Sergio Urribarri, gobernador de la provincia argentina de Entre Ríos, sobre el conflicto por la pastera UPM: “Uruguay le pone una zancadilla al Mercosur”

Cometieron un error tremendo e histórico al autorizar la ampliación de UPM.” El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, está convencido de que la administración de José Mujica se dejó presionar por la empresa finlandesa UPM, por la oposición de su país y por otros sectores del Frente Amplio. Ayer pasó un domingo atípico. El conflicto por el incremento en la producción de la ex Botnia modificó su rutina de fin de semana. Desde su casa en Concordia, donde pasó el día con su familia, Urribarri se mantuvo en contacto permanente con el intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo (FPV). El jefe comunal le informó en tiempo real lo que sucedía en el puente. Hacia el final de la tarde, el gobernador ordenó a sus colaboradores que hicieran circular un comunicado en el que se invitaba a Montevideo a “retrotraer la situación a la anterior al conflicto” por la habilitación unilateral para incrementar la cuota anual de celulosa.

 La oferta de reabrir una negociación fue la última acción de una jornada intensa, en la que Urribarri –además– mantuvo comunicaciones telefónicas con colaboradores cercanos a la presidenta. Uno de sus interlocutores fue el secretario legal y técnico, Carlos Zannini. El mandatario entrerriano se interiorizó sobre la salud de la jefa de Estado y las decisiones que se tomarán a nivel institucional (ver aparte). Padre de un hijo futbolista (Bruno, que jugó once partidos en la Primera de Boca), hincha de Independiente, Urribarri se tomó una hora y media para ver el Superclásico mientras hacía gimnasia en una bicicleta fija. Cuando la protesta de la Asamblea de Gualeguaychú ya había terminado, el gobernador conversó con Tiempo Argentino.
  En la entrevista, el entrerriano contó antecedentes de la negociación con Montevideo, cuestionó duro a Mujica (contó que el sábado envió un mail al canciller uruguayo para transmitirle su “decepción personal” con el “Pepe”), argumentó por qué la Argentina recurrió otra vez ante La Haya y ofreció pruebas de la contaminación. Dijo que UPM vuelca sobre el río “materia orgánica equivalente a los deshechos de una ciudad de 132 mil habitantes, sin tratamiento alguno, en crudo”. “Son casi 60 litros de fósforo líquido que vuelca por día. Eso equivale a 36 veces el máximo establecido”, detalló. “Esto le pone una zancadilla al Mercosur y prende la mecha a las contradicciones que continuarán padeciendo nuestros países. Pepe eligió volver al pasado. Nos dejó con el corazón triste”, se lamentó.
–¿Qué evaluación hace de la protesta?
–Fue una movilización masiva, más de 1000 autos circularon por el puente. Fue pacífica, gracias a Dios no hubo ningún tipo de incidentes que tengamos que lamentar. Y al llegar al límite establecido por las autoridades uruguayas, pusieron un límite en la cantidad de personas que podían pasar. Los asambleístas decidieron que, o pasaban todos o no pasaba nadie, cosa que se acató. No cruzó nadie y se quedaron todos en el límite. Se leyó una proclama criticando duramente la decisión de incrementar la producción de pasta de celulosa y se desconcentró pacíficamente hacia Gualeguaychú. Desde el gobierno de Entre Ríos acompañamos el reclamo de los vecinos, que expresaron una vez más, de manera pacífica, respetuosa y paciente.
–¿Usted cree que Uruguay tendría que haber levantado la decisión de restringir el paso de la mayoría de la gente y sólo aceptar el ingreso a su territorio de un pequeño grupo?
–Si yo hubiese estado en ese lugar, por supuesto, lo hubiera permitido. El despliegue gigantesco de fuerzas de seguridad sólo se puede entender por el temor del que no le asiste la razón, como las autoridades uruguayas, sometidas al chantaje de esta trasnacional.
–¿La empresa presionó al gobierno uruguayo?
–Modificó el ciclo productivo, generó esta tensión entre los trabajadores y la empresa, y eso provocó una presión inusitada en el gobierno de Mujica. La misma presión ejerció la oposición, que estuvo a la par o al lado de la empresa, forzando al presidente a que tomase esta decisión.
–Algunos medios hablaron de especulación electoral por parte del FPV. Mujica dijo que usted estaba en campaña y que utilizaba un tono un poco más fuerte en sus declaraciones sobre la pastera. A usted, ¿este recalentamiento del conflicto, lo favorece o lo perjudica?
–En ningún momento evalué eso. Lo digo desde las tripas. El funcionamiento de Botnia, con las toneladas que procesa, me preocupa como a cualquier entrerriano. Por los desechos que vuelca al río y que bien detalló Timerman. ¿Cómo voy a estar yo pensando qué digo en función electoralista? En estos seis años jamás especulé, ni con este tema ni con ningún otro. Son inaceptables esas afirmaciones. No las esperaba del presidente Mujica. Quiero recordar que, ni bien Mujica gana las elecciones, yo viajé al Uruguay, a Tacuarembó, a la quinta de un amigo de él, y compartimos más de dos horas, tomando mate, y charlamos sobre todo. En ese momento todavía estaba cortado el puente y yo asumí el costo político. Fueron esa vez y otras cinco oportunidades más en que fui al Uruguay, mientras gente de Gualeguaychú me criticaba porque seguía manteniendo una relación con el Pepe.
