Puerto Rico: agricultores demandan ayuda del Gobierno por fuerte sequía

Ante la fuerte sequía que experimenta Puerto Rico y la amenaza de un posible racionamiento de agua, los agricultores anticipan pérdidas que podrían sobrepasar los $100 millones, por lo cual solicitaron al gobierno que declare la Isla zona de desastre y busque auxilio federal para intentar salvaguardar las cosechas y el ganado.

El presidente de la Asociación de Agricultores de Puerto Rico, Juan Reyes, expresó que todos los sectores relacionados a su industria en mayor o menor grado ya comenzaron a sentir los estragos de la sequía.

Las siembras de hortalizas, farináceo, pastos mejorados, forraje y el sector de carne son los más amenazados. Se informó que gran parte del ganado que se cría en el país comenzó a experimentar una reducción en el peso y consistencia física, al tiempo que hay otros que han muerto debido a la escasez de heno y pastos saludables.

A ello se le sumó que muchos pozos del área de Guayama y Juana Díaz se han contaminado con aguas saladas lo que generó un ambiente en el que se desarrollaron plagas y enfermedades que afectan a los animales, lo que incrementa los costos operacionales de los agricultores.
“Estamos ante una emergencia y en la medida se prolongue el tiempo mayor es el daño. En el 1994, las perdidas en la industria por efecto de la sequía ascendieron los $95 millones, cifra que este año pudiese superar ampliamente los $100 millones, ante el incremento de fincas. Antes de que se convierta en una situación precaria hacemos un llamado al gobierno para que declare al país zona de desastre de manera que se puedan allegar fondos federales que nos permitan realizar unas mejoras que nos capaciten hacer frente a situaciones como estas”, apuntó Reyes.

Por su parte la secretaria del Departamento de Agricultura, Myrna Comas, explicó que tiene gran parte de su personal efectuando inspecciones de campo para conocer la realidad de cada uno de los sectores ante esta emergencia y no hará un pronunciamiento final sobre el requerimiento que han hecho agricultores hasta tener todos los elementos analizados. Dicho informe deberá ser entregado el próximo miércoles y según los hallazgos se tomarán las decisiones pertinentes.

Sin embargo, adelantó que ya han comenzado las conversaciones con las agencias federales para conocer de qué forma pueden ayudar al país. En conversaciones con la agencia federal Farm Services, se necesita que la clasificación de la Isla sea B2 para poder declararla zona de desastre y poder tomar acción. Comas indicó que trabajan otros programas de emergencia, por lo que instó a los agricultores a que pasen por las oficinas para que informen sus situaciones y las condiciones de sus fincas y cultivos. Entre las ayudas figuran: seguro de cosecha no asegurada, moratoria en los préstamos y préstamos de emergencia.

De igual manera, Agricultura está en comunicación con la Oficina de Conservación de Recursos Naturales Federal para presentar un inventario de las necesidades de riego y de facilidades de almacenamiento de agua que tienen los agricultores para sus cultivos.

Respecto al sector de ganado, Comas aseguró que ante la falta de pastos el Departamento está compensando al sector con los incentivos para la compra de alimento concentrado, lo que les reduce ese costo operacional.

“Un cuadro real de la industria lo veremos a partir del miércoles cuando recibamos el insumo de nuestros inspectores de campo. En base a ello entonces incrementaremos nuestros esfuerzos por el bienestar de todos los agricultores y del pueblo de Puerto Rico en general”, afirmó la Titular de Agricultura.

Sin embargo, para algunos agricultores que experimentado fuertes sequías en el pasado, han podido manejar la situación de manera más eficiente.
Ramón González, ex presidente de la Asociación de Agricultores y agricultor bonafide sostuvo que aunque han recibido menos lluvia que años anteriores, estos meses de verano siempre han sido bien secos para los pueblos del sur, por lo que muchos agricultores ya habían realizado inversiones en sistemas de riego por goteo, lo que les ha protegido sus cosechas. Aceptó que si la AEE raciona el agua de los canales o de los embalses, entonces podrían verse todos afectados negativamente ya que tales sistemas requieren del servicio de la corporación pública.

 

http://elvocero.com/se-secan-las-alternativas/