Perú: documento revela que graciares se redujeron en un 40%

El Inventario Nacional de Glaciares y Lagunas, un documento técnico-científico oficial, precisa que se redujeron en 40% los cuerpos de hielo en el país desde los años ochenta.

La información sobre los glaciares tenía un desfase de cerca de 40 años. Si bien en 1980 el Ministerio de Agricultura publicó un Inventario Nacional de Lagunas y Represamientos, fue en 1989 que apareció el primer Inventario Nacional de Glaciares, realizado por la Empresa de Electricidad del Norte Medio (Hidrandina S.A).

Su elaboración tomó 13 años y procesaba data de las décadas de 1960 y 1970. Fue el documento base, a partir del cual los especialistas cuantificaron los cuerpos de hielo de las cordilleras del país.

La Autoridad Nacional de Agua (ANA) acaba de editar el Inventario Nacional de Glaciares y Lagunas, un documento técnico-científico oficial que tomó dos años y fue editado tomando como base la información de las fotografías aéreas, a lo que se sumó información recogida durante las visitas in situ de los especialistas de la Unidad de Glaciología y Recursos Hídricos (UGRH).

Enorme disminución

Los resultados obtenidos en este trabajo sobre las 19 cordilleras nevadas permitieron conocer la variación de superficies y cantidades.

Revelaron también que si bien no se ha reducido el número de glaciares y lagunas glaciares, ha disminuido la superficie de estos cuerpos de hielo: 40% menos que en 1989.

El ingeniero Fernando Chiock, especialista de la Dirección de Conservación y Planeamiento de Recursos Hídricos de la ANA, explica que esta reducción ha afectado en distintos niveles a las 19 cordilleras en ciernes y se deben, principalmente, al incremento de la temperatura, debido al calentamiento global.

Mientras que en la Cordillera Blanca, en la región Áncash, la disminución de la superficie de glaciares y lagunas de origen glaciar es de cerca de 30%, hay casos como los de las pequeñas cordilleras de Chonta, en Huancavelica, o Chila, en Arequipa, donde esta reducción ha sido mayor, alrededor del 90%.

En el caso de Lima, el impacto es mínimo, ya que la superficie de sus glaciares es bastante pequeña.

El problema es donde hay zonas con mayor cantidad de glaciares, como las cordilleras de Vilcanota y Vilcabamba, en el Cusco, las que han disminuido 30% y 60%, respectivamente.

Para la gestión

El inventario de glaciares tiene doble propósito. Por un lado, se trata de un documento indispensable para el mejor conocimiento de estos recursos y la gestión integral de los recursos hídricos.

Por otro, brinda la información necesaria para la toma de decisiones y un mejor aprovechamiento del recurso.

“Uno de nuestros roles institucionales es promover medidas de adaptación al cambio climático para aprovechar las oportunidades o reducir la vulnerabilidad ante este fenómeno”, recuerda Chiock.

La siguiente etapa será difundir este trabajo en las regiones.

Además, se verá en una segunda etapa cuáles son los efectos de estos procesos de reducción de glaciación en las poblaciones, actividades productivas y ecosistemas colindantes (en los glaciares en sí no hay poblaciones cercanas).

“Todo ello para promover, en un mediano y largo plazo, medidas de adaptación [al inminente cambio climático]”, precisa. (José Vadillo Vila).

El Peruano

Documento: http://www.actualidadambiental.pe/?p=25549