El Mercosur cumple un año sin llevar a cabo cumbres

El próximo 13 de julio, Venezuela cumplirá un año en el ejercicio de la presidencia pro témpore que estatutariamente se debe renovar cada seis meses. Sin embargo, desde la Cumbre de Montevideo en julio pasado, y cuando aún no había reasumido Paraguay, los mandatarios del bloque regional no han vuelto a reunirse, y aún no hay fecha para un nuevo encuentro.

Las excusas son formales, tanto cuando se suspendió por tres veces la cumbre que debía realizarse en Caracas en diciembre del año pasado y en enero de este año, como ahora. En aquel entonces fue la enfermedad de la presidenta argentina, Cristina Fernández, y después problemas de agenda, al igual que ahora. En esta ocasión se menciona además la realización del Mundial de fútbol en Brasil.

En un encuentro con la prensa extranjera a principios de mes, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró que el bloque no está paralizado, y que solo problemas de agenda han impedido la realización de la cumbre.

“En diciembre la presidenta Cristina estaba enferma, después hubo problemas de agenda y ahora yo tengo el Mundial de fútbol y luego la campaña para las elecciones”, aclaró la presidenta. De esta manera es posible que la Cumbre no se realice hasta fin de año, ya que también hay elecciones en Uruguay.

De todas maneras, según el portal del Mercosur, de las más de 200 reuniones previstas de diferentes comisiones y temas, solo se realizaron 50, la mitad por videoconferencias.

Argentina en el centro

Pese a los argumentos formales, el Mercosur aparece hoy con un bloque dividido donde Argentina es acusada de proteccionismo, al impedir importaciones provenientes de sus socios del bloque, y de frenar el tratado de libre comercio con la Unión Europea, que se mencionaba como “inminente” ya en diciembre del año pasado.

Las relaciones entre Argentina y Uruguay se encuentran en su peor nivel en muchos años y, según la prensa brasileña, las diferencias también enfrentan a las cancilleres de los dos mayores socios.

El comercio entre Uruguay y Argentina ha caído considerablemente en los últimos tres años, y ahora también cae el comercio entre Argentina y Brasil, en lo que va del año ya en un 20%. A esto se suma el conflicto con la pastera de UPM, el conflicto por los puertos y el canal sobre el Río de la Plata, las trabas a importaciones, y la falta de diálogo entre los gobiernos.

Las exportaciones de Brasil a Argentina (su tercer socio comercial atrás de China y Estados Unidos) cayeron 19,8% entre enero y junio, totalizando 7.418 millones de dólares, informó el martes el ministerio de Industria y Comercio brasileño.

“Argentina está con un crecimiento económico bastante inferior al de los últimos años”, afirmó el ministro brasileño de Industria y Comercio, Mauro Borges, al explicar esa contracción del comercio.

TLC con Europa

En la suspendida cumbre de Caracas en diciembre pasado, los presidentes debían acordar una propuesta del Mercosur a presentar la Unión Europea para un tratado de libre comercio. De todas maneras, entonces no existía un consenso entre todos los países que participan de la negociación. Venezuela que es miembro pleno todavía no participa porque debe adecuar temas aduaneros y otros al Mercosur, y Argentina tenía reticencias en varios temas, como la cantidad de productos y los plazos para la vigencia del libre comercio.

Posteriormente Argentina cedió en sus exigencias y se adelantó que en una reunión en marzo en Bruselas, de los negociadores de ambos bloques, el Mercosur presentaba una propuesta conjunta.

Sin embargo la misma Argentina volvió a plantear puntos de vista diferentes al resto. En una visita a Montevideo a principios de junio, Christian Leffler, representante de la Unión Europea en América Latina, dijo que la negociación es complicada, aunque consideró que podría llegarse a buen término en un año. De todas maneras adelantó que “Argentina tiene más reservas, más preocupaciones” y es el país que más dificultades ha tenido para formular una propuesta, indicó el diplomático.

Ingreso de Bolivia

En este impasse, los parlamentos de los países miembros están estudiando aprobar el protocolo de adhesión como miembro pleno del Mercosur de Bolivia. Los parlamentos de Venezuela y Uruguay ya lo han ratificado, y el pasado miércoles lo hizo la Cámara de Diputados de Argentina, restando el Senado de ese país, además de los congresos de Brasil y Paraguay.

http://www.republica.com.uy/un-anio-sin-cumbres/