“Fondos buitre”: presidenta dice que no habrá default y hoy se reúnen las partes en EEUU

“Van a tener que inventar un nombre nuevo”

A una semana de que se venza el último plazo para que los bonistas reestructurados reciban el dinero que la Argentina depositó y es retenido por los bancos a causa de una decisión del juez norteamericano Thomas Griesa, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró que el país “no va a entrar en default” si la situación no se destraba. “Van a tener que inventar un nombre nuevo” para el estatus en el que se caerá si en siete días el magistrado no permite que el dinero depositado llegue a quienes entraron en el canje: “En default se entra cuando no se paga y la Argentina pagó. Un deudor pagó, y alguien bloqueó y no deja llegar ese dinero, que es de terceros, a esos terceros”, explicó la mandataria, quien garantizó que no firmará “nada que comprometa el futuro de los argentinos.”

Fernández de Kirchner ratificó así la postura de negociar con los tenedores de deuda en los términos establecidos por la ley argentina. Es decir, los mismos ofrecidos en los primeros dos canjes, en 2005 y 2010. Y volvió a descartar cualquier resolución que implique un riesgo, aunque fuera marginal, de que pueda dispararse la llamada cláusula RUFO, que obligaría a mejorar el acuerdo de toda la deuda canjeada para ponerla a la par de una mejor oferta a los fondos buitre. De todas maneras, reiteró su voluntad de alcanzar un acuerdo “con el ciento por ciento de los acreedores, para poder seguir adelante con esta Argentina justa y de progreso”.

Estas declaraciones tuvieron lugar en el acto que encabezó la mandataria en la fábrica de motos Yamaha inaugurada ayer en la localidad bonaerense de General Rodríguez, ante operarios de esa empresa. Además, a través de videoconferencias, también presentó la ampliación de emprendimientos industriales vinculados con petróleo, minería, electrodomésticos y alimentos en las ciudades de San Rafael (Mendoza), Granadero Baigorria (Santa Fe) y Mercedes (provincia de Buenos Aires). En esas comunicaciones dialogó con el gobernador mendocino Francisco Pérez, el secretario de Transporte, Alejandro Ramos, y el diputado nacional Eduardo “Wado” de Pedro.

“Esta presidenta no va a firmar nada que comprometa el futuro de los argentinos como hicieron otros que firmaron cualquier cosa. Eso ya lo viví, decían que nos iban a llover dólares después del Megacanje, y lo que nos llovieron fueron piedras, sapos y culebras”, recordó la mandataria, descartando la posibilidad de hacer a los buitres una oferta superior a la de los canjes anteriores, lo que violaría la RUFO. “Si uno viola esa cláusula, se cae todo lo acordado, se caen las quitas que Néstor logró por primera vez en la historia, se caen todos los plazos y te exigen todos juntos los punitorios, las quitas y los plazos de una, para que lo pagues todo junto”, explicó.

CFK también hizo un llamado explícito a mantener los niveles de actividad interna para afrontar un cimbronazo en el sector externo. En referencia a uno de los modelos de motos que se fabrican en la nueva planta inaugurada ayer, dijo que “acá hay que vender y consumir”, porque “uno de los pilares del modelo” es “el consumo interno de cosas hechas por trabajadores argentinos” que “significa valor agregado y trabajo”. Entre los invitados de honor estaba el secretario general de Smata, el gremio de la industria automotriz, Ricardo Pignanelli.

En ese sentido, la Presidenta cuestionó “el impacto por las expectativas malas que se generan a partir de rumores de gurúes, pronósticos y profecías, de que todo nos va a ir peor” que finalmente terminan trayendo problemas reales cuando “la gente retrae el consumo de bienes durables”. El ejemplo que puso fue el de la soja. “Parte de la cosecha no se vendía por expectativas de especulación de que el dólar iba a estar a cualquier precio”, y en cambio, “se perdieron 50 dólares por tonelada”, explicó.

