Ratifican sentencia de 60 años de prisión al maestro indígena mexicano Alberto Patishtán

Magistrados del Primer Tribunal Colegiado de Circuito del Poder Judicial de la Federación (PJF) ratificaron hoy la sentencia de 60 años de prisión al indígena Alberto Patishtán, al resolver en su contra el último recurso jurídico interpuesto por sus abogados.

Luego de conocer el fallo, los defensores del maestro indígena anunciaron que recurrirán a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH).

Alrededor de las 11:30, los tres funcionarios del PJF, el magistrado ponente Fredy Gabriel Celis Fuentes, Manuel de Jesús Rosales Suárez y Arturo Eduardo Zenteno Garduño, empezaron la sesión para revisar al menos 20 expedientes acumulados, el último de los cuales era el de Patishtán Gómez, preso en Chiapas desde el 2000.

Después de revisar el expediente, poco después de las 14:00, los abogados del indígena tzotzil salieron de la sede del PJF para decir a amigos y familiares que los tres magistrados decidieron declarar infundado el recurso interpuesto en favor de Patishtán.

Según Sandino Rivero y Azucena Vargas, del despacho Defensa Legal Estratégica de Derechos Humanos AC, los abogados dieron por válidas las pruebas circunstanciales en contra de Patishtán, que ya habían sido desestimadas en anteriores instancias.

Afuera de la sede del PJF, donde se encuentra el Primer Tribunal Colegiado de Circuito, se concentraron unos 200 indígenas que esperaban una buena noticia, pero al ver el rostro del abogado al salir, todos se pusieron tristes.
Enseguida, empezaron a exigir con consignas la libertad de Patishtán Gómez.

Frente a la Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN), en la Ciudad de México, otro contingente reclamaba la libertad del maestro bilingüe.

En la catedral de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, unos 2 mil indígenas tzotziles se congregaron en una misa para “para que Dios iluminara a los magistrados”, dijo una mujer rezadora.

Rivero dijo que el único recurso que podría darse es que Patishtán Gómez pida el indulto al presidente Enrique Peña Nieto, pero el maestro se ha negado a ello porque eso sería como reconocer que cometió un delito federal del cual se ha declarado siempre inocente.

Sandino Rivero y Azucena Vargas se dirigieron luego hacia el penal 5 de San Cristóbal de las Casas, a unos 80 kilómetros al poniente de la capital del estado, para dar la mala noticia al reo indígena.

El defensor señaló que en el sistema judicial mexicano todas las vías están agotadas, por lo que acudirán a la sede
de la CoIDH, con sede en Costa Rica, para solicitarle atraiga el caso de Patishtán Gómez.

El gobernador Manuel Velasco Coello, el excandidato presidencial Cuauhtemoc Cárdenas y el funcionario federal Jaime Martínez Veloz fueron los políticos que más recientemente llegaron hasta la celda de Patihstán para solidarizarse con su causa y pedir públicamente su libertad.

Amnistía Internacional (AI) juntó 16 mil firmas en todo México para pedir a la SCJN reconsiderara la sentencia y se pusiera en libertad a Alberto Patishtán, acusado de emboscar a una patrulla de la policía estatal en el 2000, donde siete uniformados murieron.

Al momento de su captura, a Patishtán Gómez no le decomisaron armas ni se le probó que haya actuado en el incidente violento junto a otras personas, por lo que no pudo haber disparado a los uniformados ni abatir el solo a siete policías que iban bien armados, alegaron sus amigos afuera del PJF.

“Si dicen que los emboscadores iban encapuchados, cómo van a identificar a uno de ellos como Patishtán Gómez; todo fue una falsa y dolosa acusación del entonces alcalde del PRI, con el que el maestro tenía diferencias en el municipio de El Bosque, de donde él es originario”, dijo otro familiar.

http://www.proceso.com.mx/?p=352614