Tras anuncio argentino de ir a La Haya, ministros tratan conflicto por pastera UPM

Fernández y Mujica compartieron escenario pero no hablaron de UPM

Pese a que los presidentes de de Argentina y Uruguay, y los respectivos cancilleres, coincidieron en Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, no se registró ningún contacto bilateral entre ambas delegaciones tras el cruce de comunicados por la ampliación de producción de la pastera UPM.

Al arribar a la Cumbre del Grupo de los 77 en la segunda ciudad de importancia de Bolivia, la presidenta argentina Cristina Fernández fue consultada si mantendría alguna reunión o diálogo con el presidente uruguayo José Mujica. La mandataria manifestó que “siempre hablo con Pepe (Mujica)”.

Sin embargo, pese a que ambos mandatarios coincidieron en la toma de la foto oficial este domingo en la mañana, y en la tarde en la cumbre, donde ambos pronunciaron discursos, no trascendió ningún contacto entre ambas delegaciones.

En tanto también ayer en Bolivia, el canciller argentino, Héctor Timerman, reiteró que su gobierno hará un análisis de la relación externa con Uruguay, ministerio con ministerio.

Timerman señaló a la prensa de su país que el tema del diferendo por la producción de UPM no sería abordado por la Cumbre, “es un ámbito multilateral” advirtió, mientras que el conflicto por UPM es entre ambos países.

Argentina ha mantenido esta posición en anteriores crisis por la pastera, tanto en el ámbito del Mercado Común del Sur (Mercosur) como en la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

En tanto hoy a las 14 horas se reúne el Consejo de Ministros convocado por el presidente Mujica que retornaba anoche a nuestro país. El ministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Francisco Beltrame, consideró que el conflicto por UPM estará presente en la reunión.

Otro tema en disputa

Mientras el gobierno argentino anuncia que recurrirá nuevamente a la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, por la ampliación en el volumen de producción de UPM, el Ejecutivo del país vecino acordó con las autoridades uruguayas la instalación de la planta láctea de Difalor en Fray Bentos.

Ayer, el intendente de Río Negro, Omar Lafluf, explicó que “nunca se encontró la respuesta de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) a pesar de cumplir con todas los requerimientos que cada día eran más”. Indicó que finalmente se encontró la solución a la propuesta de instalación de esta industria, que funcionará sobre el margen del río Uruguay. La misma está centrada en que los vertidos se harán en el arroyo M´Bopicuá, con lo cual se mejorará mucho más el efluente desde el punto de vista medioambiental.

Dijo que como la delegación argentina pedía mayores exigencias para poder habilitar la instalación de esta planta en el río Uruguay, y se resolvió hacer el vertido en un arroyo interno, ante lo que el país vecino, aseguró, “no hará reparos”.

Informó que el presidente de la delegación argentina, Hernán Orduna, manifestó que si el emprendimiento lácteo a instalarse en el margen uruguayo hace su vertido en el M´Bopicuá, “nosotros no tenemos ningún tipo de objeciones”. El vertido se hará en este arroyo, a 2.500 metros de donde desemboca en el río Uruguay.

Una situación similar ocurre en el margen argentino, donde funciona un parque industrial y cuyos afluentes van a parar al arroyo Gualeguaychú que también desemboca en el río Uruguay.

Dato

El gobierno uruguayo, basado en el resultado de los estudios ambientales, informó el ministro de Medio Ambiente, Francisco Beltrame, que habilitó el pedido inicial de la pastera, de llegar a una producción anual de 1,360 millones de toneladas. Uruguay comunicó el jueves a Argentina en la CARU que habilitaba la producción de otras 100 mil toneladas a UPM.

“No existe derecho a veto”

“El cumplimiento de buena fe de los compromisos internacionales no es compatible con generar por la vía de los hechos un derecho de veto que no existe y que no ha sido reconocido ni por el Estatuto del Río Uruguay ni por el fallo de la Corte Internacional de Justicia del año 2010”, afirmó el canciller Luis Almagro.

Saber cuánto contamina

El senador nacional Alfredo De Angeli (ex piquetero de Gualeguaychú) cuestionó la autorización de Uruguay para que la planta aumente su producción y reclamó “consecuencia” al gobierno en sus controles.

El legislador argentino señaló que “antes de ir de nuevo a La Haya habría que obedecer esa primera resolución” de la Corte Internacional sobre los controles.

“La cuestión no es cuánto produce Botnia, sino cuánto contamina porque está afectando nuestros recursos, que no son renovables, la calidad de vida de los vecinos y el futuro de las nuevas generaciones”, remarcó.

http://www.republica.com.uy/sigue-hablando-con-mujica/

 

Represalia: Argentina cobrará a camiones y buses en Salto Grande

En lo que puede interpretarse como una represalia tras la decisión uruguaya de permitir a UPM incrementar su producción, Argentina decidió comenzar a cobrar peaje a los camiones y ómnibus que entran a su territorio por Salto Grande.

Desde la habilitación de este cruce fronterizo a través de la central hidroeléctrica, los camiones de empresas internacionales y los ómnibus de pasajeros cruzaban libremente a diferencia de lo que ocurre en los puentes Fray Bentos – Puerto Unzué y Paysandú – Colón en los cuales se cobran peajes.

