Por 23º año consecutivo, la ONU debate proyecto de resolución contra el bloqueo de EEUU a Cuba

El proyecto de resolución cubano contra el bloqueo estadounidense será discutido este martes 28 en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (AGNU) por vigésimo tercera ocasión consecutiva.

Bajo el título Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos de América contra Cuba, el texto será sometido a la consideración de más de 190 estados representados en el organismo internacional.

En noviembre de 1992 la AGNU aprobó por primera vez el texto por 59 votos a favor, tres en contra y 71 abstenciones.

Desde entonces, cada año la cifra de sufragios condenatorios a la criminal política norteamericana ha subido incesantemente hasta llegar a los 188 obtenidos el pasado año, con las solitarias oposiciones de Estados Unidos e Israel.

El informe de Cuba recoge las multilaterales afectaciones que para la Isla representa el cerco norteamericano.

Este se encuentra avalado por un cuerpo legal establecido entre las que destacan las leyes Torricelli y Helms Burton.

Según el texto del informe de Cuba a la AGNU “El daño económico ocasionado al pueblo cubano por la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, considerando la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, asciende a 1 112 534 000 000 de dólares,a pesar de la reducción del precio del oro en comparación con el período anterior. A precios corrientes, durante todos estos años, el bloqueo ha provocado perjuicios por más de 116 880 millones de dólares norteamericanos.”

Pero dadas sus ilegales implicaciones extraterritoriales, impide o dificulta seriamente las relaciones comerciales de La Habana con terceros.

Cuba Información TV

 

Embajadores latinoamericanos condenan en ONU bloqueo contra Cuba

Los embajadores de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y El Salvador ante la ONU condenaron el bloqueo estadounidense contra Cuba y vaticinaron un contundente rechazo al mismo en la vigésima tercera votación sobre el tema,a efectuarse mañana en la Asamblea General.

Los diplomáticos coincidieron además en señalar el aislamiento de Washington en su unilateral hostilidad hacia la isla y las violaciones del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas derivadas de tal conducta, postura fijada en entrevistas con Prensa Latina a propósito del nuevo sufragio.

Desde 1992 la Asamblea acoge anualmente un proyecto de resolución que demanda el fin del cerco económico, comercial y financiero vigente por más de medio siglo, iniciativa siempre respaldada de forma categórica por la comunidad internacional.

La voz del mundo se volverá a escuchar con claridad, y Bolivia estará muy orgullosa de intervenir en el foro en capacidad nacional y a nombre del Grupo de los 77 más China, bloque de 134 Estados que preside, advirtió aquí el embajador del país sudamericano, Sacha Llorenti.

De acuerdo con el funcionario, nadie en el plantea puede aceptar semejante mecanismo de presión, por inhumano y genocida.

Para la representante permanente de Nicaragua, María Rubiales, solo existe una manera de entender tantos años de injusto castigo, el temor de la Casa Blanca por el ejemplo de Cuba y la solidaridad desplegada por su Revolución pese a las adversidades del bloqueo.

Sucesivas administraciones norteamericanas han mantenido la medida, porque quieren silenciar a la valiente isla, borrar sus éxitos en salud, educación y bienestar humano, y su ayuda a tantos pueblos, precisó.

Rubiales comentó que la respuesta cubana al llamado de Naciones Unidas para combatir la epidemia de ébola presente en África occidental se suma al largo historial de solidaridad.

Por su parte, el embajador de Ecuador ante la ONU, Xavier Lasso, afirmó que “habría que inventar un idioma para calificar al cerco, porque viola absolutamente todo”.

Llamarlo injusto, inmoral, criminal y salvaje no es suficiente, por el sufrimiento que persigue y causa en el pueblo de la mayor de las Antillas. Por eso el 28 de octubre será rechazado una vez más, expuso.

Según Lasso, invita a la celebración el acompañamiento de casi el mundo entero a la condena al bloqueo, “incluso la Unión Europea, gran aliada de Estados Unidos en otros temas, acepta que no tiene razón alguna de ser”.

También el representante permanente salvadoreño aquí, Rubén Zamora, vaticinó un categórico apoyo al proyecto de resolución para demandar el cese del castigo.

Se trata de una mancha en Naciones Unidas y el continente americano que debe desaparecer, dijo el diplomático, quien recordó la votación del año pasado, cuando 188 de los 193 miembros de la organización respaldaron la iniciativa.

Zamora tildó de inútil el bloqueo, “porque no produce el resultado propuesto de obligar a una nación a adoptar una conducta. La isla ha resistido décadas sin doblegarse, pese a los daños sufridos”.

Asimismo, lo tachó de herencia de la guerra fría y de injusticia, al causar problemas innecesarios a un pueblo.

Los diplomáticos latinoamericanos coincidieron también en la urgencia de reformar la ONU, en aras de garantizar el respeto a las decisiones de la Asamblea General, su principal órgano.

El caso del bloqueo contra Cuba y el empeño de Estados Unidos en ignorar un reclamo universal ratifican que más que una reforma se necesita una revolución, encaminada al apego a principios como la igualdad soberana de los Estados y la no injerencia en sus asuntos internos, subrayó el embajador boliviano

AIN