Santos y Zuluaga debaten con fuertes diferencias sobre la paz, a 10 días del balotaje en Colombia

Cuando sólo faltan 10 días para la segunda vuelta, por primera vez los candidatos a la Presidencia, Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga, se encontraron solos en un debate cara a cara. El primer tema en el que chocaron fue la paz. Allí quedó en evidencia dos posiciones completamente opuestas.

El debate fue organizado por Caracol TV, Blu Radio y El Espectador, y tuvo como conductora a la presentadora María Lucía Fernández. Ella estuvo acompañada de los periodistas María Alejandra Villamizar, Néstor Morales y Luis Carlos Vélez.

El primer episodio del debate se centró en el tema sobre los diálogos en La Habana. Ante la pregunta si el candidato perdedor estaba dispuesto a no sabotear el proceso de paz que adelantará el ganador, los dos eludieron la respuesta.

Santos dijo que percibía que “Óscar Iván poco sabe del tema de la paz”, ya que no reconoció que hay víctimas y que existe un conflicto armado. Además que cambió su posición la cual había defendido desde hace tres años. “Hacer la guerra es fácil, es popular”, luego le preguntó: ¿Cómo se va a sentar a negociar sino hay conflicto armado?

Zuluaga respondió que su propuesta era ponerle condiciones a las FARC, pero que no se podía “legitimar el terrorismo que atenta contra los principios democráticos”. Incluso lanzó una frase en la que dejó clara cuál será su decisión si llega a la Presidencia. “El debate definirá cuál es el camino de esa paz negociada”.

El presidente-candidato se reafirmó en que estaban empeñados en continuar el proceso de paz para que no haya más víctimas y le reprochó a Zuluaga que como ministro de Hacienda en el Gobierno de Álvaro Uribe, impidió que se aprobara el proyecto de ley para repararlas. Zuluaga respondió: “candidato Santos le recuerdo que cuando fue ministro de Defensa también se opuso”. Santos negó eso.

El mandatario señaló que en este gobierno se avanzó en el tema de la paz en cuatro años más de lo que se ha podido hacer en 46 años. “Eso es lo que nos va a liberar el potencial enorme para dedicarnos a hacer progreso social”.

Zuluaga dijo que quería la paz negociada: “aquí lo que tenemos que decidir es qué tipo de paz queremos”. Para el candidato uribista, las FARC han engañado al país, “no ha demostrado una voluntad real”. Según su propuesta, la paz es social.

Santos recordó que “la paz se hace con el enemigo” y se reafirmó en que bajo su administración murieron los principales jefes guerrilleros de las FARC así como otros 50 importantes mandos de esa agrupación guerrillera.

Zuluaga señaló que las FARC son el “mayor cartel” del narcotráfico del mundo y le cuestionó a Santos si sería “mucho pedir” en las negociaciones de paz que las FARC “dejen de reclutar a niños, de poner minas antipersona, que deje de asesinar a policías y militares”.

Aunque Zuluaga no se comprometió a recoger lo que se ha avanzado en los diálogos con las FARC en Cuba, dijo que si llega a la Presidencia evaluará lo que se ha hecho en La Habana “para informar a los colombianos”.

Los dos candidatos también hablaron del sistema económico que implementaría en sus eventuales gobiernos de la reforma a la justicia y la salud, además de la seguridad.

Precisamente en este tema, Zuluaga dijo que era necesario recuperar el liderazgo del presidente de la República ya que los ciudadanos sienten que se ha retrocedido. Incluso habló de una profunda reforma, pues el 70 % de las personas que están en las cárceles tienen menos de 30 años. “La seguridad ciudadana es una prioridad”.

Por su parte, el presidente Santos salió a defender su obra de gobierno en este tema. Según él, se está haciendo un cambio de una “cultura de la guerra al de la esperanza”. Destacó que tiene un plan para colocar más cámaras y policías y reformar a la Fiscalía.

Otra discusión interesante de la noche se dio en el punto de relaciones internacionales, en el que Zuluaga volvió a criticar al Gobierno de Venezuela con la promesa de no guardar silencio ante las “violaciones de los principios democráticos” al tiempo que aseguró que enfrentará “los dos grandes enemigos de la democracia: el terrorismo y el narcotráfico”.

Santos consideró equivocados planteamientos de su rival al asegurar que “volver a la agenda del narcotráfico y el terrorismo en nuestras relaciones internacionales es volver al pasado”.

El presidente-candidato aprovechó para recomendar a Zuluaga que la política exterior debe basarse en “buenas relaciones con nuestros vecinos y con el mundo entero, no en un enfrentamiento permanente” a pesar de que haya diferencias, y que la prudencia debe ser el norte en los vínculos con los demás países.

http://www.semana.com/nacion/articulo/debate-canal-caracol-juan-manuel-santos-oscar-ivan-zuluaga-hablaron-de-paz/390589-3

 

Empate técnico a 10 días de la segunda vuelta

Santos se impone en la encuesta de Datexto con 41,95 de la intención del voto y Zuluaga en la de Gallup con 48,5%.

Un empate técnico entre los candidato presidenciales Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga se sigue presentando en la encuestas a 10 días de la segunda vuelta del próximo 15 de junio.

De acuerdo con la encuesta de Datexco para la W y El Tiempo Santos tiene el 41,9% de la intención del voto y Zuluaga el 37,1%, un empate si se tiene en cuenta el margen de error de la encuesta que es del 2,83%.

