EEUU reconoce que infiltró a jóvenes latinoamericanos en Cuba para “promover la democracia”

Estados Unidos reconoció este lunes que envió a jóvenes latinoamericanos a Cuba en un programa para promover la organización social y la democracia en la isla, bajo la apariencia de iniciativas cívicas y de salud.

“Hay programas en el mundo orientados a desarrollar una sociedad civil más vibrante y capaz, consistente con los programas mundiales de promoción de la democracia. Y obviamente este programa estaba en línea con eso”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

La existencia de ese programa había sido revelada durante la jornada por un reportaje de una agencia de noticias estadounidense, que reforzaba el carácter reservado de la operación ya que serviría para impulsar la organización de grupos opositores al gobierno cubano.

Psaki afirmó en cambio que el objetivo era cooperar en temas de interés social en Cuba “pero independiente del gobierno” en La Habana.

El programa, desarrollado por la agencia del gobierno estadounidense para la asistencia internacional (USAID, en inglés), impulsó actividades culturales, limpiezas en las comunidades y siembra de árboles, además de un taller sobre prevención del Sida.

En referencia específica al taller sobre el Sida, Psaki señaló que sirvió a dos propósitos: “promover la organización de la sociedad civil y permitirle a las personas tener acceso a información que de otra manera no habrían tenido”, señaló la portavoz.

La divulgación de información sobre el Sida fue “el beneficio secundario”, apuntó.

La USAID, que no detalló el costo ni la duración exacta del programa, dijo a través de su portavoz Matt Herrick que “no es secreto, ni encubierto” y que utiliza fondos aprobados por el Congreso.

Pero Psaki señaló que en algunos países como Cuba los programas de la USAID “operan de manera discreta para garantizar la seguridad de los involucrados”.

Según el reporte, desde 2009 y al menos por dos años, la USAID envió una docena de jóvenes de Venezuela, Costa Rica y Perú a las universidades cubanas para reclutar a eventuales líderes en movimientos de protesta contra el gobierno cubano.

El texto resaltó que los jóvenes extranjeros carecían de un adecuado entrenamiento en operaciones clandestinas y de un plan de seguridad mientras realizaban actividades que son ilegales en Cuba.

El programa incluso continuó después de que La Habana arrestara en 2009 al contratista estadounidense Alan Gross, condenado a 15 años de prisión por contrabandear a ese país equipos de espionaje.

Sin embargo, Psaki señaló que la empresa contratista que intermedió en el proyecto “garantizó que tenía en pie los protocolos de seguridad apropiados”.

La revelación de este programa ocurre cuatro meses después de que Estados Unidos admitiera que implementó un proyecto de red social alternativa en Cuba utilizando teléfonos celulares, que críticos acusaron de buscar desestabilizar el gobierno comunista en la isla.

 

http://www.milenio.com/internacional/infiltrados_Cuba-espionaje_EU-zunzuneo_Cuba-revelion_Cuba-Cuba-_EU_0_347965474.html

 

The Christian Science Monitor: La nueva artimaña contra Cuba, otro tanto en contra de la USAID

Han sido estos unos años difíciles para los proyectos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional en América Latina.

Desde un contratista de USAID encarcelado en 2009 en Cuba por presunto espionaje, hasta el presidente de Bolivia, Evo Morales, sacando a patadas a la agencia de su país en 2013, el clima en algunas partes de la región para la ayuda y la influencia de EE.UU. está congelándose.

La Associated Press ha publicado la historia de que USAID apoyó un programa en Cuba que llevó a jóvenes latinoamericanos a la isla en un presunto intento de avivar la disidencia política. Jóvenes de Costa Rica, Venezuela y Perú viajaron a Cuba haciéndose pasar por turistas o trabajadores de la salud que conducían talleres para la prevención del VIH, pero con el objetivo real de entrenar activistas opositores al gobierno de La Habana.

