55 años al servicio de la verdad – Por Alejandro Gómez, jefe de redacción de Prensa Latina

Hace exactamente 55 años se transmitió desde La Habana la primera noticia con las siglas PL, que desde entonces constituyen el sello de una agencia creada para ser los ojos y la voz de América Latina y el Caribe.

Las campañas difamatorias contra Cuba tras el triunfo de la Revolución evidenciaron la necesidad de contar con un medio de alcance internacional e independiente.

El Comandante en Jefe Fidel Castro abordó el tema durante una conferencia de prensa  celebrada el 22 de enero de 1959 en el salón Copa Room del hotel Havana Riviera, a la cual asistieron cientos de  periodistas de diversas partes del mundo. La “Operación Verdad”, como se le llamó entonces, tenía el objetivo de desmentir las falsas acusaciones sobre irregularidades en los ajusticiamientos de torturadores y sicarios del antiguo régimen.

En aquella ocasión, Fidel aseguró a los presentes: “nosotros no tenemos cables internacionales. A ustedes, los periodistas latinoamericanos, no les queda más remedio que aceptar lo que les diga el cable, que no es latinoamericano”.

“La prensa de América Latina —añadió— debiera estar en posesión de los medios que le permitan conocer la verdad y no ser víctimas de la mentira”.
El Che asume la tarea y convoca al periodista argentino Jorge Ricardo Masetti para que dirija la nueva agencia.

En abril de 1958, Masetti se había adentrado en la Sierra Maestra con el objetivo de reportar el progreso de la lucha guerrillera y entrevistar a Fidel y el Che. Bajo el fuego de las ametralladoras calibre 50 de la aviación batistiana, conversaron, entre otros temas, sobre la colonización informativa que habían impuesto las agencias occidentales y la necesidad de hacerles frente.

Prensa Latina, en palabras del periodista argentino, estaba llamada “a hacer la revolución en el periodismo” de la región.

En el I Congreso Latinoamericano de Ju­ven­tudes en agosto de 1960, dejó plasmada la ética que debía guiar a sus periodistas: “nosotros somos objetivos, pero no imparciales. Con­sideramos que es una cobardía ser imparcial, porque no se puede ser imparcial entre el bien y el mal”.

Revoluciones tecnológicas en las comunicaciones, así como cambios políticos  y sociales, han transformado el contexto actual.

Pero el presidente de Prensa Latina, Luis Enrique González, considera que se mantienen vigentes las causas que le dieron origen en 1959, como son enfrentar a los monopolios mediáticos, las mentiras y las campañas contra Cuba, principalmente de los medios de Estados Unidos.

Añadió González que ahora asistimos a la versión moderna de esa estrategia con el uso de las nuevas tecnologías. “Ahí tenemos el reciente ejemplo de ZunZuneo”, refirió sobre el programa financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) para crear una plataforma de información subversiva a través de la tecnología móvil.

“Contra eso es que sigue trabajando PL”, señaló.

INTEGRACIÓN INFORMATIVA

En su propio nombre la agencia lleva la vocación latinoamericanista. Sin embargo, a lo largo de los años ha tenido que enfrentarse a bloqueos, dictaduras militares y dificultades económicas.

Ahora, cuando la región vive un nuevo momento histórico, PL está al frente del proceso de integración informativa.

“Hemos defendido siempre la necesidad de ponernos a tono con los esfuerzos políticos de los estados de la región hacia la integración”, refirió el máximo directivo de la agencia.

Señaló que Prensa Latina fue promotora y fundadora de la Unión Latinoamericana de Agencias de Noticias, que surgió hace apenas tres años.
“Si se crea la Celac, el Alba, Unasur; si se avanza hacia la integración regional,  las agencias de noticias no se pueden quedar atrás”, añadió.

“Uno de los planteamientos que defendemos es la necesidad de que la información de nuestros países se tome a partir de agencias propias y no de europeas o estadounidenses. Ver nuestra realidad con ojos latinoamericanos y caribeños”, apuntó.

En este campo ya se han dado ejemplos de cuánto se puede hacer. Hace pocos años, PL entabló una alianza con el canal multinacional TeleSur para aportar su experiencia en el campo de la televisión.  En la actualidad, cuatro corresponsalías trabajan con personal suyo: Rusia, Egipto, Brasil y China.

“La alianza es estratégica y nueva. Sujeta a perfeccionamiento”, comentó González. “Te­le­Sur es un complemento de nuestro proyecto y era necesario hacerlo”.

UNA AGENCIA JOVEN

Aunque acumula más de medio siglo de experiencia y por sus corresponsalías han pasado periodistas de la talla del colombiano Gabriel García Márquez y el argentino Rodolfo Walsh, por los pasillos de Prensa Latina no es poco común encontrarse con jóvenes que se inician en el oficio.

Después de sobrepasar las peores etapas del periodo especial, el momento al que asiste la agencia es de consolidación, con 32 corresponsalías repartidas en cuatro continentes y más de 150 profesionales del periodismo en sus redacciones. Además, cuenta con servicios fotográficos, de televisión, editoriales y multimedia.

Sus portales en Internet en seis idiomas son de los más vistos de Cuba con un promedio superior a las 50 millones de visitas al año.

Jorge López Rodríguez, quien trabaja en la redacción digital, refirió que a través de las nuevas tecnologías se puede llegar a más lugares de una forma mucho más rápida.

A pesar de los indiscutibles éxitos que han registrado en este campo, apuntó que tienen el reto de hacer “una página más moderna y más interactiva con los usuarios”.

Y es en ese esfuerzo de modernización en el que son protagonistas los jóvenes, en alianza con los que acumulan mayor experiencia.

Para Jorge Hernández, quien lleva cerca de tres años en el medio, Prensa Latina es ante todo una escuela. “Cuando llegas te encuentras con periodistas de mucha profesionalidad y entrega que te transmiten sus experiencias y conocimientos”.

Destacó en ese sentido la confianza que se ha depositado en sus profesionales más jóvenes a la hora de otorgar responsabilidades y mencionó su propia experiencia como corresponsal en Venezuela, durante la difícil etapa de la muerte del líder bolivariano Hugo Chávez y la elección del actual mandatario, Nico­lás Maduro.

“Me permitió observar de primera mano los efectos de la guerra mediática contra el gobierno de ese país, en el contexto de esa llamada guerra no convencional que impulsan los grandes medios de comunicación mediante la manipulación de la realidad venezolana”, dijo.

Asimismo, “me demostró la necesidad de hacer un periodismo alternativo y contrahegemónico como el nuestro”.

Según Mario Mainade, uno de los fundadores de la agencia, hay muchos jóvenes nuevos que sienten el periodismo y son una promesa. Se mostró confiado de que todo el esfuerzo que se ha realizado tendrá continuidad.

Sobre ese punto, el presidente de la agencia señala que la principal arma nunca ha sido el liderazgo tecnológico ni las capacidades logísticas, sino el trabajo y profesionalidad de los periodistas. “Esa ha sido nuestra divisa desde que nacimos al servicio de la verdad”.

http://www.granma.cu/cuba/2014-06-15/prensa-latina-55-anos-al-servicio-de-la-verdad