Chile: nieto del dictador Pinochet forma su propio partido para rescatar legado de su abuelo

Ex militantes de la UDI, voluntarios en las campañas presidenciales de la Alianza y profesionales jóvenes conforman el movimiento que fundó el nieto de Augusto Pinochet, denominado “Por mi patria” para rescatar el legado de su abuelo, cuya pretensión es convertirse en un partido político que dispute su lugar en las próximas elecciones parlamentarias. Según los analistas, esto responde a que la derecha representada en la disputa del poder político, ha relegado la figura del dictador a un segundo plano.

Desde hace algún tiempo se escuchan acciones del llamado movimiento “Por mi patria”, organización que releva las ideas de Augusto Pinochet y trata de difundir sus aspiraciones.

Si bien se creó en San Antonio, lugar de residencia de Augusto Pinochet Molina, nieto de quien encabezó el quiebre de la institucionalidad democrática con el golpe militar en 1973. Actualmente, además de su ciudad de origen, tiene bases en Concepción, Puerto Montt y Peralillo.

La idea de los seguidores de Pinochet Ugarte es convertirse en un partido político con representación parlamentaria en las próximas elecciones.

Todos estos antecedentes preocupan a parte de la sociedad, quienes no ven con buenos ojos que estos enclaves nacionalistas renazcan en tiempos de democracia. Además, el dolor asociado a la imagen del Dictador, generan tensión en una ciudadanía que aún no tiene claridad sobre procesos de la dictadura.

Sin embargo, a juicio de los expertos, “Por mi patria” no representa el resurgimiento de una ideología política, sino más bien responde a la necesidad nostálgica de sus más cercanos de poder recordar la figura de un hombre que, en los últimos años, ha sido olvidado incluso por los partidos de derecha.

Así lo explica el investigador y académico Alberto Mayol, para quien este movimiento no tiene relación con grandes procesos sociales, políticos o culturales del país, sino únicamente representa la necesidad familiar de resaltar el referente político para defender el legado de del dictador. A su juicio, esto se entiende desde la sensación de marginación que vivió la figura de Pinochet al interior de la clase politica: “Yo lo veo como un canto del cisne más que como un resurgimiento. Me parece que simplemente responde al dolor de perder poder por parte de la familia Pinochet y es el esfuerzo por reconquistar algo de ello”.

El Coordinador del Doctorado en Historia de la Universidad de Chile, Sergio Grez coincide con la teoría de que este movimiento es un resabio ideológico minoritario de la dictadura y no representa, ni siquiera la postura de la derecha que en la actual coyuntura asumió una actitud pragmática.

“El surgimiento de grupos o partidos de tendencia declaradamente pinochetista, si bien ofende la memoria de las numerosas personas que fueron víctimas directas del terror dictatorial y representa un elemento tóxico respecto del clima democrático que debería reinar en el país, no es menos cierto que por el momento, son movimientos que no tienen mayor destino en cuanto a posibilidad de lograr una buena representación en términos electorales”.

A nivel histórico, diversos investigadores han estudiado fenómenos del resurgimiento de los nacionalismos en diferentes latitudes.El cientista político francés, Franck Gaudichaud explicó que en Europa este fenómeno nunca logró desaparecer, posicionandose incluso en la institucionalidad debido a la crisis económica.

“Lo que ocurre allí es por una parte el impacto de la crisis económica, la deslegitimidad creciente de la política institucional en los partidos mayoritarios y también la desesperación social que cunde en la población por falta de alternativas, algunos de estos partidos se presentan como antisistema y captan un electorado y una base social empobrecida”.

Respecto de los traumas que han marcado la historia reciente de la humanidad con la práctica sistemática de violaciones a los derechos humanos, Gaudichaud concluyó que es posible manipular la memoria colectiva a través de los medios de comunicación, sobre todo cuando se trata de relevar los intereses económicos de quienes detentan el poder.

Diario U Chile