Esto se produce pocos meses después de que la AP descubrió un programa conocido como el “Twitter cubano”, también diseñado para debilitar al gobierno de Cuba. La plataforma de medios sociales similar a Twitter, que no reveló sus patrocinadores, tenía cerca de 40 000 usuarios en la Isla. El director de la USAID Rajiv Shah más tarde tuvo que soportar que declararan esta operación como “tonta, tonta, tonta” en una audiencia del Senado.

Todo esto milita contra una organización que durante décadas ha luchado para sofocar las sospechas de que, al igual que otros brazos del gobierno EE.UU., es una fachada para el espionaje y las prácticas encubiertas.

“Creo que se están disparando en el pie”, dijo Geoff Thale, Director de Programas de la Oficina de Washington para Asuntos de America Latina (WOLA, por sus siglas en inglés), en referencia a la USAID. La agencia lleva a cabo programas sólidos centrados en la salud, la democracia y la educación, añade.“Pero todo este episodio con Cuba realmente socava ese buen trabajo.”

Los EE.UU. y Cuba tienen una relación particularmente pedregosa, por decirlo suavemente. En la década de 1960, la CIA estaba obsesionada con deponer al ex presidente Fidel Castro; un memo secreto de 1960 sobre Cuba escrito por un diplomático de EE.UU. se pronunciaba a favor de generar descontento en la población de la Isla a partir de crear “insatisfacción y dificultades económicas”. Otros sugirieron el uso de sicarios de la mafia o hacerle llegar a (Fidel) Castro un tabaco explosivo. Y, cinco décadas después, el embargo de EE.UU. se encuentra todavía en el mismo lugar, igual que el gobierno de la Isla.

En un comunicado, la USAID dijo que su trabajo en Cuba, “no es secreto, no es encubierto, pero sí es discreto.”

Cuba no es la única mancha negra para la agencia. La USAID anunció a principios de este año que planeaba abandonar Ecuador, y citó las relaciones cada vez más difíciles con el presidente Rafael Correa. Cuando Bolivia echó a la agencia hace seis meses, la intervención chapucera en Cuba fue uno de los argumentos esgrimidos, dice el Sr. Thale.

En términos más generales, la reputación de Estados Unidos en América Latina ha tenido momentos sonados con las revelaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional espió a los líderes de Brasil y México, y el vergonzoso episodio de la retención del presidente Morales en Viena el año pasado, en medio de sospechas de que el líder llevaba a bordo de su avión el ex contratista de la NSA Edward Snowden.

Mientras USAID asegura que tiene objetivos importantes para Cuba, tales como el aumento del acceso a la información y el fomento de los intercambios entre estudiantes, su labor está contaminada por prácticas oscuras, dice Thale.

“Si ellos se ocupan de la prevención del VIH entre adultos jóvenes, eso es bueno. La capacitación para el liderazgo es bueno “, dice. “Pero si estamos realmente interesados ​​en el desarrollo de liderazgo y la capacitación de los jóvenes, se podría avanzar en eso si no se hace de esta manera secreta.”

 

http://www.cubadebate.cu/noticias/2014/08/05/the-christian-science-monitor-la-nueva-artimana-contra-cuba-otro-tanto-en-contra-de-la-usaid/#.U-DG3_l5Pvx

 

ONG costarricense aclara noticia relacionada con envío de jóvenes a montar complot en Cuba

La fundación Operación Gaya Internacional (FundaOGI) informó a través de un comunicado de prensa la situación de la noticia relacionada con el envío de jóvenes latinos, entre ellos varios costarricenses, a Cuba por parte del gobierno de los Estados Unidos y donde se menciona además al presidente, fundador y director Ejecutivo de FundaOGI.

A continuación, parte del comunicado oficial de la ONG costarricense enviado a la redacción de Teletica.com.

