Cumbre Agraria denuncia incumplimiento de Santos y anuncia acciones

Las plataformas sociales agrupadas en la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular denunciaron este fin de semana un nuevo incumplimiento del presidente Juan Manuel Santos: la negativa del gobierno a instalar mesas de negociación regionales.

La cumbre y el gobierno instalaron el pasado 3 de octubre la llamada mesa única de negociación, un acto público realizado en Bogotá, que contó con la participación del mismo Santos y cerca de dos mil personas pertenecientes a las plataformas que integran la cumbre. Dicho evento fue la conclusión de la primera parte de negociaciones después de los paros de 2013 y 2014; en este punto el gobierno se comprometía con los campesinos a seguir una hoja de ruta conjunta y asumir las condiciones ahí acordadas, entre ellas, la instalación de mesas de negociación regionales.

Santos abrió la instalación con las siguientes palabras: “Estoy seguro de que, a través de la Mesa que hoy instalamos, se van a lograr avances importantes para nuestro campo y sus habitantes. Hoy los invito, con todo el entusiasmo, a que nos acompañen en la inmensa tarea de la construcción de la paz y el posconflicto”. Sin embargo, dos semanas después, la cumbre denuncia el incumplimiento y juzga las palabras del presidente como mera retórica.

Durante el proceso de negociación posterior al pasado Paro agrario, el gobierno firmó el decreto 870, “por el cual se regula un espacio de interlocución y participación con las organizaciones de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular que se denomina mesa única nacional. Así el gobierno nacional adquirió el compromiso de reanudar las mesas regionales y sectoriales de interlocución y acuerdo con organizaciones campesinas, afros e indígenas que hacen parte de la Cumbre Agraria”. Por lo tanto, existe un acuerdo sobre la instalación de dichas mesas en los departamentos de Cauca, Antioquia, Sur de Bolívar, centro y sur del Cesar, Arauca y la región del Catatumbo. Sin embargo, ahora el gobierno nacional planteó la realización de “una sola sesión de trabajo en lo que queda del año”, lo cual se considera un claro incumplimiento al acuerdo sobre las mesas que debían instalarse.

La Cumbre manifiesta en el comunicado que “el Gobierno frenó una vez más el cumplimiento de los acuerdos pactados desconociendo el ejercicio de concertación de más tres meses; principalmente en lo relacionado con el reglamento e instalación de dicha Subcomisión”.Además acusan a los ministros, que también participaron en la instalación de la mesa única de negociación, de “negligencia y actitud irresponsable del gobierno en cabeza de los ministros de Agricultura e Interior, Iragorri y Cristo, que indica la intención del gobierno de no cumplir con las mesas regionales y evidencia la intención del gobierno de incumplirle a la Cumbre Agraria”.

Con este escenario, de no mediarse una actitud responsable con lo acordado por parte del gobierno, se podrían reactivar jornadas de movilización y acciones de protesta impulsadas desde la Cumbre. De hecho, así lo manifiestan al final de su comunicado cuando llaman a sus bases a “tomar las decisiones pertinentes y planificar las acciones de movilización tendientes a que se honren los acuerdos”.

Con esta decisión el gobierno del presidente Santos sigue manifestando su actitud “careta”, al mostrarse receptivo y hasta cerrar el mismo el acto de instalación de la mesa de negociación, y pocos días después desconocerla y pasar por encima de los acuerdos ya avanzados. Así las cosas, se plantea un nuevo round entre la Cumbre y el gobierno.

Colombia Informa