Uruguay: Tabaré se reunió con diputado colorado y tendió puentes para su eventual Gobierno

Tabaré Vázquez protagonizó ayer un gesto político trascendente de cara a las próximas elecciones. Se reunió con el reelecto diputado del Partido Colorado Fernando Amado, y lo ungió como su interlocutor personal con el sector que, por ahora, lidera Pedro Bordaberry.

El hecho cayó como un balde de agua fría para blancos y colorados comprometidos con Lacalle Pou que se lanzaron con todo a criticar a Amado por el atrevimiento de reunirse con el candidato del FA sin consultar a su partido.

Con esta jugada política, Vázquez, sin una sola palabra, dio a Amado el rol de nuevo líder colorado, en desmedro del muy cuestionado Pedro Bordaberry, y se comprometió con él en generar un ambiente de diálogo en caso de ser elegido presidente.

Dirigentes blancos y colorados hicieron fila para pegarle a Amado en las redes sociales, quien lejos de mostrarse preocupado salió de la reunión con una amplia sonrisa por haber sido elegido por Vázquez como su interlocutor con la oposición.

Acuerdo

Media hora de intercambios fue suficiente para que Tabaré y Amado entendieran y acordaran que en el próximo gobierno, eventualmente presidido por Vázquez, deberá existir un intercambio amplio, fluido y creciente entre el gobierno y la oposición y se coincidió en que para ello el legislador sería una pieza fundamental como un confiable interlocutor.

“Me eligió como interlocutor, pero los motivos por los cuales lo hizo no se los diré yo sino que habría que preguntarle a Tabaré Vázquez”, confesó un sonriente Amado tras el encuentro de ayer del cual anunció, además, que no fue el primero ni será el último. “Vamos a tener más reuniones en los próximos días”, confirmó, y “si Vázquez es electo presidente, el diálogo será más fluido y más importante aún, y es una muy buena señal esa predisposición positiva de Vázquez porque me dijo que su intención es que la oposición tenga una mayor participación en su gestión”.

Ambos políticos dejaron la sensación de haber encontrado varias coincidencias durante los 30 minutos en que estuvieron reunidos. Según trascendió analizaron distintas áreas como seguridad, educación, innovación y políticas sociales. El objetivo prioritario es encarar el quinquenio próximo con “una actitud de diálogo fluido” e intentar “generar puentes entre el Frente Amplio y el partido Colorado”, confió el diputado.

Amado consideró que el respaldo electoral cosechado por su partido en las pasadas elecciones nacionales del orden del 13% lo ubica con un “modesto peso político” en el nuevo escenario y que por ello su colectividad “deberá tener un fluido diálogo tanto con el partido Nacional como con el Frente Amplio” confesando que no creía que “haya que tener un diálogo preferencial con uno de los partidos sino que el partido Colorado deberá ser un articulador”.

Críticas

Amado desestimó las críticas que sobre él llovieron en las últimas horas desde tiendas propias y del partido Nacional por su anunciado encuentro con el líder progresista. “¿Cómo no me voy a reunir con un hombre que representa a una fuerza política que es apoyada por el 48% de los uruguayos?” dijo a manera de respuestas a esos ataques, considerando además que Vázquez es “una persona que representa muchas cosas para muchísima gente”.

Confesó llamarle la atención la “violencia” y los “radicalismos absurdos” que desde filas de los dos partidos tradicionales se escucharon tras conocerse la realización de este encuentro.

No lo dijo explícitamente pero lo dio a entender. El voto de Amado el próximo 30 de noviembre está cantado aunque en voz baja. “Mi voto lo tengo decidido desde antes que el Comité Ejecutivo Nacional del partido Colorado recomendara votar a Lacalle Pou, desde antes que la fórmula nacionalista fuera a la casa del partido Colorado, desde antes que ayer me reuniera con el diputado (blanco) Álvaro Delgado para hablar de política y desde antes que hoy (por ayer) me reuniera con Tabaré Vázquez para hablar de política”.

No es la primera vez

No es la primera vez que Fernando Amado se desmarca de la orgánica colorada y procede a realizar movimientos políticos que desencajan a propios y extraños.

