Exitoso Foro de San Paulo en Bolivia – Semanario La Época, Bolivia

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El XX Encuentro del Foro de Sao Paulo acaba de concluir en Bolivia y la Declaración de La Paz y las resoluciones aprobadas dan cuenta de una relación de fuerzas favorable para los gobiernos de izquierda y progresistas en América Latina y el Caribe, a pesar de una notoria contraofensiva de los Estados Unidos para restablecer su hegemonía.

Hay varias cosas que miden el éxito del encuentro. En cinco días se llevaron delante de manera paralela más de veinte actividades, todas con una masiva presencia: cursos de la Escuela de Formación Política, mesas de trabajo, encuentros –donde destacaron los referidos a la Diplomacia de los Pueblos y de los jóvenes -, reuniones por regiones (andino-amazónica, cono sur, Mesoamérica y el Caribe), reuniones bilaterales, actos de solidaridad y conferencias magistrales, como las desarrolladas por el Vicepresidente Álvaro García Linera y el Canciller David Choquehuanca.

Todo hubiese resultado más que perfecto si el presidente Evo Morales clausuraba el encuentro internacional. Eso no fue posible por las intensas actividades del jefe del Estado Plurinacional, a quien los delegados internacionales –estimados en más de 300 participantes- esperaban ver, unos para conocerlo personalmente y otros para reencontrarse.

Del XX Encuentro hay muchas cosas para destacar desde una perspectiva nacional, pero citemos solo algunas: primero, el respaldo al proceso de cambio boliviano y al liderazgo de Evo Morales; segundo, la declaración expresa por la que sobre la base de instar a un diálogo boliviano-chileno, se apoya la salida soberana de Bolivia al mar; y, tercero, el reconocimiento del aporte de nuestro país a varios niveles de la teoría y la práctica emancipadora, particularmente de la articulación del proyecto socialista y la filosofía de los pueblos indígenas.

En cuanto a la situación de la región, que es el objetivo central de los encuentros del Foro de Sao Paulo, se apuesta a las victorias electorales de Evo Morales, Dilma Rousseff y Tabaré Vásquez en las elecciones de octubre en Bolivia, Brasil y Uruguay, respectivamente, con lo que se espera reforzar el camino emancipador en la región. Esto reforzaría la tendencia política abierta en la región abierta a fines de la década de los 90 tras el triunfo de Hugo Chávez en Venezuela. De los tres países donde habrá elecciones, evidentemente en Bolivia es donde más consolidada está un proyecto de izquierda, socialista y comunitario, que ha cambiado profundamente el país.

Pero, a pesar de esa relación de fuerzas favorable en la región, pues hay que subrayar el triunfo del FMLN en El Salvador y la consolidación del FSLN en Nicaragua y Correa en Ecuador, además del proceso de actualización del modelo económico en la Cuba socialista, la cita internacional ha reflexionado sobre el incremento de la contraofensiva imperial con el desarrollo de una guerra no convencional, como el que se lleva a cabo contra la Revolución Bolivariana –política, económica, militar y mediática- y los planes subversivos como el zunzuneo contra Cuba.

Periódico La Época, Bolivia