Guatemala: marcha conmemorativa de la Revolución del ’44 clama por el fin de la impunidad

La caminata, integrada por sindicalistas, organizaciones sociales y defensores de los derechos humanos y laborales, comenzó a las 8 de la mañana, en El Trébol, y enfiló por la Avenida Bolívar hacia el Centro Histórico, en la zona 1 capitalina.

La marcha pasó frente a la sede del Ministerio de Gobernación, en la 6a. avenida y 14 calle, así como en la acera en la que fue ultimado el dirigente universitario Oliverio Castañeda de
León, en la 8a. calle.

En la esquina del Portal del Comercio y Plaza de la Constitución, la entidad denominada Grupo Semilla, integrada, entre otros, por Juan Alberto Fuentes Knight, Edelberto Torres-Rivas, Anabella Giraca y Miguel Ángel Albizúrez, se sumó a la caminata.

Fuentes, exministro de Finanzas y ahora docente universitario, explicó que es hora de hacer un alto y reflexionar, ya que “el Estado no funciona; los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, tampoco”, y es necesario replantear el modelo de estos.

Enfrente del Palacio Nacional de la Cultura se instaló una tarima, desde la cual los dirigentes de las organizaciones gritaban consignas y resaltaban: “Es momento de una nueva revolución”. Victoriano Zacarías, de la Central General de Trabajadores de Guatemala, indicó que también promueven el derecho a la vivienda y mejores condiciones laborales.

Sandra Morán, del Colectivo de Mujeres, también abogó por los derechos de las féminas y el respeto a la vida.

La entidad que reúne a las trabajadoras domésticas recordó que hay derechos que se deben respetar, y exhortó a cumplir el convenio suscrito con la Organización Internacional del Trabajo.

Rinden homenaje
En la entrada que da al Portal del Comercio ubicada sobre la 6a. avenida hubo un homenaje al dirigente estudiantil Oliverio Castañeda de León, a los 36 años de que fue asesinado.
Castañeda, estudiante de Economía y secretario general de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) , murió a los 23 años, en 1978, al finalizar un discurso con ocasión del 20 de octubre, en el cual expresó: “Ellos pueden matar a nuestros dirigentes, pero mientras haya pueblo, habrá revolución”. Minutos después fue acribillado.
Un día antes de la ejecución, el 19 de octubre de 1978, circuló una lista de ciudadanos amenazados de muerte por un grupo denominado Ejército Secreto Anticomunista, en la cual se incluía el nombre de Castañeda.

Siglo 21