Según encuesta, siete de cada diez panameños creen que el crimen organizado está involucrado en los partidos políticos

Siete de cada diez panameños piensa que el crimen organizado se ha infiltrado en los partidos políticos del país, según la última encuesta Panamá Opina de Ipsos elaborada para Telemetro y La Estrella.

El 70% de 1,500 personas consultadas respondió que sí a la pregunta ‘¿Cree usted que el crimen organizado ha penetrado en los partidos políticos?’. De la muestra, el 19% niega que haya grupos delictivos en dicho ámbito y el resto, 11%, no sabe o no responde.

La encuesta fue aplicada entre el 2 y el 7 de octubre pasado cara a cara y en sus respectivas residencias a las personas encuestadas. El estudio tiene un margen de error de más o menos 2. 53%.

POSIBLES SOLUCIONES

Los panameños encuestados, además de dejar ver su preocupación, opinaron sobre las posibles soluciones para que la política no se vea salpicada por el crimen organizado, y de ellas, la que más apoyo logró fue la de aplicar un control absoluto y equitativo de los gastos de los colectivos.

Según el 37% de los encuestados, que el Tribunal Electoral ‘asigne y pague los espacios a todos los partidos por igual’ prevendría la incursión de organizaciones delictivas en la política.

En cambio, el 31% considera que la solución está en que se entreguen listas completas de los donantes de colectivos y políticos. Es decir, que los partidos hagan público quiénes son los que financian sus campañas.

Otra de las opciones que vieron viables los panameños encuestados es que se fije un ‘tope de gastos publicitarios’. Esa fue la respuesta menos elegida, con el 15% de las personas consultadas por la empresa Ipsos.

CLIMA POLÍTICO

En junio pasado, el ministro de Seguridad Pública, Raúl Mulino, denunció que el narcotráfico y la violencia están ‘introduciendo sus tentáculos en esta contienda electoral’. A pesar de los reclamos, no presentó pruebas. En sus declaraciones, el ministro citó como ejemplo la grabación ‘mafiosa’ que terminó con la carrera electoral de Roberto Velásquez.

Además, Mulino acusó al expresidente Martín Torrijos de ser permisivo con la guerrilla colombiana y al diputado Raúl Pineda, del mismo colectivo, de pedirle favores para un pandillero.

Los aludidos se defendieron alegando que el ministro no mostró las pruebas.

‘Cada colectivo sabe a quién tiene dentro de sus filas, por ello, la investigación debe iniciar allí’, reaccionó el ministro.

NUEVAS SOSPECHAS

Pero las acusaciones al PRD no terminaron con Mulino; ayer, el ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez, reiteró que ‘es preocupante’ que en el próximo periodo gubernamental entre a gobernar un partido en el que está infiltrada la mafia internacional.

En las últimas semanas, el término ‘narcopolítica’ ha vuelto al debate político del país, tras al asesinato del abogado del PRD Juan Ramón Messina.

De acuerdo a lo indicado por la fiscal encargada del caso, Argentina Barrera, ‘en el proceso no aflora absolutamente nada en el momento de que se trate de un crimen de carácter político’ e indicó que en su fase preliminar la investigación apunta al crimen organizado.

Sin embargo, los miembros del PRD no son los únicos que se han visto involucrados en sospechas por narcotráfico.

Ramón Martinelli Corro, primo del presidente Ricardo Martinelli, exdiputado del Parlamento Centroamericano y miembro de Cambio Democrático, fue procesado y resultó absuelto por blanqueo de dinero, delito por el que fue llevado a prisión desde 2009.

 

http://www.laestrella.com.pa/online/impreso/2013/10/08/preocupacion-por-crimen-organizado-en-la-politica.asp