–La presentación ante La Haya, ¿es un gesto para intentar descomprimir la bronca de Gualeguaychú? ¿O es un recurso al que se apuesta efectivamente como solución?
–Primero, es un deber como funcionario público recurrir ante esta controversia ante la Corte de Justicia de La Haya. Así lo establece el fallo de la máxima instancia judicial del mundo, que establece que ante la generación de una nueva controversia, que es lo que pasó ahora, por esta decisión inconsulta, se debe recurrir nuevamente ante el Tribunal. Además, esta decisión tiene una connotación importante, al expresar el sentimiento y la preocupación del pueblo argentino por una nueva violación al Tratado. No hay que olvidarse que, en el fallo de 2010, la Corte constató ocho violaciones al Estatuto del río Uruguay por parte de Uruguay en la decisión de autorizar la instalación de esta pastera. Esta es una nueva violación.
–¿Cuánto puede durar este nuevo litigio? ¿Será un juicio prolongado?
–La denuncia de la Argentina en La Haya tuvo un carácter fundacional. Fue la primera vez en la historia institucional del país en que el Estado argentino recurre a la máxima instancia judicial. Y Néstor Kirchner fue el primer presidente que decidió recurrir a la Corte de La Haya. Sobre la duración, no se puede aventurar un plazo porque sería irresponsable.
–Timerman informó sobre el hallazgo de cromo, fósforo, endosulfán y el recalentamiento de los efluentes. Mujica y Lucía Topolansky respondieron que el río está contaminado en su naciente por responsabilidad argentina: hablaron de la agroindustria y las curtiembres.
–Son argumentos que no tienen nada que ver con el tema en cuestión. Hoy no se está discutiendo qué es todo lo que pasa en la costa argentina y en la costa uruguaya del río. Hay un sólo tema en cuestión, que generó la presentación ante La Haya y que es la operación de UPM. Salir a hablar con argumentos muy débiles, muy faltos de datos científicos de lo que vuelca tal arroyo o tal río, no sólo es muy pobre sino que también me parece irresponsable. No se olvide que dijo que en el dique de su chacra volcaba más fósforo de lo que UPM volcaba al río Uruguay. Si la intención era hacer una broma, es de muy mal gusto.
–¿Por qué se mantuvieron en reserva, durante todo este tiempo, las pruebas científicas recolectadas por la Comisión Administradora del río Uruguay?
–Porque todas las decisiones tienen que ser por consenso. Los representantes (argentinos) de la CARU no hicieron públicos esos datos porque los delegados uruguayos no se ponían de acuerdo. Ahora, eso sí, los científicos que trabajaron representando al Uruguay en la CARU, al igual que los científicos argentinos, coincidieron en que los índices de contaminación, los volúmenes de volcado de materia orgánica, de fósforo y nitrógeno, son los que hizo públicos Timerman. Que públicamente ahora digan otra cosa, es por la confusión que existe en el gobierno uruguayo, en los diplomáticos uruguayos y en los científicos uruguayos.
–El gerente general de UPM dijo en una entrevista que las exigencias de control ambiental de Uruguay son altísimas. Y anunció obras para bajar la temperatura de los vertidos.
–Que la empresa se comprometa, más adelante, a tirar el agua más fría de lo que la tira hoy es una falta de respeto. Eso demuestra que ya están contaminando con la temperatura. Pero también está el tema de la materia orgánica. La empresa vuelca materia orgánica equivalente a los deshechos de una ciudad de 132 mil habitantes, sin tratamiento alguno, en crudo. Son casi 60 litros de fósforo líquido que vuelca por día. Eso equivale a 36 veces el máximo establecido. Pero el problema no es sólo la temperatura del agua, aunque en este caso están admitiendo que lo están haciendo mal. Por producir un 10% más, están poniendo en juego la relación histórica de entrerrianos y uruguayos..  «
La salud de la presidenta
–¿Cómo tomó la situación de salud de la presidenta y qué es lo que pasará desde el punto de vista institucional?
–En lo personal, me preocupé, porque además de aplicar en Entre Ríos las políticas de este proyecto y ser la mejor expresión de todas estas transformaciones, tengo por nuestra presidenta una relación de amistad y aprecio, que es mutuo y recíproco. Por supuesto, me preocupé muchísimo e inmediatamente me puse en contacto con colaboradores de ella para interiorizarme de la situación: lo que me dijeron es lo que está en los medios. No hay otra cosa. Y sobre lo demás, el remplazo es natural. Se va a dar en el día de mañana (por hoy), por quien debe remplazar en este período de licencia por enfermedad, que es el vicepresidente Amado Boudou. Todos le pedimos a la presidenta que se cuide, por supuesto. Somos muy optimistas. Cristina ha demostrado tener una entereza en los momentos difíciles que ha tenido que pasar, así que confiamos en verla muy pronto recuperada y plena. Por otro lado, hay un equipo de gobierno que va a seguir trabajando, porque tenemos políticas y objetivos claros.

http://tiempo.infonews.com/2013/10/07/argentina-110778-uruguay-le-pone-una-zancadilla-al-mercosur.php