El presidente de la delegación argentina ante la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, Juan Carlos Cresto, anunció que se decidió poner a funcionar las cabinas y oficinas correspondientes para el cobro de ese peaje porque se entiende que se está ante una competencia “desleal” ante los otros dos cruces fronterizos con Uruguay. El funcionario aseguró que los automóviles continuarán exonerados de ese peaje, “porque el puente de Salto Grande no es un puente comercial, es una vía de comunicación social, educativa, turística y vecinal”. Anualmente entran y salen de Argentina por Salto Grande entre 70.000 y 80.000 camiones de cargas a los que no se les venía cobrando peaje. En los otros dos puentes, sobre el Río Uruguay, esa tasa tiene un costo de unos US$ 150 por camión.

Los principales usuarios del puente internacional de Salto Grande, en el transporte de cargas, son las empresas paraguayas que trasladan contenedores desde el puerto de Montevideo. Cresto, dijo a los medios de prensa argentinos que con esta medida se siguen cumpliendo indicaciones del gobierno de su país. Luego de que se anunciara que Uruguay autorizaba a UPM a producir 100.000 toneladas más, el canciller argentino Héctor Timerman dijo que se trataba de una medida “inamistosa” y anunció que se revisaría la relación bilateral “ministerio por ministerio”. Esta medida parece una primera consecuencia de esa revisión.

De todas formas, la presidente argentina Cristina Fernández pareció dejar abierta una puerta a un diálogo con Uruguay cuando dijo ayer en Bolivia que “yo hablo siempre con (José) Mujica”. Sin embargo, ayer en Bolivia donde coincidieron en una cumbre del llamado “Grupo 77 + China”, los mandatarios solamente se saludaron y no se supo que hayan comenzado un diálogo. El viernes Argentina anunció que llevará otra vez a Uruguay a la Corte Internacional de La Haya, furiosa porque el gobierno de Mujica autorizó a UPM a incrementar en 100.000 toneladas su producción anual.

En la cumbre de ayer pareció que Fernández cuestionaba indirectamente a Uruguay cuando dijo que “rechazamos la unilateralidad en la toma de decisiones” porque “el unilateralismo no es bueno para nadie, ni siquiera para aquellos que lo ejercen”. Y el intendente de Gualeguaychú, en Entre Ríos, Juan Bahillo, consideró que “lamentablemente Uruguay actuó de mala fe, y se agotaron todas las instancias diplomáticas de diálogo por culpa de posiciones cerradas, obtusas, que no dejan otra alternativa que la de ir a la Justicia”. Agregó que “es lamentable que pase esto con un país vecino y hermano, pero es evidente que el gobierno uruguayo antepone intereses de una empresa a los intereses comunes de la región, y prioriza a Botnia-UPM por sobre la hermandad de los pueblos y sobre el medio ambiente”.

El sábado, el canciller uruguayo, Luis Almagro había respondido la dura carta del viernes pasado de su colega Timerman que anunciaba que Argentina volverá a La Haya y que se revisará la relación bilateral. Almagro reivindicó la legitimidad de la decisión de autorizar a UPM y señaló que “Uruguay está dispuesto a negociar sin dilaciones”. En la carta, que recibió el apoyo de la oposición, el canciller rechazó que Argentina ejerza una suerte de veto por la vía de los hechos sobre las inversiones que se realizan en Uruguay y recordó que en 2011 comenzó un proceso de análisis y consultas vinculadas con la pretensión de UPM de subir su producción. Uruguay, dijo Almagro, “estará dispuesto a probar su razón” tanto en la Corte de la Haya como en el Tribunal Arbitral del Mercosur.

Sendic: respeto que se ganó Mujica encauzará el tema

En el Frente Amplio confían en que el diálogo pueda encauzar la situación con Argentina, nuevamente muy complicada a raíz de las diferencias en torno a la planta de UPM, que se arrastran desde hace ya más de una década. El flamante candidato vicepresidencial, Raúl Sendic, consideró que “se tiene que hacer un esfuerzo para volver la situación a su cauce” y que tiene “mucha confianza en la negociación del gobierno y en el respeto que se ha ganado el presidente”.

Por su parte, Mónica Xavier, presidente del Frente Amplio, dijo que “se está apoyando una firmeza que reivindique por un lado los procedimientos que se desarrollaron acorde a las disposiciones preexistentes y además una decisión de nuestro país de que este tipo de decisiones de incremento de producción se hacen con el mayor celo por el medio ambiente”. “Hemos mejorado mucho la capacidad que Uruguay tiene en estándares ambientales”. Los militantes ambientalistas de la provincia de Entre Ríos y los gobiernos argentinos cuestionan desde hace más de diez años el impacto ambiental de la planta de UPM en Fray Bentos.

Por su parte, el senador nacionalista y ex canciller Sergio Abreu dijo a El País que expondrá ante el directorio blanco sobre las implicaciones de un nuevo escenario bilateral “que va a ser mucho más complejo”. A su juicio, “está bien que respaldemos al gobierno” y Uruguay debe procurar recurrir a todas las instancias. Por ejemplo, debe plantear que se aplique el estatuto de la Hidrovía para desactivar las medidas argentinas que perjudicaron a Nueva Palmira, y buscar seguridad jurídica con planteos antes el Mercosur y la Organización Mundial del Comercio. Entiende que se debe diseñar un Protocolo Ambiental del Plata.

La Asamblea Ambientalista de Gualeguaychú se manifestó ayer con pancartas y volantes contra UPM. Juan Veronesi, dirigente de los ambientalistas dijo a El País que “hay bronca y muchas ganas de tomar una decisión más contundente”.

En abril de 2010 la corte de La Haya falló que no había quedado demostrado que la planta de UPM dañase el ambiente.

http://www.elpais.com.uy/informacion/represalia-argentina-cobrara-camiones-buses.html