En el primer año de gestión de este gobierno, el diputado batllista fue y se reunió con el presidente José Mujica para hablar sobre proyectos educativos. Al salir de la torre Ejecutiva, confió que se encontró con “un presidente muy consustanciado con la situación de la educación y abierto a recibir propuestas de todos los sectores”. Fue ese concepto que más irritó a sus correligionarios que hasta llegaron a plantearlo en la comisión de ética partidaria, aunque sin mayores consecuencias adversas para Amado.

En estos años se ganó también el rezongo de su estructura sectorial, Vamos Uruguay, por intentar votar con el oficialismo leyes urticantes para el coloradismo actual, como la ley de despenalización del aborto o la que consagró el matrimonio igualitario. Al final Amado se ajustó a la disciplina partidaria aunque no votó con su partido sino que abandonaba su banca a la hora de pronunciarse al respecto.

Fuera de las lides políticas partidarias, Amado también fue observado por su colectividad tras la publicación de un libro, otra de sus pasiones, sobre el extinto e histórico dirigente colorado Oscar Magurno.

Al final y con la crisis electoral actual golpeando en el coloradismo, no es otro que Amado el que se asoma y es articulador elegido por el Frente Amplio, el partido mayoritario, como nexo con la oposición en el futuro Parlamento.

Frases

“Lo de Amado es la gota que colma el vaso de todo lo que hemos tenido que soportar los que somos batllistas de Vamos Uruguay”, señaló Marcelo Graniero a El Observador.

“Amado no consulta, no habla con sus compañeros, todos los días nos llaman la atención sus actitudes”, dijo Daniel Bianchi de Vamos Uruguay a Carve.

“¿De qué hablaron, de la seguridad, de la continuidad de Bonomi, de la baja de la edad de imputabilidad o del déficit de Ancap?”, se preguntó Luis Alberto Heber.

“Con el muerto caliente corrés abajo del pie de Tabaré. ¿No te da vergüenza Amado?”, planteó la comunicadora Ana Laura Román, férrea defensora de Bordaberry.

República

Intención de voto: FA se mantiene en 52% y Partido Nacional alcanza 37%

Una nueva encuesta de Factum presentada en la noche de este martes en Telenoche, mostró que la fórmula presidencial de Tabaré Vázquez y Raúl Sendic tiene un 52% en intención de voto de cara al balotaje, contra un 37% para la fórmula Lacalle Pou-Larrañaga. Por otro lado, los votos en blanco o anulado son 6% e indefinidos un 5%.

En cuanto a la evolución en intención de voto, la fórmula del Frente Amplio se mantiene igual que la anterior encuesta realizada por la consultora este mes mientras que la fórmula blanca creció un punto.

Son los más jóvenes los que tienden a inclinarse más por Vázquez y Sendic. El 53% de las personas encuestadas entre 18 y 37 años los apoyan, mientras que el 34% lo hace por la otra opción.

La fórmula de Lacalle Pou – Larrañaga consigue más adherentes entre los más viejos: el 41% los apoyan. Sin embargo, tampoco en esta franja consiguen pasar a Vázquez y Sendic que tocan su punto más bajo con un 44%.

Según la división que hace Factum en cuanto a la intención de voto por educación, el 55% de quienes solo tienen primaria votaría a la fórmula del Frente Amplio mientras que en esta franja el 32% lo haría por la del Partido Nacional.

Entre quienes alcanzan a secundaria, Vázquez baja a 51% y Lacalle Pou a 37%. Entre quienes tienen estudios terciarios la situación cambia, Lacalle Pou aventaja a Vázquez 50 a 45%.

Entre las principales conclusiones se destaca que Vázquez “mantiene una ventaja importante y se ubica por encima del 50%”. Lacalle Pou “recuperó un punto en una semana” y el “voto cruzado es casi neutro aunque levemente favorece a Vázquez”.

El margen de error para la fórmula Vázquez y Sendic es de +/- 3,2%; Lacalle Pou y Larrañaga +/- 3,0%; en blanco +/- 1,5% e indefinidos +/- 1,4%.

La encuesta se realizó del 6 al 9 de noviembre en todo el país (urbano y rural) en 1.004 casos.

El País