Mujeres de 14 países participan del X Encuentro Lésbico Feminista del continente

Entre tambores y guitarra acústica, lesbianas feministas de 14 países de América Latina y el Caribe, desde México hasta Argentina, realizaron el X Encuentro Lésbico Feminista del continente. Hubo cuestionamientos a la heteronormatividad y la invisibilización de las mujeres. El encuentro, que terminó con una movilización, fijó lugar y fecha para la próxima convocatoria: Perú 2016.

Una vez realizada la inauguración del evento el pasado jueves 9 de octubre en el Centro Memoria de Bogotá, las 250 participantes se trasladaron a una finca en las afueras de la ciudad. Allí, durante los tres días siguientes, abordaron temas tan amplios como la militarización, el capitalismo y sus políticas neoliberales, o el racismo. En cada debate hubo un eje transversal: el cuestionamiento a la heteronormativdad, que las participantes definieron como “el conjunto de discursos, instituciones, mecanismos y prácticas que organizan la vida social sobre la pretendida idea de la diferencia sexual como algo natural o dado, sobre lo que se funda toda sociedad o comunidad”. Los debates profundizaron nociones como “feminismo lésbico”, que, explicaron, “no solo puede ser la orientación sexual de un grupo social determinado, sino que además analiza las implicancias de un régimen político fundado en la diferencia entre los sexos, con sus consecuencias sociales y económicas”. Los documentos públicos que difundieron las organizadoras del encuentro explican que “la ideología de la diferencia sexual instala la idea de la existencia de dos sexos; eso tiene efectos no solo a nivel de lo simbólico y la significación del mundo, sino efectos materiales, económicos y políticos en la vida de quienes así son definidos por la relación heterosexual como varones y mujeres”.

Estos encuentros son organizados por colectivos autónomos, al margen de vínculos institucionales. A pesar de sus pocos recursos, cada Encuentro Lésbico Feminista de América Latina y el Caribe -ELFLAC- propone becas para mujeres organizadas en los distintos países del continente, priorizando a mujeres indígenas o afro. La invisibilización de las mujeres afro e indígenas estuvo muy presente en la inauguración del evento y en los debates, como pudo verse en la performance de un grupo de Buenaventura titulada “¿Y por la ausencia de las mujeres afro e indígenas quien responde?”.

El encuentro abordó cuestiones pendientes de los encuentros realizados años anteriores. Una de las propuestas esta vez fue que la participación sea accesible, y para ello se destinaron becas y se redujo eliminó el costo de inscripción. En cambio, las organizadoras apostaron a cubrir sus gastos con prácticas de autogestión, aportes voluntarios y venta de camisetas.

Una movilización que se concentró ayer frente al Planetario de Bogotá repitió el colorido y las voces de la apertura. Allí las delegadas del encuentro confluyeron con otros sectores feministas con la consigna “Por un posicionamiento radical frente al racismo, el militarismo, el capitalismo y el patriarcado”.

El Encuentro Lésbico Feminista de América Latina y el Caribe se reunió por primera vez en México en 1987. Desde entonces, mujeres de 10 países convocaron cada 2 o 3 años a centenares de mujeres lesbianas para “debatir, reflexionar, brujear, complotar y follar”, según expresó la presentadora de la edición colombiana del encuentro.

Como parte de las resoluciones finales, se fijó país y fecha para el próximo evento, que se realizará en Perú dentro de dos años.

Colombia Informa