Otra causa para el vicepresidente argentino: declara por supuesta falsificación de documentos de un auto

El vicepresidente Amado Boudou, procesado por presunta corrupción en el caso Ciccone, deberá afrontar hoy una nueva cita en los tribunales federales, esta vez para declarar como imputado por poseer un auto con supuesta documentación falsa.

Es el cuarto llamado a declaración indagatoria -3 de febrero de 2011 y los pasados 1 y 16 de julio, los anteriores- que el juez federal Claudio Bonadio hizo al número dos del Poder Ejecutivo, quien por sus abogados defensores señaló que se presentará a las 10:30 en Comodoro Py 2002.

En la última citación, el magistrado advirtió que “teniendo presente que ésta es la tercera prórroga otorgada” al vicepresidente, si éste volviese “a incurrir en una nueva ausencia” se dispondrá el inicio de los mecanismos dispuestos para el comienzo de un juicio político “con la finalidad de lograr su comparendo compulsivo”.

Boudou está imputado por ser propietario de un automóvil marca Honda CRX Del Sol y modelo 1992 con presunta documentación falsa y que usaba su ex pareja, Agustina Seguín.

Pero a través de su abogado presentó escritos en el juzgado alegando que realizó con normalidad la transferencia del coche y responsabilizó de cualquier irregularidad al gestor, a quien aseguró no conocer y que, según dijo, había sido contratado por la mujer.
En esta causa el abogado de Boudou es el penalista Jacobo Grossman, que años atrás se desempeñó como asesor del juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni.
La investigación se inició en septiembre de 2009 por una denuncia de María G. Taboada de Piñero, titular de la oficina número dos del Registro Nacional del Automotor, ubicada en la calle porteña San José 151, 2º A, ante la supuesta adulteración en el número de motor y de formularios y firmas en la transferencia del vehículo.
Boudou ya está procesado por los supuestos delitos de “cohecho” e “incumplimiento de los deberes de funcionario público” por la causa Ciccone y, además, afronta una causa por supuesto enriquecimiento ilícito.
Es el primer vicepresidente elegido democráticamente de la historia argentina que termina procesado por supuesta corrupción.