Bolivia se ha izquierdizado – Por Álvaro García Linera

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El centro se ha vuelto de izquierda, Bolivia se ha izquierdizado y el que quiera hacer política tendrá que moverse en ese campo unipolar, son los conceptos más fuertes que el vicepresidente Álvaro García Linera sostiene al momento de hacer un balance del resultado de las elecciones del 12 de octubre.

¿qué significa la victoria del 61.5%, casi 62%?

Significa tres cosas.

La primera, que Bolivia entera ha optado por un camino de economía de Estado y de sociedad que satisface sus necesidades.

Pocas veces en la historia se ha dado tanta unanimidad de la población boliviana. La gente está contenta con lo que hacemos como Gobierno, la gente ve que Bolivia ha cambiado para bien, somos un país respetado en el ámbito internacional, un país que está superando la extrema pobreza, que está cumpliendo sus sueños de industrializar, de pasar a la economía de conocimiento, de generar igualdad entre indígenas y no indígenas, de distribuir la riqueza territorialmente… Son sueños de los bolivianos que hoy comienzan a realizarse.

En segundo lugar, significa que desapareció políticamente la media luna, es decir, un proyecto opositor ultra conservador ha sido diluido.

En tercer lugar, que tenemos un campo político unipolar. Hasta el año 2009 había un campo político bipolar, había la oposición con su proyecto neoliberal de regresar a sus privatizaciones y el proyecto revolucionario de nacionalizar. Esta bipolaridad se ha diluido, ahora hay un solo campo unipolar que tiene tres pivotes: economía plural con liderazgo del Estado, gobierno indígena de movimientos sociales y autonomías. Este es el trípode que sostiene este campo político unipolar.

¿Qué significa, qué es unipolar? Que cualquier otra propuesta gira como satélite alrededor de esta única propuesta, que no hay una propuesta alternativa, que no hay otro proyecto de Estado. Aun los opositores de derecha han tenido que hacer un tipo de travestismo político para esconder sus proyectos privatizadores y aparecer como defensores de la nación.

Ahora para ser político en Bolivia se tiene que girar en torno a este pivote, un poquito más a la izquierda, un poquito más a la derecha, pero la fuerza gravitatoria del proyecto del proceso de cambio es única, es un horizonte de época. Entonces vemos, estamos asistiendo a la constitución de un campo político, de un escenario político unipolar con variantes satelitales de otros partidos políticos. Esto es lo que ha sucedido.

Y el tercer resultado de estas elecciones —estoy escribiendo un articulito sobre eso justamente reflexionando—, el tercer elemento es un desplazamiento del centro de equilibrio hacia la izquierda. El centro se ha vuelto la izquierda. Tan fuerte es el proyecto de izquierda que ha anulado el proyecto opositor de derecha y entonces esta izquierda, su fuerza de gravedad se ha vuelto el centro, es decir, Bolivia se ha izquierdizado.

Hoy, para querer ser diputado, para querer ser senador o querer aparecer como organización política o ciudadana, mínimamente se tiene que respetar la nacionalización, mínimamente se tiene que respetar el papel de las organizaciones sociales, mínimamente se tiene que respetar la distribución de la riqueza. Si alguien habla algo en contra de eso está fuera del escenario político y seguramente ni su familia vota por él.

Ahora para ser político hay que moverse en torno a este núcleo único. Esto habla de una izquierdización de toda la sociedad boliviana que te obliga a que, para tener propuestas políticas, gires alrededor de este núcleo del proceso de cambio. Unos dirán lo voy a hacer mejor, voy hacerlo más rápido, voy hacerlo más eficiente, pero todos se mueven alrededor del proceso de cambio.

Entonces tenemos un proceso unipolar, un campo político unipolar, un único horizonte de época discursivo y una izquierdización total de la población boliviana y de la sociedad boliviana. Esos serían para mí los tres resultados del campo político y de las elecciones. Quiero agradecer nuevamente a la población boliviana que nos ha dado el 62% a la votación y que nos ha dado los dos tercios para que las cosas fluyan en la Asamblea y decirle a la población boliviana que vamos a cumplir, que lo que hemos ofrecido, que lo que hemos planteado el Presidente Evo y el Vicepresidente a los departamentos, a los bolivianos, de convertirnos en potencia regional, lo vamos a cumplir. Tenemos todas las herramientas democráticas para que eso se ejecute así.

La Época