Honduras: continúa desesperada lucha por rescatar a 11 mineros atrapados

Hasta altas horas de la noche de ayer seguían las excavaciones. El alud de tierra y piedra que se desprendió a unos 48 metros de profundidad se ha convertido en el obstáculo para sacar a los obreros.

La angustia por el rescate de 11 mineros soterrados aún no desaparece en la aldea San Juan Arriba, El Corpus.Los cuerpos de socorro, sin desmayar, han permanecido en la zona en una intensa lucha por encontrar el paso para llegar hasta donde se encuentran los trabajadores.En el exterior de la mina, la espera se hace interminable para los vecinos, familiares, socorristas y militares.

Y es que cada minuto que transcurre representa un mayor riesgo para los que se encuentran dentro de las cavernas, luego del derrumbe que se registró el pasado miércoles a unos 48 metros de la entrada.ComunicaciónMientras se desarrollan las labores de rescate surgen señales de aliento de los soterrados pues, según los socorristas, desde las profundidades logran escuchar algunos gritos y ecos de voces.

También han asegurado que se escuchan sonidos de las herramientas con que trabajan los mineros.Todos estos ruidos indican, de acuerdo con los rescatistas, que los obreros permanecen con vida.

En horas de la tarde de ayer se informó que estaban próximos a rescatar a los tres primeros, que se conoce se encuentran cercanos al lugar donde se realizan las labores de excavación.LaboresLos trabajos de rescate han sido extenuantes. Han trascurrido más de 31 horas entre las 2:00 de la tarde del miércoles 2 de julio, fecha en que se registró el derrumbe, y las 9:00 de la noche del jueves 3 de julio (ayer), entre escarbar y relevar a los hombres que con esfuerzo físico tratan de retirar la tierra que cedió de los contornos del hueco donde quedaron atrapados.

Entre los peones que no han temido ingresar al área donde permanecen soterradas 11 personas se encuentran miembros del Cuerpo de Bomberos. Para lograr llegar a la zona intervenida entran rescatistas de uno en uno hasta completar grupos de entre seis y 10 hombres. En total han faenado unas 100 personas desde el momento del suceso.El comandante del Cuerpo de Bomberos, Jaime Omar Silva, informó que trasladaron equipo especializado como cámaras de penetración, que permiten detectar a personas en el interior de túneles.El titular de Bomberos dijo que el lugar donde se encuentra la mina es complejo y no se puede meter equipo pesado porque el lugar es atípico y podrían ocasionar más daño que hacerlo con el equipo mecánico.

“Es un trabajo de mano a mano, sacar escombros, sacar tierra, ir apuntalando, llegando, penetrando, ventilando el lugar con ventiladores artificiales y tenemos personal capacitado en el Cuerpo de Bomberos para atender este tipo de problemas”, explicó Silva.Por su parte, el titular de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Moisés Alvarado, indicó que en la zona del derrumbe han encontrado una gran cantidad de material suelto en el área y no se puede generar otro tipo de acciones más que en las que ya se ha avanzado.

Oraciones

Los familiares de los mineros que se encuentran bajo los escombros, desde el momento en que se enteraron del suceso decidieron trasladarse al lugar.En el grupo de familiares se encuentran madres, hermanos, tíos, hijos y esposas, quienes han permanecido en constante oración, clamando a Dios para que les mantenga con vida a los mineros.María Jerónima Martínez, madre de Edwin Giovanni Martínez, de 17 años, uno de los mineros atrapados en la mina, dijo que se enteró de la tragedia a las 3:00 de la tarde del miércoles por medio de una emisora local.La señora de inmediato emprendió camino con el fin de conocer la situación de su vástago y recorrió dos horas de camino a pie hasta llegar al lugar del suceso.

La señora reside junto a su hijo Edwin y sus otras dos hijas en El Zapotal, de El Corpus.“Yo confío en Dios que mi hijo será rescatado con vida. Él trabaja en la mina desde hace unos seis meses y gana 200 lempiras al día”, manifestó la señora.Por su parte, Ana Waldina Anduray, tía de Olvin Zepeda, de 18 años, y Florentino Zepeda, de 21 años, dijo que la pobreza es lo que ha obligado a sus parientes a arriesgar sus vidas en la minería.Los dos hermanos residen en la comunidad de Piscagua y han permanecido en estas faenas desde hace varios años, según Anduray.

Traslado de equiposDesde el sector de la mina de El Mochito, se trasladó un equipo especial e ingenieros, informó el portavoz de las Fuerzas Armadas de Honduras, José Antonio Sánchez Aguilar.Con ayuda de la 101 Brigada de Infantería se ha brindado seguridad y se desplazaron dos helicópteros, los que permanecerán en el campo de fútbol de El Corpus, para que al momento de rescatar a los mineros sean trasladados a un hospital.También se envió 40 integrantes de la Unidad Humanitaria de Respuesta (UHR) con todo el equipo necesario para apoyar las labores de rescate.Por parte del Cuerpo de Bomberos se trasladaron dos unidades de rescate y equipo especial junto con 35 agentes para realizar excavaciones.

En las labores al igual se incorporaron técnicos especialistas en minas de El Mochito, Santa Bárbara, con el fin de inspeccionar el área e identificar el sitio donde se encuentran los mineros. La mina se encuentra al pie de un acantilado rocoso de unos 30 metros de altura.ApoyoSe informó que un grupo de expertos en rescate de minas de la Cruz Verde de El Salvador, denominado Los Cusucos, se incorporarían a las labores de rescate de los mineros. Los voluntarios del hermano país han sido capacitados en el tema de rescate bajo tierra, por lo que se esperaba que llegaran a colaborar con el equipo nacional.

http://www.elheraldo.hn/inicio/725849-331/contin%C3%BAa-desesperada-lucha-por-rescatar-a-11-mineros-hondure%C3%B1os