Llamado en casa – Periódico La Prensa, Honduras

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

“El señor Obama debe hacer todo lo posible, dentro de la ley, para limitar los daños causados por un sistema obsoleto e injusto que está deportando a las personas equivocadas, asfixiando a los negocios, dañando a las familias y a la economía”.

Lo anterior no es la expresión vociferante de un dirigente de alguna asociación hispana en una manifestación para defender a los menores migrantes o a centenares y centenares de adultos indocumentados recién llegados a los Estados Unidos o viviendo, a salto de mata, durante años con hijos, incluso, nacidos en la nación del norte.

La excitativa es del diario The New York Times en cuyo editorial demandan al presidente Barack Obama que reduzca el número de deportaciones de inmigrantes indocumentados y que, en su lugar, facilite la regularización de cientos de miles de personas para que puedan seguir viviendo y trabajando en el país.

Tras reconocer el rotativo que el mandatario, por medio de su autoridad ejecutiva, ha dado pasos para solucionar parcialmente el deteriorado y obsoleto sistema migratorio, pide su reforma y actualización iniciando con la legalización de millones de inmigrantes para que puedan “trabajar y vivir sin miedo”.

“Obama debe reducir la maquinaria de deportaciones que él mismo amplió enormemente. Su decisión hace dos años de parar las deportaciones de jóvenes inmigrantes bautizados ‘Dreamers’ fue un buen primer paso. Ahora debe proteger a los padres de los ‘Dreamers’ y, si es posible, a los padres de los niños ciudadanos”, añade el periódico.

La meta, prioridad en el campo migratorio, proteger las familias y liberar recursos para luchar contra los traficantes, narcos, bandas violentas y otros criminales que se han apoderado de las rutas del éxodo proveniente de México y Centroamérica.

El diario de Nueva York adelanta las reacciones de los conservadores republicanos, cuyas críticas serán sostenidas por el ala más dura de la oposición, reflejadas ya en las exigencias de deportación inmediata de menores acompañados o abandonados y adultos y en la demanda de una “frontera hermética”, fantasía de obcecados y congelados en épocas anteriores a la globalización. “Deje que el partido (Republicano) pague un alto precio entre los votantes latinos y asiáticos”, dice el diario al Presidente.

La masiva llegada de menores migrantes ha calentado la agenda de la política norteamericana que se mantenía en el ámbito de discursos y declaraciones muy propias de la pre y temporada electoral. La crisis, producto de situaciones internas en los países de emigrantes y de un sistema “obsoleto e injusto” en la tierra de ilusiones, acelera la necesidad de dar respuestas humanitarias justas y solidarias. El costo electoral que lo calculen ellos, pero reunir las familias, hallar y aprovechar las oportunidades de empleo para mejorar la calidad de vida preocupa a quienes viajan y a los suyos que quedaron en el pueblo o en la aldea.

http://www.laprensa.hn/opinion/726493-296/llamado-en-casa