Según Datexco el voto en blanco subió al 13,8% una cifra significativa si se compara con el porcentaje de las votaciones del pasado 25 de mayo cuando llegó al 5,98%.

Según Datexto la cifra de los indecisos está en el 5,8% de los encuestados.

En el caso de la encuesta de Gallup para El Espectador, Caracol TV, Blu Radio, La República, El Colombiano, El País, El Universal y Vanguardia Libera es el candidato del uribismo quien se impone.

En el sondeo realizado entre el 31 de mayo al 3 junio, Oscar Iván llega al 48,5% de la intención de voto y Juan Manuel Santos al 47, 7%. El voto en blanco es del 3%.

Margen de confiabilidad de esta encuesta es del 95%.

http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/empate-tecnico-a-10-dias-de-la-segunda-vuelta/20140605/nota/2260669.aspx

 

¿Son endosables los votos de la izquierda a Santos?

La campaña del presidente-candidato, Juan Manuel Santos, despertó tras el cimbronazo que vivió el 25 de mayo, cuando el uribismo y su candidato, Óscar Iván Zuluaga, sacaron el mayor número de votos en la primera vuelta. Ese día, Zuluaga obtuvo 458.000 votos más que Santos, quien tiene a disposición

la maquinaria del Estado, la atención de los medios de comunicación y los partidos de la Unidad Nacional engranados. Ahora, tras el estrujón, el santismo ha logrado capturar un sector de la izquierda acostumbrada a hacer oposición: los une la paz. Pero cabe una pregunta: ¿estos son endosables?
En el anuncio y la invitación de la presidenta del Polo Democrático, Clara López, para votar por Santos, el mensaje a los seguidores fue el siguiente: “El voto en estas elecciones es un voto para seguir avanzando”. Con ello, pidió a militantes y quienes acompañaron sus propuestas que marcaran la casilla el presidente-candidato.

Días atrás, la excandidata a la Vicepresidencia y presidenta de la Unión Patriótica (UP), Aida Avella, envió un mensaje a sus seguidores para votar en contra de la continuidad de la guerra: “Respaldando en las actuales circunstancias la opción de Juan Manuel Santos”.

Y la Marcha Patriótica también anunció su voto por el presidente, pero con una condición: mantener el diálogo en La Habana. Un grupo de unos 80 líderes políticos de izquierda, agrupados en el Frente Amplio por la Paz, decidió apoyar al mandatario. “Vamos a votar por Santos, (…) no se puede perder esta oportunidad histórica de la firmar la paz”, se lee en su declaración. Indígenas, Progresistas y un grupo de la Alianza Verde también están jugados.

Pero ¿qué tan endosables son los votos de esa izquierda que durante cuatro años criticó al gobierno Santos al considerar que su proyecto social y económico no era viable?.

Votos

En las elecciones se presenta un fenómeno particular. Los votos de los candidatos provienen de muchas fuentes: militantes del partido, opinión, lealtades ideológicas o clientelistas; incluso, conveniencia política. Esto impide que se pueda medir con exactitud el porcentaje de gente que votaría por un candidato distinto al que votó en la primera vuelta, a pesar de las alianzas.

En el cálculo de los expertos, entre el 25 % y el 40 % se inclinan a votar por el aspirante que le señalen sus dirigentes. Estas son las personas que pertenecen a la estructura del partido y que más o menos escuchan lo que sus jefes les dicen.

Para Clara López, los votos de la izquierda sí son endosables y por eso en el anuncio de su apoyo dijo: “He tomado la decisión en conciencia de votar y promover el voto por la posición que representa en materia de paz y de relaciones exteriores el presidente Juan Manuel Santos e invito a quienes comparten mis razonamientos a acompañarme en esta determinación”.

Aida Avella, ahora en el Eje cafetero, en busca de votos para Santos, dice que se puede contar con el apoyo de toda la militancia, “ya que la gente de la izquierda es muy disciplinada”. Incluso señaló que cuando se comprometen, “trabajamos”. La tarea está en buscar el apoyo de sectores de opinión afines y explicarles que “hay un momento político para definir entre la guerra y la paz (…) El voto en blanco es un voto irresponsable”.

Pero más allá del endoso de los votos, el politólogo y profesor universitario Fernando Giraldo considera que las adhesiones no son tan importantes como “el efecto político que crean un clima proclive y favorable sobre el sector de los indecisos”.

Para Giraldo, la gente se inclina a votar por el que va ganado. “Las personas no quieren que su voto se pierda”. Por eso esas adhesiones son claves. En conclusión, no sólo se hace un llamado a los militantes para que voten, también se genera “ruido” para convocar a quienes no han tomado una decisión.

Al otro lado está el exministro y exsecretario del Polo Carlos Bula, quien dijo que le profesa un profundo respeto por Clara López, consideró que la izquierda no va a votar por ninguno de los dos candidatos. “El cien por ciento no vota ni por Santos ni por Óscar Iván Zuluaga (…) Los dos representan la derecha neoliberal”.

Lo cierto es que en el caso de la izquierda y para esta elección en segunda vuelta, existe una conexión con el presidente-candidato por el tema de la paz y los avances de los diálogos en La Habana, una vieja proclama de este sector político. Pero ¿alcanzarán los votos para que Santos gane el 15 de junio?

http://www.semana.com/nacion/elecciones-2014/articulo/izquieda-le-podria-endosar-los-votos-al-presidente-santos/390575-3