Por el contrario, “lo que debemos hacer los argentinos, ante lo que se plantea como caída del PBI global, es incentivar el consumo interno, que fue lo que nos salvó en las épocas de mayores crisis, como en 2008 y 2009, que nos permitió salir adelante con mucha fuerza en 2010”, subrayó Fernández de Kirchner. Al concluir su discurso hizo un paralelismo con el equipo nacional finalista del Mundial de Fútbol y llamó a hacer “como hizo la Selección, todos uno al lado del otro, con los dientes apretados y trabajando por la Argentina.”

También cuestionó a aquellos medios que hoy advierten sobre los riesgos de no acordar con los fondos buitre y que “cuando se cayó el mundo encima” de la Argentina, en 2001, “no avisó ningún diario, ni esos economistas que saben lo que va a pasar no sólo mañana sino dentro de un siglo”. Para la mandataria, “ellos también son parte del sistema que ayudó a que la Argentina se viniera abajo” a comienzos de este siglo. “No podemos volver atrás al infierno de lo que significó la deuda externa. No nos podemos dejar arrebatar el presente y mucho menos el futuro”, concluyó la jefa de Estado.

Luego del acto, la mandataria dialogó con la prensa. Reiteró su postura en la negociación con los holdouts. “A lo largo de estos años nos embargaron muchas cosas por acciones de los fondos buitre. La Fragata Libertad, el Tango 01, fondos de la Anses depositados en el exterior, pero lo que nunca voy a permitir como presidenta es que nos embarguen la soberanía nacional”, señaló. “Hemos dejado mucho en esto. He dejado a mi compañero, el cuero y años, igual que muchos otros, para que vivamos en una Argentina diferente. Prefiero mirarles con tranquilidad los ojos a todos los argentinos antes que traicionar los intereses del país”, sostuvo la mandataria, y pidió a los medios que “dejen de asustar y amenazar a los ciudadanos” con pronósticos oscuros. “Que los argentinos no tengan miedo, que recuerden que cuando se quedaron con la plata de ellos, cuando los despedían del trabajo, los engramparon bien engrampados a todos diciéndoles que todo estaba fenómeno”, concluyó.

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-251429-2014-07-24.html

 

Pollack aplazó para hoy reunión entre Gobierno y buitres

El abogado Daniel Pollack anunció que la reunión que mantendrían los representantes del Gobierno con los fondos buitres ayer a partir de las 11 se suspendió. Sucedió ante la imposibilidad de la delegación argentina de llegar a tiempo al encuentro, informó el intermediario.

De está forma las conversaciones fueron reprogramadas para hoy, a las 13 hora argentina. Pollack, designado para supervisar las discusiones entre ambas partes, había programado el encuentro de hoy después de que el juez estadounidense, Thomas Griesa, ordenara que se reunieran “continuamente” hasta alcanzar un acuerdo.

En este sentido el abogado informó en un correo electrónico que la reunión prevista “no podría realizarse y tendría que ser aplazada debido a que los argentinos dijeron que no podrían llegar a tiempo” a Nueva York. “Hablaré con ambas partes sobre esto hoy”, dijo.

Más temprano, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich confirmó que una comitiva del país se reunirá mañana con Pollack para insistir en el planteo de cumplir con los pagos dentro de los términos de las leyes argentinas.

“Una comitiva del Ministerio de Economía estará mañana (por hoy) reunida con el mediador Pollack” afirmó Capitanich, quien insistió en la “racionalidad” del planteo argentino y en que “siempre tenemos la vía del diálogo” en un marco de “absoluta racionalidad y lógica”.

En la audiencia previa, que se extendió por espacio de dos horas, el abogado que representa al país,Jonathan Blackman, reiteró durante la audiencia la voluntad de “negociar” que existe de parte de Argentina, y la necesidad de que la Justicia estadounidense vuelva a ordenar un stay para pagar a los bonistas que aceptaron el canje.

http://www.ambito.com/noticia.asp?id=750721