FundaOGI es una ONG costarricense sin fines de lucro y sin ningún tipo de afiliación política o religiosa, fundada en 2009, creada con el objetivo de potenciar jóvenes para que estos se conviertan en artífices de sus propias realidades, brindándoles conocimientos y herramientas metodológicas en los temas de Derechos Humanos, Ambiente, Liderazgo Colaborativo y Emprendimiento Social.

FundaOGI es una organización apolítica que trabaja con la sociedad civil principalmente, es decir con grupos de jóvenes organizados y en ninguno de los países donde ha desarrollado proyectos ha buscado generar ningún tipo de desestabilización política o injerencia en contra de algún gobierno.

También en el comunicado dice textualmente lo siguiente sobre la noticia publicada por AP.

Es inminentemente necesario dejar claro que FundaOGI nunca busco generar ningún tipo de desestabilización política en Cuba. Queremos desmentir que hubiese intenciones encubiertas de generar incidencia política. Desde el momento en el que FundaOGI se involucró con Creative Associates (CR-CREA) para trabajar en Cuba, lo hizo bajo los mismos principios con los que trabaja en cualquier otro país del mundo: de manera apolítica y con los jóvenes y sus comunidades como foco de las actividades.

La información que publica AP es tergiversada. Se manipuló información para intentar hacer ver como que FundaOGI tenía indicaciones de generar actividades culturales y artísticas de manera encubierta para lograr fines desestabilizadores, lo cual es rotundamente falso. FundaOGI desarrolló actividades culturales, artísticas, formativas, de salud y derechos humanos de los jóvenes porque es parte de su modelo de funcionamiento organizacional, actividades como estas FundaOGI las ha realizado no sólo en Cuba, sino en diversos países, incluyendo Costa Rica. Y la Organización las ha hecho simplemente porque son un mecanismo eficiente para trabajar con jóvenes, sensibilizarlos en los temas de Derechos Humanos, Ambiente, Liderazgo Colaborativo y Emprendimiento Social y ayudarles a solucionar problemas de su contexto inmediato a través de acciones sociales y voluntariado.

No es cierto que FundaOGI utilizara personas como “mulas” para entregar dinero, lo que sí es cierto es que quienes participaron de actividades con grupos de jóvenes cubanos, eran conscientes de las actividades que se estaban realizando, del enfoque no político de FundaOGI y de que el dinero que se llevó a Cuba era estrictamente para gastos de las mismas actividades culturales, artísticas y formativas, en ningún momento se buscaba que dicho dinero fuera utilizado para fines desestabilizadores dentro de Cuba. Y tampoco es cierto que “un amigo de la infancia de Fernando Murillo” fuera utilizado para entregar dinero, esto debe ser una mala interpretación de los periodistas de AP.

No es cierto que FundaOGI trabajó de manera encubierta, siempre en Cuba y ante cualquier beneficiario FundaOGI se presentó como lo que era; una organización sin fines de lucro costarricense que trabajaba con jóvenes en diferentes partes del mundo.

Los documentos referentes a las actividades que FundaOGI realizó en Cuba y que AP tiene en su poder, los obtuvo de manera no legal. Es importante dejar claro que los documentos referentes al proyecto eran documentos confidenciales, que había una cláusula de confidencialidad entre CR-CREA y FundaOGI, y los involucrados en el proyecto. No porque las actividades realizadas fueran desestabilizadoras o con fines “ocultos”, sino simplemente porque la realidad socio-política de Cuba es diferente a la de la mayoría de los países del mundo, y cualquier actividad independiente del gobierno puede ser fácilmente tergiversada (tal como lo ha hecho AP) y terminar teniendo consecuencias negativas para el ciudadano cubano. Y precisamente para evitar malos entendidos y tergiversación, es que se maneja con niveles de confidencialidad la información.

http://www.teletica.com/Noticias/61562-ONG-costarricense-aclara-noticia-relacionada-con-envio-de-jovenes-a-montar-complot-en-Cuba.note.aspx