Homosexuales podrán casarse en consulados británicos de siete países latinoamericanos

La comunidad LGBT conquistó otra victoria en su búsqueda de inclusión y no discriminación. Recientemente, una ley sancionada en el Reino Unido autoriza a parejas del mismo sexo a contraer matrimonio en el consulado británico de 23 países donde el enlace no está permitido. Es necesario que al menos uno de los contrayentes sea británico. En América Latina, ya pueden realizarse casamientos en los consulados británicos de Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Nicaragua, Perú y República Dominicana.

De acuerdo con el Ministerio Británico de Asuntos Exteriores, con la aplicación de la “Orden Legal de 2014 sobre Matrimonio Consular y Matrimonios en el Exterior”, se permite el casamiento entre personas del mismo sexo también en los consulados de Australia, Azerbaiján, Camboya, China (excepto en Hong Kong), Estonia, Filipinas, Hungría, Japón, Kosovo, Letonia, Mongolia, Montenegro, Rusia, San Marino, Serbia y Vietnam.

En regiones donde el gobierno local tiene autonomía para decidir sobre el asunto, como es el caso de Hong Kong, no se dio autorización para la realización de los casamientos.

La cantidad de países es limitada, pues las misiones británicas en el exterior sólo pueden promover las uniones civiles entre personas del mismo sexo en países donde la legislación las prohíba, pero las autoridades hayan permitido la realización de los matrimonios igualitarios consulares mediante un acuerdo diplomático.

Este acuerdo es un avance si se compara con otros ya conquistados. En el caso de España, los consulados no pueden realizar este tipo de unión civil si estuvieran localizados en países donde la práctica no está permitida. El gobierno español justifica que se basa en el Convenio de Viena sobre Relaciones Consulares. La normativa indica que una de las funciones consulares es actuar en calidad de funcionario de Registro Civil, siempre que no se opongan a las leyes y reglamentos del Estado receptor.

El matrimonio igualitario está permitido en Inglaterra y en el País de Gales desde el 23 de marzo de este año. El Gobierno de Escocia sancionó la ley que legaliza este tipo de unión y garantizó que en 2014 entrará en vigencia.

La noticia del acuerdo consular fue celebrada por algunos y repudiada por otros. En Rusia, a Vitaly Milonov, considerado el activista homófobo más conocido del país, se le preguntó sobre el hecho de que la medida tenga validez en Rusia. Milonov manifestó que “los consulados británicos pueden hacer lo que quieran. Por mí, pueden casarse los monos o registrar pervertidos”.

http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=81124