Ministro de Defensa recorrió ocho países para promover modelo de seguridad común

El sector defensa de Colombia, que asesora la reforma de las policías de tres países, Honduras, Guatemala y República Dominicana, y tiene acuerdos para reproducir el modelo nacional de lucha contra el narcotráfico desde México hasta Panamá, ahora espera que esas fortalezas operacionales puedan traducirse también en la venta de barcos, lanchas, pistolas, fusiles y visores a esas naciones.

Colombia diseñó una nueva estrategia que apunta a que la experiencia adquirida en más de 40 años de lucha contra guerrilla, paramilitares, bandas y narcotraficantes sirva para que el país pueda tener una importante fuente de ingreso vinculada al millonario negocio de la seguridad y la industria militar.

La ‘exportación’ del modelo colombiano se da en el momento en que naciones como Honduras, El Salvador y Guatemala luchan contra las mafias y el narcotráfico y, por otro lado, el país tiene los índices más altos de inversión de empresas privadas en naciones de esa parte del continente.

La conquista de este mercado quedó planteada en una gira que el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, acaba de terminar en ocho países de la región. En 14 encuentros que Pinzón tuvo con jefes de Estado, ministros y militares quedó definida parte de la estrategia del Gobierno con Panamá, República Dominicana, Jamaica y Trinidad y Tobago.

Esa línea que trazó el país se resume en tres ejes: la asesoría en la implementación de los modelos colombianos de la Policía y de las Fuerzas Militares y ventas del sector Defensa; la cooperación en seguridad para que más empresas nacionales inviertan en la región y el respaldo a la decisión del Gobierno respecto a la disputa marítima con Nicaragua.

Para el ministro Pinzón hay un ambiente propicio para impulsar a Indumil y Cotecmar que han desarrollado armas como la pistola Córdoba y el fusil Galil, así como lanchas patrulleras de río y un patrullero oceánico. Una de esas naves, que tiene un costo aproximado de 60 millones de dólares, ya se está negociando con Trinidad y Tobago, y Colombia ya cerró un negocio para vender a Brasil lanchas patrulleras de río.

El Ministerio de Defensa cree que Colombia puede emerger como una potencia media que sea “solidaria y hermana” con los problemas de seguridad que padecen estos países y que además pueda vender los equipos que con éxito se han adaptado a las condiciones de la región.

En Centroamérica no es extraño ver empresas nacionales en varios sectores de la industria y finanzas. El país y sus empresarios se encuentran en uno de los picos más altos de inversión en toda la región. Otros negocios como el blindaje de carros y de ropa antibalas son ampliamente reconocidos.

Cooperación es clave

Colombia espera por ejemplo que las reformas de varias de las policías de la región permitan tener protocolos comunes en la lucha contra el delito, y esa idea ha empezado a calar en las autoridades de las demás naciones. “La idea es que Honduras se sume a ese concierto de amigos que va ampliando el espectro frente al enemigo común, y desde el sur hasta el norte se construirá ese puente libre del narcotráfico y del crimen organizado. Por eso necesitamos de Colombia”, dijo a este diario el ministro de Seguridad de Honduras, Arturo Corrales.

Por su parte el general David Munguía Payes, ministro de Defensa de El Salvador señaló: “La experiencia colombiana es útil para nosotros en el combate frontal contra los delincuentes”. En República Dominicana y Jamaica reconocen al país como principal aliado contra el narcotráfico.

‘Unidos somos más fuertes’: Pinzón

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, explica la importancia de tener un modelo común contra el delito.

¿Cómo resume el interés del país en la seguridad de la región?

Hay que ser solidarios con estos países que están enfrentando problemas similares a los que vivimos. Además en la medida en que se interrumpe el tráfico, se interrumpe la criminalidad y son menos los recursos que vienen a financiar el terrorismo y la violencia en Colombia, así todos ganamos.

¿Qué le aconsejaron en los países que ya firmaron la paz?

Algunos reconocen que fue un error reducir las Fuerzas Armadas. Eso abrió espacios para la delincuencia común.

¿Hubo respaldo en el tema con Nicaragua?

Encontré una gran comprensión a la posición de Colombia de no aplicar el fallo de la Corte de La Haya.

Los bancos lideran avanzada colombiana

Centroamérica ha ganado espacio en el mapa de los negocios para los empresarios colombianos.

La banca ha sido protagonista de primer orden. Nada más la semana pasada Bancolombia fue autorizado para comprar el 40 por ciento de las acciones ordinarias y con derecho a voto del Grupo Mercantil Holding S. A., sociedad panameña propietaria del Conglomerado Financiero Agromercantil de Guatemala y del Banco BAM, entre otras entidades. Este negocio es de 217 millones de dólares.

Según, la Asociación Bancaria (Asobancaria) “la participación de los activos de los conglomerados colombianos en el total de los activos del sistema bancario de Centroamérica” es de 22,4 por ciento. El mayor peso está en El Salvador (52,7 por ciento), seguido de Panamá (25,2), Nicaragua (22,6), Honduras (21), Costa Rica (12,8) y Guatemala (2,9).

Desde el 2007, los banqueros colombianos han invertido en esa región alrededor de 6.840 millones de dólares.

La presidenta de la Asobancaria, María Mercedes Cuéllar, dice que el sistema financiero colombiano ha tenido cambios profundos en los últimos años con su expansión a esa región.

“Eso se debe a las similitudes que tiene Colombia con ese mercado. Las relaciones comerciales se están fortaleciendo y eso hay que aprovecharlo”.

En el sector real, varias compañías colombianas tienen operaciones.

Hace poco, la cementera Argos firmó un acuerdo de compra del 53,3 por ciento de Lafarge Cementos, de Honduras, por 315 millones de dólares. Dichas plantas atienden cerca del 53 por ciento de la demanda hondureña de cemento.

De otro lado, para Nutresa esa parte del continente representa 6,3 por ciento de sus ventas.

El año pasado adquirió Pops, una cadena de heladerías que tiene la mayoría de sus 145 puntos en Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, ya que en Estados Unidos apenas tiene dos. También tiene dos plantas de cárnicos y galletas en Panamá y otra de chocolates en Costa Rica.

Colombina también tiene filiales en Guatemala, El Salvador, Panamá y Costa Rica, al tiempo que es dueña de una planta en Guatemala.

En comercio, el empresario Arturo Calle fijó en Centroamérica el primer paso de su desarrollo en el exterior. Por ahora, reporta uno en Panamá y dos en Costa Rica.

 

http://www.eltiempo.com/justicia/colombia-le-apuesta-a-promover-su-modelo-de-seguridad-en-centroamerica_13105572-4