Tras el procesamiento, Boudou declara el viernes y oposición pide juicio político

El juez Ariel Lijo citó para este viernes al vicepresidente Amado Boudou para ampliar su declaración indagatoria sobre el casoCiccone, como había solicitado el vice.

Boudou se convirtió el viernes en el primer vicepresidente argentino en ejercicio en ser procesado por un acto de corrupción. Según la Justicia, aceptó como soborno el 70% de las acciones de la imprenta Ciccone para hacer negocios para sí, y se interesó en los trámites para levantar su quiebra.

Por eso Lijo lo procesó por los delitos de cohecho pasivo (que implica recibir coimas) y negociaciones incompatibles con su función, delitos que se castigan con una pena de seis años de cárcel como máximo.

Según el juez, Boudou actuó con su socio y amigo José María Núñez Carmona , y se valió del contador Alejandro Vandenbroele como su testaferro, según escribió en 333 carillas. Todos quedaron procesados como partícipes del delito de cohecho y negociaciones incompatibles.

Un día antes del procesamiento, Boudou había pedido ampliar su declaración indagatoria y solicitó hacerlo este viernes.

En el escrito, el abogado del vicepresidente Diego Pirota aseguró que Boudou pretende “relatar algunas cuestiones que resultarán de interés para la investigación”.

Sin embargo, tras el procesamiento del vicepresidente el

propio Pirota puso en duda que tenga sentido una nueva declaración, por lo que dijo que iban a analizar si mantenían firme el planteo.

CAUSA POR ENRIQUECIMIENTO

En tanto, en la causa por enriquecimiento ilícito, que también está en manos de Lijo, se espera que en los próximos días el magistrado ordene una pericia oficial sobre los bienes de Boudou.

Fuentes judiciales informaron que el juez ya recibió informes de organismos oficiales y que espera recibir documentos relativos a la novia del vice, Agustina Kämpfer, también imputada. Luego, se espera que Lijo designe a un perito oficial para analizar si el vicepresidente puede justificar su patrimonio..

http://www.lanacion.com.ar/1705902-amado-boudou-declara-el-viernes-ante-el-juez-lijo

 

Cruces en el Congreso por la situación de Boudou

Macristas y massistas compitieron por ser los primeros en reclamar en la Cámara de Diputados el inicio de un juicio político al ahora procesado vicepresidente Amado Boudou. Los diputados de PRO enviaron una carta al presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez, en la que exigen un tratamiento “urgente” de la situación del vicepresidente en la Comisión de Juicio Político, donde ya hay otros cinco proyectos de todo el arco opositor. El Frente Renovador redactó su propia misiva que giró a Domínguez y al resto de los bloques parlamentarios bajo el eufemismo de “iniciar un diálogo institucional amplio” para referirse al enjuiciamiento político de Boudou. Los radicales quieren reclamar en ambas Cámaras del Congreso que el vice se “tome licencia” y convocaron a sus socios del FA-Unen para “unificar” posturas. Desde el oficialismo afirmaron que “no existe ninguna razón” para un juicio político al vicepresidente, mientras el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro de Defensa, Agustín Rossi; el senador Aníbal Fernández y el diputado Carlos Kunkel criticaron la “doble vara” con que el PRO y “los medios hegemónicos” tratan la situación de Boudou y del procesado jefe de Gobierno, Mauricio Macri.

Con Patricia Bullrich a la cabeza, todo el bloque de diputados macristas y el duhaldista Carlos Brown enviaron una carta a Domínguez, donde insta al “urgente tratamiento” del pedido de juicio político a Boudou en la Cámara baja. “La Justicia avanzó en una investigación todo lo que le era posible, es turno ahora de este Congreso analizar si el vicepresidente debe conservar sus fueros o enfrentar a la Justicia como un ciudadano más”, concluyen en su misiva los diputados macristas.

El massismo utilizó la misma vía, pero recurrió a sus palabras “acuerdo y consenso”, para reclamar el enjuiciamiento de Boudou. Dirigida a Domínguez y al resto de los presidentes de bloque, el jefe de la bancada del Frente Renovador, Rubén Darío Giustozzi, propone en su nota “iniciar un diálogo institucional amplio” con el objetivo de buscar “acuerdos y consensos básicos” a partir del procesamiento judicial al vicepresidente.

Los radicales transitan por dos carriles. El senador Gerardo Morales dijo que Boudou debería tomar licencia y consideró que “están dadas las condiciones para que Diputados comience sin demoras el debate de su juicio político”. El jefe del bloque de diputados de la UCR, Mario Negri, afirmó que “el miércoles vamos a pedir en la sesión de Diputados que se trate un proyecto en donde se solicite al Senado que Boudou se aparte del cargo, mientras se termine de sustanciar la causa judicial”. Aunque primero se reunirá con sus socios del FA-Unen para “unificar” posturas.

Pero Elisa Carrió ya les marcó el terreno. “Están dadas las condiciones para comenzar una investigación (de Boudou) en el Parlamento por mal desempeño y comisión de delitos, y que los diputados nacionales que se opongan incurrirían en el delito de encubrimiento agravado”, dijo Carrió.

En el oficialista bloque del Frente para la Victoria, ayer se sucedieron una serie de reuniones, en las que también participó el presidente del cuerpo, para analizar la situación legislativa. Aunque de ninguna de ellas surgió una respuesta o estrategia parlamentaria ante el embate opositor.

De todas maneras, funcionarios y legisladores oficialistas salieron al cruce de la demanda opositora. “Lo que observo es un tratamiento por lo menos inequitativo y desigual” de los medios de comunicación, arrancó el jefe de Gabinete, ante la consulta sobre la resolución dictada por el juez Ariel Lijo. “El caso del jefe de la Ciudad Autónoma, Mauricio Macri, es exactamente el mismo y uno observa que el centimetraje de diarios o la participación en medios de comunicación audiovisual prácticamente es inexistente”, agregó Capitanich, y sumó a los “dirigentes opositores que se expiden con furibundas declaraciones respecto de esta causa y no lo hacen en el mismo sentido respecto de la causa del jefe de la Ciudad”.

En el mismo sentido se pronunció Rossi. “La situación procesal” de Macri, en la causa de las escuchas ilegales “es más agravada” que la del vicepresidente en el caso Ciccone, porque “está confirmada por la Cámara de Apelaciones”. “Mauricio Macri sigue siendo jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos y es candidato a presidente. Por el delito de escuchas cayó un presidente de los Estados Unidos, (Richard) Nixon, ¿no?”, preguntó el ministro de Defensa en una entrevista radial.

Kunkel también les apuntó a los medios, aseguró que “no hay ninguna razón para el juicio político” de Boudou y dijo que le recomendaría al vicepresidente “que haga lo mismo que Macri, que está procesado hace tres años y sigue” al frente del gobierno porteño. En tanto, Aníbal Fernández rechazó los pedidos opositores de juicio político a Boudou, a los que calificó como una “ventaja politiquera berreta”. “Sigue sin haber un elemento de fondo que cuestione esa situación, más que el auto de procesamiento, que puede ser apelado”, consideró el senador oficialista.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-249802-2014-07-01.html