Primeras damas centroamericanas y dominicana acuerdan agenda contra embarazo adolescente

Las primeras damas de Centroamérica y República Dominicana acordaron ayer convertirse en abanderadas principales de la lucha por reducir el embarazo en adolescentes que afecta cada año a cerca de dos millones de jovencitas en Latinoamérica y el Caribe.

Los acuerdos surgieron de la cumbre de las esposas de los mandatarios de la región a la que asistieron las delegadas de Honduras, Costa Rica, Panamá y Belice, Ana García de Hernández, Mercedes Peñas Domingo, Lorena Castillo de Varela y Kim Simplis Barrow, respectivamente.

El Salvador, Guatemala, República Dominicana y Nicaragua enviaron delegaciones encabezadas por altas funcionarias en materia de salud y de familia.

En la cumbre suscribieron la declaración denominada “Alianza para la Prevención del Embarazo en la Adolescencia” que compromete a las firmantes a liderar esfuerzos para diseñar y ejecutar estrategias y medidas orientadas a la prevención del embarazo en la adolescencia.

Acordaron hacer énfasis en reducir las inequidades en el acceso a los servicios de salud para adolescentes, especialmente a la población más excluida y vulnerable.

Las primeras damas consideran necesario establecer sistemas de recopilación y análisis de datos cuantitativos y cualitativos sobre este fenómeno y ampliar la colaboración con organismos de cooperación internacional y todos los sectores sociales para concientizar a los jóvenes sobre este tema.

LOS RIESGOS
La primera dama de Honduras, Ana García, dijo que es de vital importancia la participación activa y el liderazgo de jóvenes, con énfasis en el empoderamiento de niñas y jovencitas como plenos sujetos de derecho.

Las adolescentes menores de 15 años de edad tienen cinco veces más probabilidades de morir en durante el embarazo y el parto y las que tienen menos de 19 años corren doble riesgo con respecto a las mayores de 20, recordó García, tras agregar que “Honduras ostenta la segunda tasa de embarazo adolescente en América Latina”.

Puntos
Las dignatarias coincidieron que para reducir el embarazo en adolescentes hay que trabajar en puntos como la postergación del inicio de las relaciones sexuales; incrementar la cobertura de la educación; asegurar la inclusión integral de formación para la sexualidad; aumentar el uso de métodos anticonceptivos modernos.

Tiempo