Nuevo intento del Mercosur y la UE para destrabar el acuerdo de libre comercio será a fin de mes

El futuro del tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) se dilucidará entre el 26 y 27 de este mes, en Bruselas, cuando funcionarios y técnicos del Gabinete argentino, sus pares del Mercosur y la contraparte de la UE, intercambien las perfeccionadas ofertas de ambos bloques.

Fuentes gubernamentales y del sector privado informaron a BAE Negocios que “se entregarán los listados con las posiciones negociables, es decir el 90% de los productos que ya forman parte del intercambio comercial”. En este escenario, existen rubros industriales muy claramente a favor del acuerdo como el agrícola-ganadero, y el automotriz o alimenticio; y numerosos segmentos que no ven a esta coyuntura como favorable para un entendimiento con la UE, por los pedidos de este bloque económico que afectarían el desarrollo de las economías emergentes.

La representación de los rubros adversos a la negociación es fuerte: la metalmecánica, los autopartistas y los sectores denominados “sensibles”, como la cadena textil, las manufacturas del cuero y afines, el calzado y hasta fabricantes de juguetes. De acuerdo con las fuentes consultadas, “se debatirá y definirá la disminución gradual de los aranceles externos comunes (AEC), desde este año ó 2015 y por un plazo de 15 años”.

No obstante, para aventar cualquier incertidumbre, “a fin de mes no va a haber acuerdos, con el entrecruzamiento de las listas; creemos que un consenso se podría alcanzar en más de 6 meses”, apuntaron. Aunque no trascendieron mayores detalles, las fuentes oficiales adelantaron que Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay tienen casi concluida una oferta unificada sobre apertura de mercados, compras gubernamentales, resolución de controversias y tratamiento de la inversión.

Para el gerente de Relaciones Institucionales de la Cámara Argentina de Importadores (CIRA), Miguel Ponce, “la firma de un acuerdo entre los bloques dinamizará en forma gigantesca los flujos comerciales y abrirá estupendas oportunidades al desarrollo de la industria, que en definitiva, es nuestro mayor deseo, desde el lado de los proveedores de esa industria”.

Apertura

Un punto central es la apertura europea para el ingreso de bienes agropecuarios del Mercosur, mediante la eliminación de los subsidios agrícolas que frenan el comercio. Por el contrario, el interés de la UE radica en el desembarco de un mayor volumen de productos manufacturados de alto valor agregado, aunque por el lado nacional hay una resistencia enorme en cuanto a bienes de capital y autopartes, y los llamados sensibles, que han crecido en los últimos años, bajo el “paraguas” de la protección gubernamental.

El canciller brasileño Luiz Alberto Figueiredo aseguró hace semanas en Montevideo, que el Mercosur está en la “etapa final” de la preparación de la oferta que presentará a la UE para un acuerdo comercial y estimó que se hará en “semanas”.

“Lo que hace falta son contactos entre los miembros del Mercosur para eso, pero estamos muy cerca y muy confiados de que lo haremos lo más pronto posible, afirmó.

El intercambio de ofertas con la UE estaba previsto para diciembre de 2013, pero la UE pidió postergarlo para enero de 2014. Tras una suspensión de seis años, la UE y el Mercosur retomaron en 2010 las negociaciones para cerrar un acuerdo de libre comercio, pero la suspensión temporal de Paraguay del bloque, en 2012, por la destitución del entonces presidente Fernando Lugo, atrasaron las conversaciones.

http://www.diariobae.com/notas/21375-nuevo-intento-del-mercosur-y-la-ue-para-destrabar-el-acuerdo-de-libre-comercio.html