueblo”, sostuvo.

En torno a si llegará el día en que puedan verse sacerdotisas o papisas católicas pareció mostrar apertura, pero finalmente estimó que “en mi futuro, no”. González Nieves reconoció que Jesús no abordó con palabras el tema del rol de las mujeres en la iglesia, pero con sus acciones las puso de igual a igual.

“Trataba a la mujer como igual. Entre los discípulos del Señor había mujeres y hombres. Hay que ver también que ante la resurrección de Jesús, los primero testigos son mujeres. Eso es un signo muy poderoso, y el de la maternidad de María”, recordó.

Sin embargo, al volver a hacer referencia al presente dijo que “de acuerdo con las enseñanzas de la iglesia, no” debe haber mujeres sacerdotisas.

En cuanto a la destitución por supuesta pederastia del nuncio apostólico Józef Wesolowski, quien encabezó una investigación en su contra de la que finalmente salió airoso, el arzobispo se reafirmó en que ora por él, por sus víctimas y por las familias de estas. “Cuando una persona sufre una tragedia como esa hay que cerrar el capítulo”, pidió.

http://www.elnuevodia.com/arzobisporespaldausomedicodelamarihuana-1602271.html