“Estamos a favor del acuerdo, pero ahora la decisión es del Mercosur, responde a un debate interno. La pelota está en la cancha del Mercosur” – Antonio Tajani, vicepresidente de la Comisión Europea

“La pelota está en la cancha del Mercosur” dice la UE

La UE apuesta por el acuerdo con Mercosur y espera la definición de los países del bloque sudamericano para impulsar la firma del convenio que empezaron a negociar en el año 2000, explicó ayer el vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani, en Buenos Aires.

Hasta ahora, Argentina es la que se muestra más reticente a acordar y con el nuevo diferendo con Uruguay por la planta de UPM (ver páginas A6 y A7, se podría complicar aún más la negociación con la UE.

De todas maneras, Tajani dijo que “Mercosur es el futuro”.

A juicio del vicepresidente de la comisión de la UE, la apuesta europea se mantiene pero “la pelota está en la cancha del Mercosur”.

“Estamos a favor del acuerdo, pero ahora la decisión es del Mercosur, responde a un debate interno. Hay que armonizar cuatro enfoques en una posición común”, consideró.

La negociación entre Unión Europea y Mercosur -integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay- comenzó formalmente en 2000, pero desde entonces se ha prolongado sin éxito e incluso llegó a paralizarse por completo en 2004.

Fue retomada en 2010, pero el proceso quedó nuevamente suspendido por la crisis que significó la suspensión de Paraguay en junio de 2011, tras la destitución del entonces presidente Fernando Lugo.

Volvió a ser retomada posteriormente, pero avanza con lentitud por las reservas de Argentina.

La semana pasada, el diario brasileño Folha de San Pablo informó que se produjo un diferendo entre representantes de Brasil y Argentina por la falta de ambición de la propuesta del bloque ante la UE.

Brasil sostiene que ya tiene un “plan B”, que contaría con el aval de los gobiernos de Uruguay y Paraguay, e incluiría un cronograma de apertura comercial diferente para cada país del Mercosur.

Esa flexibilidad le permitiría al gobierno de Cristina Fernández ser más proteccionistas que sus socios regionales. Pero Argentina ya habría rechazado esa proposición al entender que un ritmo diferenciado de apertura comercial dentro del Mercosur es incompatible con el proceso de profundización de la integración adentro del bloque.

Folha señaló que el principal temor que tiene el gobierno argentino es ser desplazado comercialmente del mercado brasileño ante la llegada de productos más competitivos desde Europa. Argentina insiste en que se otorgue un plazo de gracia de siete años para comenzar a reducir los aranceles de importación de algunos productos. El libre comercio entre ambos bloques llegaría recién a los 15 años, según la intención de Argentina.

La semana pasada, el consejero y jefe del sector de asuntos políticos, comerciales y comunicación de la Unión Europea (UE) en Uruguay, François Roudie afirmó que “Argentina sabe perfectamente que este acuerdo es importante para ellos porque exportan mucho y no quieren quedarse afuera. Soy optimista en que Argentina va a estar”.

http://www.elpais.com.uy/economia/noticias/pelota-cancha-mercosur.html